Educación no es mercancía

0
78
Delegación colombiana con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega. De izquierda a derecha, Omar Gómez, Ortega, Mariana Ríos y Carlos Mario Restrepo.

XVII Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes

Delegación colombiana con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega. De izquierda a derecha, Omar Gómez, Ortega, Mariana Ríos y Carlos Mario Restrepo.
Delegación colombiana con el presidente nicaragüense, Daniel Ortega. De izquierda a derecha, Omar Gómez, Ortega, Mariana Ríos y Carlos Mario Restrepo.

Redacción juvenil

Desde el 18 hasta el 21 de agosto, se desarrolló con éxito en la ciudad de Managua el XVII Congreso Latinoamericano y Caribeño de Estudiantes (CLAE). Contó con la participación de más de cinco mil estudiantes de todo el continente, principalmente de países de Centroamérica como El Salvador, Honduras, Costa Rica y la anfitriona, Nicaragua.

Los aspectos del orden político como ponentes, tribunales, encuentros sectoriales, entre otros, fueron definidos por el Comité de Trabajo Internacional, compuesto por organizaciones estudiantiles de varios países del continente, entre ellos Colombia. Los aspectos del orden logístico, como la alimentación y el hospedaje en hoteles de la capital nicaragüense, corrieron por parte del gobierno sandinista del comandante Daniel Ortega, brindando todas las garantías y comodidades requeridas por los asistentes.

Asimismo, las tareas logísticas de acomodamiento de las delegaciones, disposición de los sitios de discusión, entre otras, fueron asumidas por la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), dirigida por la valerosa y muy organizada Juventud Sandinista 19 de Julio, organización juvenil del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), partido de gobierno y líder de la revolución socialista, cristiana y democrática que avanza triunfante en la hermana patria. Fue sorprendente el despliegue y fortaleza de estas dos organizaciones, que lograron que un evento de tal magnitud transcurriera sin ninguna dificultad, a un punto difícil de igualar por cualquier otra organización del continente.

Se resalta entre las definiciones más importantes del Congreso la campaña “Educación no es mercancía”, en la cual se plantean aspectos generales sobre financiación, democracia y calidad para las instituciones de educación en el continente, que son ejes comunes de lucha en toda América Latina y el Caribe. Además, un espacio en honor a Hugo Chávez, centrado en la paz de Colombia; en dicho espacio se tuvo un diálogo por videoconferencia con la delegación de paz de las FARC-EP, que dio un saludo al Congreso y plantearon su visión sobre el futuro de la paz en Colombia.

También en otro panel sobre estigmatización se dio la oportunidad para que el profesor Pedro Hernández, presidente de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios de Colombia (ASPU), denunciara la terrible persecución que se ejecuta hoy contra el profesor de la Universidad Nacional de Colombia Miguel Ángel Beltrán, quien estaba invitado al Congreso pero no pudo llegar tras ser injusta e ilegalmente detenido en el aeropuerto de Panamá cuando viajaba al evento.

En la declaración final se resalta el apoyo al movimiento estudiantil colombiano en la lucha que se avecina contra la política educativa del gobierno, así como el rechazo a la persecución de que son víctimas los miembros de la comunidad educativa en nuestro país. Así mismo, se rescata la solidaridad con los Cinco Héroes cubanos, la independencia de Puerto Rico y la paz de Colombia, que es la paz del continente.