Cartas

0

Busca un libro

Con mi saludo paso a solicitarles su colaboración en el sentido de saber si hay alguien o alguna librería que tenga un viejo y querido libro, en físico o digital, titulado “A fin de cuentas” de Boris Polevoi, en el cual narra apartes del juicio a los cabecillas nazis.

Este texto tiene un valor periodístico, político y formativo, especialmente en un momento en que la humanidad debe prepararse para una etapa en la que los representantes del capitalismo imperialista deberán rendir cuentas de sus crímenes y otros ya están haciéndolo por sus delitos desde la época del Plan Cóndor hasta nuestros días. Les agradezco su atención y les deseo éxitos en sus labores. Ernesto Aristizábal Reyes (vía internet).

a-fin-de-cuentas-boris-polevoi_MLA-O-65346079_3205

Voto en blanco

En el pasado 1 de Mayo, un grupo de líderes sociales de diferentes barrios acordamos iniciar una campaña política de voto en blanco para la alcaldía de Cartagena. Esta decisión política está acompañada por el eslogan “No hay campo para nadie. Vota en blanco”. Queremos que el voto en blanco sea el mayor estimulante político de todos los cartageneros y cartageneras, para que la élite politiquera de la derecha se hunda para siempre. Entendemos que nuestra campaña es también una opción política, para que los pobres entiendan que el voto ni se vende, ni se regala, que este tiene que ser dado sobre propuestas concretas en la solución de la pobreza, hambre y desempleo.

En estas elecciones atípicas, los candidatos y candidatas de la derecha, ya tienen la tula del dinero para comprar la conciencia de los pobres: ellos y ellas van por la raspa de la olla de la Alcaldía, ese ha sido siempre su comportamiento politiquero, ir por el dinero del pueblo, para beneficio de sus clase y sin ninguna solución para la otra clase. El voto en blanco es el peor castigo que le podemos hacer a los siempre verdugos del pueblo. Johnny Puente Doria (vía internet).

Balas por votos

“Cambien las balas por votos”, pide Santos a las FARC (El Colombiano, mayo 4/2013, p1). Y usted como máximo representante del sistema que es culpable absoluto de que el fenómeno guerrillero haya hecho su aparición en nuestro país y de que después de 60 años no hayan podido derrotarlo a pesar de que los diferentes gobiernos que antecedieron al suyo han dilapidado multimillonarias sumas de dólares y han contado con el apoyo irrestricto del imperialista Tío Sam, ¿qué haría para que ese cambio fuera posible en lo que resta de su actual cuatrienio?

Recuerde, doctor Santos, que los colombianos tuvimos una “seguridad democrática” que voló en átomos hace diez años, más o menos, y que su programa bandera, la “prosperidad para todos”, sólo la han disfrutado quienes nacieron prósperos y aquellos (as) que han recurrido a las movidas de pésima ortografía para llegar a serlo. Entre tanto las grandes mayorías nacionales, además de sangre, sudor y lágrimas, sólo han recibido promesas y más promesas en las campañas electoreras y la justicia social, como cosa rara en esta democracia de pacotilla, sigue brillado por su ausencia y no sabemos hasta cuándo.

Les toca a usted, presidente Santos, y a los adalides del Establecimiento, dar un giro de 180 grados en la forma de manejar el país en su totalidad, así verán los farianos que ha llegado la hora de abandonar la lucha armada y de participar en la contienda electoral. Rodrigo Cardona Osorio (vía internet).