Comunicado de prisioneros de La Dorada, Caldas

0

Lo que en realidad necesita la población reclusa es que se decrete la emergencia social carcelaria para dar soluciones profundas al hacinamiento tan grande, la falta de medicamentos y la falta de una óptima atención médica.

CARCEL VIEJO CALDAS

Nosotros los prisioneros recluidos en Epams de La Dorada, Caldas, comunicamos a la opinión pública en general y a la comunidad internacional que aún continuamos firmes y consecuentes en la huelga de hambre indefinida, la cual inició el 30 de abril del presente año; después de 12 días que llevamos en huelga, el gobierno nacional no ha querido dar soluciones de fondo a la grave crisis de salud, hacinamiento y vulneración de los derechos humanos fundamentales a la que estamos sometidos todos los reclusos y reclusas en Colombia.

No más pañitos de agua tibia

Lo único que el gobierno, en cabeza del ministro de Justicia ha hecho, es declarar una emergencia carcelaria que en nada ayuda a dar soluciones profundas a la grave situación que actualmente atravesamos los prisioneros en Colombia. Pues la emergencia carcelaria solo serviría para hacer algunos planes de choque, o sea, endilgarle nuevamente la responsabilidad al Inpec, es como hacer un nuevo intento y querer tapar el sol con un dedo. Lo que en realidad necesita la población reclusa es que se decrete la emergencia social carcelaria para dar soluciones profundas al hacinamiento tan grande, la falta de medicamentos y la falta de una óptima atención médica.

¿Qué pasó con el presupuesto asignado para la salud? Además la solución no es hacer más cárceles.

Los días 5 y 6 de mayo sostuvimos reuniones con algunos entes pero enviaron delegados y no hubo solución. Requerimos la presencia de una delegación convocada con poder de decisión, de la cual haga parte el Director General del Inpec, el Ministro de Justicia y Marcela Abadía, Directora de Política Criminal del Estado.

No nos queda otro camino que continuar con la huelga de hambre indefinida hasta que seamos escuchados y se restablezcan totalmente nuestros derechos fundamentales, vamos hasta las últimas consecuencias. Preferimos morir dignamente que morir por la omisión y la negligencia del Estado colombiano.

A los medios de comunicación en general anunciamos que estamos abiertos al diálogo y a la concertación. Convocamos a las demás cárceles y penitenciarias, internas e internos del país para que se unan y reclamen el cumplimiento y el respeto de los derechos humanos y la vida digna, dejando claro que la población reclusa que no esté siendo atropellada y olvidada por el Estado colombiano puede hacer caso omiso a este anuncio; teniendo en cuenta que dos de los puntos del pliego de peticiones son, que se decrete la emergencia social carcelaria y se instale la mesa de concertación con voceros de los presos en general para ser tenidos en cuenta para una rebaja de penas.

Atentamente,

Fabián Castillo Martínez, vocero y representante de los derechos humanos y prisionero de la penitenciaria de La Dorada, Caldas.