En los primeros 19 días de 2014, ocurrieron en Cartagena 25 asesinatos, una situación que prendió las alarmas en diferentes sectores de la ciudadanía por lo que estos hechos pueden significar para la seguridad y el desarrollo mismo de la sociedad.

urgencias234

Los homicidios se han cometido en sitios disímiles, pero casi todos coinciden en que fueron ejecutados por pistoleros que actúan con frialdad aterradora, que se movilizan en motocicletas y desaparecen de la escena sin precipitarse para no llamar la atención en su huida. Algunos de esos asesinatos sucedieron a pleno día.

Muchos ciudadanos perciben que los crímenes ocurridos en Cartagena son obra de una banda organizada y entrenada, además bien financiada para adquirir motocicletas veloces y pistolas de gran calibre. No se ha establecido que entre las personas muertas exista una relación mutua de parentesco o profesión.

Sin embargo, coincidiendo con esta racha de muertes violentas en Cartagena, aparecieron panfletos amenazantes en el barrio El Prado, atribuyéndose una supuesta limpieza social. La experiencia en otras ciudades, revela que ese es un pretexto del paramilitarismo para eliminar dirigentes sociales de izquierda, líderes estudiantiles y sindicales que luchan contra el sistema político y económico que se impone en Colombia.

Organizaciones como el Comité Permanente para la defensa de los Derechos Humanos, la Asociación de Abogados Litigantes, el Partido Comunista zonal de Cartagena y Bolívar, la Juventud Comunista y la Unión Patriótica, reclaman un pronunciamiento de las autoridades distritales sobre los asesinatos ocurridos y de manera especial que se garanticen medidas de protección para líderes de la oposición.