Desde las cárceles

0

“Se levanta la huelga de hambre, pero nos mantenemos atentos al cumplimiento de los compromisos adquiridos por parte del gobierno nacional. Agradecemos a la población carcelaria que se solidarizó con nuestra causa y nos acompañó decididamente”: prisioneros políticos

Planton por los presos politicos ddhh1
Plantón de solidaridad en el Erón, Picota. Foto Corporación Jurídica.

Carolina Tejada

Prisioneras y prisioneros políticos que se hallaban en huelga de hambre en 21 cárceles de país, con el ánimo de exigir la liberación de 80 personas en graves condiciones de salud, se pronuncian ante el anuncio del gobierno nacional de la excarcelación de 30 personas privadas de la libertad en graves condiciones de salud, además de iniciar las brigadas de atención médica, entre otras.

Hablan los prisioneros

Este gesto por parte del gobierno nacional, es reconocido por los prisioneros como un logro tras la presión ejercida con la huelga de hambre, y por la labor que se adelanta desde La Habana.

Así se evidenció en uno de los comunicados públicos, emitido por los rebeldes de la columna Domingo Biojó de las FARC-EP, desde el Erón, Picota: “Tuvimos que pasar tres años en el marco de los diálogos de paz en La Habana, Cuba, recogiendo la indignación que genera la indolencia de décadas de maltrato, tortura y muerte en las cárceles del país por parte del Estado colombiano contra los rebeldes hechos prisioneros, para que a través de una justa lucha humanitaria, extendida en el tiempo por 17 días, en el espacio, por 21 cárceles y complejos penitenciarios, con la conciencia en la corporalidad hecha resistencia de más de 1.500 compañeros y compañeras, por la salud, la libertad y la vida de más de 80 integrantes en estado grave de salud, lisiados y heridos de guerra, madres gestantes y lactantes y tercera edad, el gobierno decidiera finalmente darle al país un gesto recíproco de paz; comunicando el pasado domingo la próxima liberación de 30 camaradas, brigadas de salud al interior de los muros que podrán definir nuevas excarcelaciones para aquellos en estado de incompatibilidad con la cárcel, junto a una concentración de todas y todos nosotros en las mismas. Lo cual tiene como respuesta de nuestra parte, asistir al desescalamiento y dar por terminada esta histórica jornada carcelaria”.

Ante la aguda situación por la que atraviesan las personas detenidas, la ausencia de condiciones dignas para pernoctar, de garantías de derechos como el de la salud, del agua como mínimo vital; pero también, ante las presiones psicológicas y torturas por parte de funcionarios del Inpec, la solidaridad tanto de las organizaciones sociales y de DD.HH., así como de los mismos presos de conciencia y de otra índole, no se hicieron expresar.

La solidaridad y la justeza de lo exigido

El pasado 26 de noviembre, al frente del Eron Picota, familiares, amigos y defensores de los derechos humanos, desarrollaron un plantón por la libertad, la vida y la paz, ratificando que las liberaciones humanitarias son un gesto de paz.

Por otra parte, los reclusos de la de la cárcel de alta y mediana seguridad de Valledupar, Cesar, “La Tramacúa” o “La Guantánamo” de Colombia, igualmente se pronunciaron a través de un comunicado, frente a los anuncios del gobierno. En esta misiva, además de agradecer el apoyo de quienes han estado al tanto de esta jornada, afirmaron: “se levanta la huelga de hambre, pero nos mantenemos atentos al cumplimiento de los compromisos adquiridos por parte del gobierno nacional. Agradecemos a la población carcelaria que se solidarizó con nuestra causa y nos acompañó decididamente, a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, a los medios alternativos de comunicación, así como a algunos periodistas con sensibilidad social de los emporios de comunicación por la divulgación de nuestros problemas y exigencias”.

En el comunicado, también resaltan el apoyo por parte de la dirección de este establecimiento y el cuerpo de guardia, sin desconocer los inconvenientes presentados frente a la atención médica, al tiempo que manifiestan su apoyo al ejemplo decidido por parte de los demás presos comunes, de iniciar una huelga pacífica con el fin de exigir el cumplimiento por parte del Inpec, del fallo de tutela T-282 de 2014 emitido por la Corte Constitucional, que ordena entre otras cosas, el suministro del agua, como mínimo vital en las celdas y el respeto a los derechos humanos.

En la Tramacúa continua la huelga

Reconocen que “a pesar del desgaste físico en el que nos encontramos, escuchamos el llamado de todos los presos y hemos decidido vincularnos a su lucha por el justo clamor que también es el nuestro, y los acompañaremos hasta el final de la protesta exigiendo el cierre de este centro de tortura, todos juntos decimos “La Tramacúa nunca más”. Comunicado emitido por el colectivo de prisioneros políticos Benkos Biohó, cárcel La Tramacúa de Valledupar.

Los colectivos de presos políticos esperan que el total de las personas en condiciones de salud grave, que superan las 30 anunciadas, puedan contar con la misma voluntad política por parte del gobierno nacional.