El Gobierno le incumple a estatales

0
113

Se requiere afianzar los principios de clase, de unidad y de solidaridad para fortalecer el paro nacional estatal y garantizar una verdadera y digna negociación.

Protesta maestros fecode

Luis Alberto Vanegas
Depto. Empresas Transnacionales – CUT nacional

El Estado colombiano es uno de los mayores violadores de los derechos laborales en el mundo, dado que persiste en su política de incumplimiento de los convenios de la OIT, donde, por ejemplo, el Convenio 151 tardó 30 años en ser incorporado a la legislación nacional y otros 15 años para reglamentarlo parcialmente, en la medida que mantiene restricciones a la plena vigencia de la negociación colectiva de los servidores públicos.

En el decreto 160 de 2014, nuevamente dejó de lado la creación de la instancia de arbitramiento para dirimir el conflicto laboral; convirtiéndose en uno de los puntos a discutir en el actual pliego y que el Gobierno no ha respondido positivamente.

Esta es la segunda negociación en el marco de los decretos 1092 de 2013 y 160 de 2014 donde se han presentado más de 400 pliegos territoriales, sectoriales y un pliego nacional estatal por parte de las centrales CUT, CTC, CGT y sus federaciones Fenaltrase, Fenacer, Fecotraservipúblicos, Utradec y Únete, y radicados en medio de una importante movilización el pasado 26 de febrero y una jornada masiva de respaldo el 19 de marzo.

Esta situación significó un cambio en la táctica del movimiento sindical en relación con la negociación del año 2013, que se dio en medio de la ausencia de la movilización, lo que significó pírricos resultados en el incremento salarial y un sinnúmero de promesas plasmadas en el acuerdo colectivo, hoy en su mayoría incumplidas por el gobierno.

Con el fin de subsanar esta situación, las organizaciones estatales adelantaron dos encuentros nacionales, donde se valoró enfrentar simultáneamente el Plan Nacional de Desarrollo 2014-2018 del gobierno de Santos y presionar la negociación del pliego nacional estatal con la movilización y la preparación de un paro nacional estatal.

Crisis como pretexto

La decisión de las centrales y de los estatales de dotarse de un plan de lucha para enfrentar la negociación y al ver la actitud dilatoria del Gobierno nacional al dar la apariencia de negociación, sin solucionar de fondo las peticiones contenidas en los pliegos, no dejó otra alternativa que determinar la hora cero de inicio del paro estatal, como ocurrió el pasado 22 de abril, decisión asumida con toda entereza por el mayor sindicato, como es Fecode, y al cual también se han vinculado de acuerdo con sus capacidades de convocatoria, trabajadores y docentes de las universidades, de la salud, justicia y otros sectores en conflicto.

Esto ha generado un ambiente de agitación laboral donde sobresale el contundente paro del magisterio en rechazo a la actitud displicente y autoritaria de la ministra de Educación, Gina Parody.

Después de 57 días de negociación de los pliegos estatales, el Gobierno no ha dado solución a los temas fundamentales de las peticiones. No ha respondido si está dispuesto a proscribir las plantas paralelas en el Estado y a restablecer el respeto a la carrera administrativa ampliando las plantas de personal; no presenta propuestas para el tema económico, de bienestar ni de incremento salarial de los trabajadores del Estado.

Los representantes del Gobierno se han remitido a la crisis para justificar la precarización de los salarios de los trabajadores, aplican la regla fiscal y la austeridad presupuestal a costa de sacrificar los precarios ingresos de los trabajadores, limitándose al IPC del DANE para el 2014: 3,66%, que muestra claramente cómo el Gobierno no ha presentado propuesta de aumento salarial y por el contrario, pretende negociar a “costo cero” en los temas económicos. Las centrales exigen garantizar la libertad sindical, los permisos sindicales y los derechos políticos.

Fue necesario retomar el acuerdo colectivo estatal del año 2013; en la medida que se incumplió. Con relación a los términos de la vigencia, se planteó un acuerdo laboral para 2015 mientras el gobierno plantea que sea por dos años; ante los pocos avances en el proceso de negociación, por la negligencia del Gobierno, fundamentalmente de Hacienda, se impuso la necesidad de prorrogar por 10 días hábiles el proceso de negociación de la mesa estatal, a partir del lunes 27 de abril.

Unidad para responder

La táctica del Gobierno en la mesa de negociación es imponer un acuerdo dilatando la presentación de soluciones concretas a las peticiones, y únicamente cuando se estén agotando los términos de la negociación buscar una concertación a toda costa donde atienda aspectos accesorios y deje los puntos fundamentales sin solución.

El mensaje que envía el Gobierno es muy negativo, cuando el país está en medio de un proceso de paz y de solución política negociada con la insurgencia, pues esta situación, que debería significar avanzar en democracia y en el respeto a la protesta social, por el contrario vuelve a presentar antecedentes autoritarios y deslegitimadores ante el justo reclamo laboral. Ejemplo claro de esto es la actitud de la ministra de Educación, quien amenaza con sanciones al magisterio frente al paro iniciado por Fecode, y se niega a regresar a la mesa de negociación colectiva de educación.

Los trabajadores históricamente han denunciado nacional e internacionalmente la cultura antisindical del Gobierno y de los empresarios en Colombia; sin embargo, ante el inocultable desprestigio, el Gobierno pretende nuevamente maquillar la dramática política de violencia contra los trabajadores e imponer la firma de un acuerdo laboral para mostrar, solamente en el discurso, que respeta los derechos laborales y así dar cumplimiento al Plan Obama-Santos, utilizado como excusa para destrabar el tratado de libre comercio con Estados Unidos, y no ser incluido en la lista negra de violadores de los derechos laborales en la próxima conferencia de la OIT (junio de 2015).

Además, lograr el siguiente paso en la lógica del libre mercado de ingresar al club de los países ricos de la OCDE y cumplirle al capital transnacional.Por eso, consideramos que la negociación estatal, en medio de la creciente disposición de lucha del magisterio colombiano y de todos los sectores en conflicto, requiere de la más amplia participación y compromiso del movimiento sindical, principalmente de la CUT, como central clasista, para articular la lucha sindical con los demás sectores sociales y políticos.

Es el momento de responder a las amenazas y celadas que el enemigo de clase dispone, donde pretenderá aprovechar la más mínima debilidad de los trabajadores y de sus organizaciones. Por eso, se requiere afianzar los principios de clase, de unidad y de solidaridad para fortalecer el paro nacional estatal y garantizar una verdadera y digna negociación.