Cumbre CELAC-UE: Amplio respaldo a paz en Colombia

0
Aspecto de la Cumbre Celac-UE en Santiago de Chile

La Unión Europea respaldó la Mesa de Diálogos de La Habana y se pronunció en favor de resolver los problemas que originaron el conflicto para dar lugar a la paz en Colombia. Se fortalece la integración latinoamericana y caribeña en el continente.

Aspecto de la Cumbre Celac-UE en Santiago de Chile
Aspecto de la Cumbre Celac-UE en Santiago de Chile

Alberto Acevedo

Una alianza estratégica sobre la base de una novedosa multilateralidad y bajo el respeto a los recursos naturales y el medio ambiente, fue suscrita entre jefes de Estado y de gobierno de unas sesenta naciones de América Latina, Europa y el Caribe, en el marco de la primera cumbre de mandatarios de dos poderosos bloques económicos regionales: el CELAC y la Unión Europea.

El certamen sesionó en la capital chilena el fin de semana anterior y al término de sus deliberaciones adoptó un documento guía de trabajo, denominado “Declaración de Santiago”, que expresa el compromiso de las partes con el desarrollo sustentable, orientado en tres direcciones: económica, social y ambiental, de forma integrada y equilibrada.

El documento, de 48 puntos, apoya las iniciativas encaminadas a potenciar la cooperación, la transferencia de conocimiento y la preservación y conservación del patrimonio natural y cultural, así como la biodiversidad.

Reafirma el derecho soberano de los Estados sobre los recursos naturales y su responsabilidad de preservar el medio ambiente. De los sesenta delegados al más alto nivel gubernamental participantes en la cumbre, 33 de ellos son latinoamericanos, integrados a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe, CELAC.

Contra el proteccionismo

Este último bloque, que no cuenta con la participación de Estados Unidos y Canadá, que en el pasado reciente desarrollaron una política hegemónica, de sometimiento y de saqueo de los recursos naturales en el continente, representa el posicionamiento del más serio esfuerzo de integración regional independiente, gracias a la iniciativa tomada especialmente por Cuba, Venezuela y Chile. En este sentido, el foro saludó el trabajo en pos de la integración del continente, por parte de estas tres naciones.

La Declaración de Santiago reitera, finalmente el apoyo de los dos bloques económicos al multilateralismo y el apego a los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Unido a esto, rechazó el proteccionismo y las acciones contrarias al comercio multilateral abierto. Por esta razón, condenó el criminal bloqueo económico a Cuba socialista por parte de los Estados Unidos. En este sentido, en una especie de desagravio a la negativa a invitar a Cuba a participar en la denominada Cumbre de Cartagena, de la cual fue anfitrión el gobierno de Juan Manuel Santos, la Cumbre de la CELAC-UE eligió a Cuba presidente de la CELAC para el año 2013.

Cumbre alternativa

De otra parte, la reunión de Santiago brindó un espaldarazo al proceso de negociaciones entre el gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC, que se adelantan en La Habana. Este proceso de conversaciones, de terminar en un acuerdo de paz estable y duradera, dijo la Cumbre de Santiago, redundará en la estabilidad política en la región.

Paralela a la reunión oficial, durante los días 25 al 27 de enero sesionó la Cumbre de los Pueblos, que también aprobó una “Declaración de Santiago”, que llamó a la unidad y solidaridad de los pueblos frente al poder del bloque dominante.

“Hoy somos testigos de cómo los bienes naturales, los derechos y las personas, han sido mercantilizados en las naciones y pueblos de América Latina, Europa y el Caribe, producto de la lógica capitalista, que en su vertiente neoliberal y machista, permite su instalación y profundización, a través de aparatos cívicos, políticos y militares”, consignó en su declaración la Cumbre de los Pueblos.