La eterna culpa o el sexismo en los medios

0

Al parecer los medios de comunicación o el general Guatibonza de acuerdo a sus comentarios sexistas acerca de la investigación que se adelanta sobre el caso del “Monstruo de Monserrate” quieren hacer ver que se justifican los feminicidios de los cuales ya se ha declarado culpable el agresor Freddy Armando Valencia.

IMAGEN-13772187-2

En primera instancia en los contenidos de las noticias se expresan frases como: el Monstruo de Monserrate mataba a mujeres que no querían acostarse con él, porque odia a las mujeres pues en su infancia fue víctima de burlas por el tamaño de su pene; el Monstruo de Monserrate no soportó la muerte de su madre y que su única novia lo abandonara; el Monstruo de Monserrate las trataba como princesas y ellas no querían cumplir con los favores sexuales o intentaban robarle. Por todas esas razones asesinaba mujeres de la calle y como lo muestra la prensa con su sexismo y amarillismo, le dan a entender a las y los lectores que las mujeres son las eternas culpables de las miserias de un hombre y que por eso, se justifica cualquier feminicidio. Es más, es tan vergonzoso el trato que se le ha dado a la noticia que ni siquiera se analiza con un enfoque de género para dejar claro de una vez que no son asesinatos cualquiera, que son feminicidios realizados a mujeres doblemente vulneradas. Mujeres con condiciones de sujetas de especial protección constitucional, pues debemos cuestionarnos cuáles son las políticas de protección que el estado asume para salvaguardar la vida de esas mujeres en doble condición de vulneración.

La omisión del Estado

Es así como se evidencia una complicidad por inacción del Estado en estos hechos, por ausencia de políticas públicas de protección de mujeres habitantes de la calle en un medio hostil y patriarcal. Es deber de la ciudadanía en general, cuestionar los territorios seguros para las mujeres, ¿qué ha hecho el estado para prevenir que en esos espacios no se violen los derechos de las mujeres? Como lo expone la Secretaría de la Mujer: “Estos feminicidios, una vez más, demuestran que las violencias contra las mujeres no constituyen eventos aislados sino que tienen un carácter estructural y sistemático que comprende múltiples manifestaciones, tanto en el ámbito privado como en el ámbito público y que, en este contexto particular, evidencian los riesgos acentuados y condiciones de desprotección en que se encuentran las mujeres habitantes de calle. Para la Secretaría Distrital de la Mujer son hechos intolerables que deben motivar a las diferentes instituciones del Distrito a continuar el compromiso con las mujeres que, en condición de vulnerabilidad económica, social y laboral, habitan Bogotá”.

Por su parte la directora de Casa de la Mujer, Olga Amparo Sánchez, advierte que “es necesario identificar cuerpos de mujeres asesinadas por “Monstruo de Monserrate” para honrar sus memorias”.

Por otro lado, las declaraciones del director de la policía, dan a entender que se quiere proteger más al victimario que a las víctimas e incluso insiste en la idea de declararlo loco para que no pague por sus delitos. Según otras fuentes, estas son algunas de sus declaraciones: “El comandante de la Policía en Bogotá también aseguró que Valencia, ahora conocido como ‘El Monstruo de Monserrate’, es una persona supremamente educada al hablar(…) “El general Guatibonza aseguró que este hombre iba a la Calle del Bronx y que estando allí buscaba mujeres consumidoras de drogas, les daba licor, trago, lo que ellas quisieran. “Las trataba como princesas”(…) Luego les pedía que estuvieran con él. Si no accedían las asfixiaba y las enterraba en el Cerro de Monserrate”. Las autoridades han establecido además, según otras fuentes, que hace cinco años no ve a nadie de su familia y que, en su vida civil, y se dice, como si esto le restara importancia a los hechos y lo hiciera menos culpable, que cursó “cuatro semestres de una ingeniería en Bogotá”.

Y lo que es peor, afirma Guatibonza, que “seguramente el juez ordenará que sea examinado por los forenses porque le notaron incoherencias”. ¿Acaso su actitud antisocial y misógina debería tener algo de coherencia para que tenga que pagar por sus actos con cárcel como cualquiera que constituya un peligro para la sociedad? ¿Es posible que por el hecho de haber cursado cuatro semestres de ingeniería no podría ser un asesino? ¿Cuántos profesionales de prestigiosas universidades, como Harvard, no han cometido, incluso, delitos de lesa humanidad? Delitos realizados aquí mismo en Colombia, por no ir más lejos.