Murió Hugo Melo Mendoza

0
54

Consecuente hasta el final

luto

Nelson Lombana Silva

De manera sorpresiva llegó la noticia de la muerte de Hugo Melo Mendoza, en la ciudad de Ibagué, el sábado 18 de junio, por un paro cardiaco. A pesar del esfuerzo de los médicos del Federico Lleras Acosta, sede Limonar, la vida se le escapó a este luchador, trabajador y consecuente con su clase social.

El luchador, el día anterior participaba activamente del pleno local del Partido Comunista en esta ciudad, reunido para aprobar la convocatoria a la conferencia local Ibagué del Partido. Se destacó como nunca en este encuentro con sus ideas y posiciones claras en defensa de los estatutos, el programa y la línea política. Planteó sin rodeos la identidad del partido reclamando de sus compañeros la palabra “camarada”. “No me digan don, díganme camarada”, dijo.

La lucha Hugo Melo Mendoza es larga y productiva. Nació el 2 de mayo de 1947, en la población de Apulo, Cundinamarca. Trabajó en Cementos Diamante hasta que alcanzó la pensión. Allí, se vinculó al Partido Comunista, al participar de los mítines, paros y huelgas, integrando distintas comisiones, especialmente la comisión de solidaridad.

Durante largo tiempo fue difusor del semanario VOZ, y fueron muy pocos los festivales del semanario que se perdió, pues siempre estaba presto a participar y sobre todo ayudar a organizar delegaciones para que asistieran a este magno evento de carácter nacional en Bogotá. Soportó con firmeza el genocidio contra la Unión Patriótica y el Partido Comunista, no se dejó engatusar de los que hablaban del fin de la historia y el supuesto fracaso del comunismo.

La desintegración de la Unión Soviética y la caída del muro de Berlín no fueron impedimento para seguir anunciando la vigencia del comunismo y desde luego, del marxismo-leninismo. De alguna manera se identificó con Norberto Bobbio en cuanto a que las ideologías reverdecen.

Hay muchas cualidades de Hugo, algunas a manera de ejemplo: Puntualidad, decencia y sentido de solidaridad. A esas habría que sumarle la vehemencia como defendía sus puntos de vista. Tenía una concepción clara de la lucha de clases y del papel fundamental del Partido, un partido respetuoso del programa, de los estatutos y de la línea política.

También dirigente sindical. Primero en Cemento Diamante, hizo parte de cooperativas y últimamente estaba dedicado a ayudar a organizar y desarrollar la Organización Colombiana de Pensionados en Ibagué.

Tuvo tres hijos: Camila Melo Ospina, Claudia Constanza Melo Nieto y Hugo Alejandro Melo Nieto.

Hay que decir también que Hugo Melo Mendoza fue un gran deportista. Futbolista. Medio campista. Jugó en varios clubes en Ibagué, haciendo una amistad férrea por todas partes.

Miraba con esperanza el proceso de paz que se desarrolla con los movimientos insurgentes: FARC–EP y ELN. Sin embargo, sostenía claramente que el éxito de esos acuerdos radicaba fundamentalmente en la medida en que el pueblo los asumiera como suyos. Tenía claro que la clase dirigente colombiana es perversa y haría todos los esfuerzos para que los diálogos fracasaran, pues la guerra para ellos es un negocio, mientras para el pueblo es una tragedia.

El PCC expresa a sus hijos la más sincera manifestación de solidaridad ante un trago tan amargo de la pérdida de un padre tan importante, amplio y generoso, que siempre llevó en sus labios palabras tan vigentes como socialismo, unidad y paz con justicia social.