Sintraemsdes Pereira apoya el paro cafetero

0

Continua el paro cafetero y en su tercer día se mantiene la negativa del gobierno nacional en cabeza de Juan Manuel Santos de sentarse con el gremio para solucionar los graves problemas que enfrentan desde hace varios años y que hoy tocan fondo, llevando a la pobreza a más de 600 mil familias y cientos de miles de trabajadores más, que hoy derivan su sustento de este insigne cultivo colombiano.

Las cifras del sector son muy preocupantes: por ejemplo el café hoy representa sólo el 4% de todas las exportaciones del país; producir un kilo de café le cuesta al productor más o menos $5.800 y lo puede vender a $4.500, lo que representa un déficit de $1.300 por kilo. ¿Así quien sobrevive? Por eso hoy los cafeteros piden precios de sustentación, condonación de las deudas que los carcomen, subsidios a los insumos agrícolas, freno a importaciones de café verde, además de prohibir la megaminería en las zonas de cultivo.

La pobreza en que se ven sumidos los cafeteros colombianos es sólo un capitulo más de la historia del campo colombiano, que sólo conoce ruina desde que se implantaran por parte de los gobiernos de turno políticas neoliberales como la apertura económica o los más recientes TLC. Estas medidas antinacionales han puesto a competir a nuestros campesinos en desiguales condiciones con productores internacionales con mayor capacidad productiva y con altos subsidios de sus propios gobiernos. Poniendo además a nuestro país en riesgo ya que su seguridad alimentaria no se puede garantizar. Productos como el trigo, el algodón, el cacao, el arroz, el maíz y ahora el café, han desaparecido o se encuentran profundamente deprimidos.

Al margen de las soluciones que el gobierno nacional debe dar urgentemente a los cafeteros, se precisan radicales cambios en el campo colombiano, empezando por la estructura de tenencia de la tierra, es decir: tierra para el campesino, subsidios a la producción, insumos, carreteras, sistema de distribución de cosechas, impulso de formas cooperativas de producción y la formalización del proletariado agrícola de las grandes plantaciones agroindustriales.

El sindicalismo colombiano, como expresión organizada del proletariado, está dispuesto a apoyar e impulsar las luchas de todos los sectores campesinos de nuestro país, en miras a su transformación democrática.

¡Solución a las peticiones de los cafeteros colombianos!
¡Viva el paro cafetero!
¡Viva la alianza obrero-campesina!

SINTRAEMSDES