Estudiantes proponen construir un “Macondo” en paz

0
130
Participantes del VI Foro de Universitarios frente al conflicto.

Entre el 5 y el 8 de octubre se dieron cita mil estudiantes aproximadamente, provenientes de todas las universidades del país, en la ciudad de Medellín, en el marco del “VI Foro de universitarios frente al conflicto”.

Participantes del VI Foro de Universitarios frente al conflicto.
Participantes del VI Foro de Universitarios frente al conflicto.

Ivanovich Jiménez

La participación del movimiento estudiantil en la vida de Colombia, ha sido de gran trascendencia, a lo largo de la historia nacional. Tres acontecimientos históricos en Colombia, no pudieron ser registrados sin destacar la participación valerosa de los estudiantes colombianos; en 1903 durante la invasión a Panamá, miles de estudiantes se movilizaron a la frontera en defensa de la soberanía nacional; En 1954, fueron los estudiantes quienes principalmente confrontaron en las calles colombianas, el autoritarismo y la represión durante la dictadura militar; y la actual Constitución Política, también es fruto de la movilización estudiantil, manifestada en el movimiento de la séptima papeleta, que daría como resultado la convocatoria a una asamblea nacional constituyente. Pero ha sido la paz y la solución por la vía política del conflicto armado, una de las reivindicaciones más sentidas del movimiento estudiantil.

Durante los diálogos de paz de San Vicente del Caguán, los estudiantes participaron masivamente en las audiencias públicas que allí se realizaron, principalmente en aquellas relacionadas con los temas juveniles y educativos; y cuando no fue posible participar directamente de dichas audiencias, los estudiantes las retransmitieron en las universidades con el propósito de que la comunidad universitaria conociera las discusiones que se daban en las mismas y se nutriera el debate sobre el futuro del país. En estas audiencias, los estudiantes encontraron un mecanismo de participación activa y directa en la discusión de los temas centrales para avanzar hacia la conquista de la paz.

Hoy cuando las negociaciones entre el gobierno y las FARC-EP y los anuncios de una nueva mesa con el ELN, nos adentran en la posibilidad de un acuerdo que ponga fin a la guerra que por décadas ha vivido nuestro país, el movimiento estudiantil colombiano asume su papel de sujeto activo en la construcción de un Macondo en paz, impulsando las reivindicaciones y exigencias del movimiento universitario por una universidad para la paz.

Fue precisamente con este objetivo, que durante los días 5, 6, 7 y 8 de octubre, se dieron cita mil estudiantes aproximadamente, provenientes de todas las universidades del país, en la ciudad de Medellín, en el marco del “VI Foro de universitarios frente al conflicto”.

La universidad necesita un “Macondo en paz”

Según los participantes al VI foro, la construcción de la paz pasa también por repensarse la esencia y el carácter de la Universidad en Colombia. Para los estudiantes, si bien la firma de un acuerdo entre el gobierno y las insurgencias, que ponga fin a la confrontación armada, es el avance más significativo para alcanzar la paz, existen otros elementos que atender, que para el caso de la universidad, se manifiestan en financiación para la educación pública, se traduce en una universidad crítica, creadora y transformadora, financiada por el Estado y al alcance de los jóvenes colombianos, una universidad para la discusión y la reflexión, una universidad para que construyamos a partir de la confrontación racional de las diferencias, es decir una universidad que le declare la paz a la guerra.

Es ese precisamente el reto de los estudiantes asistentes al VI foro. Según Ómar Gómez, dirigente nacional de la ACEU, “ha sido en el contexto de la guerra y de la mercantilización de la educación en el que el movimiento universitario colombiano ha impulsado su histórica lucha por una educación digna, pública y gratuita que esté profundamente ligada a un proyecto de país democrático, soberano y en paz, y en el que se ha desatado una feroz persecución que ha dejado como consecuencia una de las más agudas crisis humanitaria en la historia reciente de las universidades colombianas.”

Los retos de cara a la paz

Se destacó en las deliberaciones que la actual situación exige la profundización de los procesos de movilización, organización y unidad en el campo social y popular que apunten a la configuración de una correlación de fuerzas favorables para la disputa de la paz democrática y la justicia social en Colombia. Entendiendo que el actual momento requiere de mayores niveles de solidaridad y respaldo desde el movimiento universitario al proceso de paz de La Habana y la exigencia de apertura definitiva y formal de los diálogos con el ELN.

Seguirá siendo necesario potenciar lo anterior con reivindicaciones que desde el movimiento estudiantil apunten hacia el desescalamiento del conflicto, de ahí que se deba agitar con mayor fuerza la lucha por la objeción de conciencia y el servicio social alternativo, el desmonte del Escuadrón Móvil Antidisturbios -Esmad-, la desmilitarización de la vida universitaria, entre otras; se trata de declararle la paz a la guerra, rescatando y fortaleciendo el carácter antimilitarista de la lucha estudiantil como parte de su esencia histórica y buscando que esta juegue un papel protagónico en la construcción de un movimiento juvenil que logre de manera definitiva vencer la guerra y construir un Macondo en paz.

La ACEU llama a la unidad estudiantil

La ofensiva neoliberal en el campo de la educación superior abrió un amplio campo de disputa política en donde es primordial que el movimiento estudiantil logre organizarse en una poderosa estructura nacional unitaria de carácter gremial constituida desde cada una de las instituciones de educación superior (IES), y a partir de la cual logre sacudir los pilares de la política neoliberal y sacar de la crisis a la educación superior.

En lo inmediato es fundamental recomponer un escenario amplio de coordinación nacional para la construcción de iniciativas, objetivos y agenda de movilización estudiantil. En este sentido, es una tarea central lograr sacar adelante para inicios del primer semestre de 2016 el Encuentro Nacional de Estudiantes de la Educación Superior (ENES). Para esto, señalan las conclusiones del evento, será importante superar las prácticas negativas de la experiencia de la MANE que enclaustraron al movimiento estudiantil en discusiones burocráticas que privilegiaron acuerdos por las alturas sin construcción gremial, limitando la autonomía de los procesos locales y el impulso de luchas reivindicativas concretas en cada una de las IES.

“En síntesis, se trata de construir una correlación favorable desde el movimiento estudiantil, bajo la perspectiva de ganar el más amplio respaldo social, que logre derrotar el modelo de educación neoliberal del gobierno nacional mediante la conquista de una universidad para la paz, la justicia social y la democracia. Ese es el llamado de la ACEU” fueron las palabras de Ómar Gómez al término del evento.