Clavos calientes

0
41

El “humanismo” gringo

El gobierno de los Estados Unidos que se precia de tener la mejor democracia del mundo y que se atreve a calificar a los demás gobiernos por el comportamiento en el respeto a los derechos humanos, tiene el sistema carcelario que menos respeta la dignidad de los internos. Simón Trinidad tiene síntomas peligrosos en la próstata y las autoridades carcelarias se han negado a darle el tratamiento preventivo que requiere. A las duras condiciones del cautiverio, de aislamiento total, se agrega ahora la preocupación del guerrillero colombiano por sus condiciones de salud.

simon trinidad

Santos y la paz

En la primera reacción del presidente Juan Manuel Santos por las acciones militares de la guerrilla en las últimas semanas, alcanzó a consultar a alcaldes y gobernadores sobre su intención de romper los diálogos de La Habana. La mayoría de los consultados no estuvieron de acuerdo, el presidente fue reelecto para hacer la paz y no para propiciar otra frustración. Es que la vida en las regiones en donde se recibe el mayor rigor de la guerra es difícil. Es allá donde más desean y anhelan la paz para el progreso social.

Militares y la paz

En definitiva la mayoría de la cúpula militar está en contra de los diálogos con las guerrillas. Prefieren la guerra. Al fin y al cabo no están dispuestos a perder el manejo, casi sin ningún control, de más del 30% del presupuesto nacional destinado a los gastos bélicos. Como los militares activos no son deliberantes, los que están en retiro lo hacen interpretando sus opiniones. En la revista Ecos número 138 de Acore, el mayor general (r) Carlos Quiroga Ferreira, ex director de la Escuela Superior de Guerra, escribe un duro artículo contra el Gobierno y califica al de Santos como “el más corrupto de la historia”, lo critica porque cree que las FARC se fortalecen y cuentan con más amigos en las universidades e instituciones del Estado. ¡Qué tal el chafarote!

Ataques en Las Pavas

La empresa palmera Aportes San Isidro, a pesar de que los predios que conforman la hacienda Las Pavas fueron declarados terrenos baldíos, continúa sembrando en ellos palma de aceite. Desde 2012 el Incoder decidió que son terrenos baldíos de la Nación y que dicha empresa no puede adelantar ninguna actividad en ellos. Al tiempo se intensifican las acciones armadas de grupos en contra del asentamiento campesino y la destrucción de los cultivos de los agricultores. Los campesinos fueron reconocidos como desplazados por la Unidad de Víctimas y recibieron el Premio Nacional de Paz en 2013. Falta más acción del Estado para proteger a los campesinos y víctimas.