Campesinas del Nordeste Antioqueño, por la paz y el territorio

0

Gira “Mujer campesina y su participación en la construcción de paz de nuestro territorio” y II Encuentro de mujeres campesinas del Nordeste Antioqueño

20150509_170218a

Del 20 de abril al 8 de mayo se realizó en el Nordeste Antioqueño, zona rural del municipio de Remedios, parte baja, la gira de formación política “Mujer campesina y su participación en la construcción de paz de nuestro territorio”, la cual finalizó con el II Gran Encuentro de Mujeres Campesinas del Nordeste Antioqueño por la Paz y la Defensa de Nuestro Territorio el día 9 de mayo en la vereda Camelias 2.

La gira se configuró como un escenario de reflexión, análisis y debate sobre la necesidad de la paz con justicia social, la defensa de los derechos de la mujer y la participación de la mujer campesina en los distintos espacios de organización y toma de decisiones. Se profundizó en el lugar que cumple la mujer rural en la construcción de paz y en la defensa del territorio, promoviendo la participación y la organización de ellas en los Equipos Femeninos de Acción Humanitaria, en las Juntas de Acción Comunal y en aquellos lugares políticos en los que se desarrollan procesos sociales y comunitarios de la región.

En la gira se llevaron a cabo encuentros de formación de carácter popular y talleres en cada una de las veredas, los cuales se desarrollaron con la participación en conjunto de la Escuela de Formación Popular Sandra Rondón Pinto y la Corporación Cahucopana. Estos espacios se proyectaron como un escenario político y de reflexión para el análisis y la discusión del tema amplio de mujer y género y también sobre la paz con justicia social, la paz y la mujer campesina y los derechos de la mujer campesina, contando con la participación de los Comités de Mujeres, los Equipos Locales de Acción Humanitaria y las mujeres delegadas de cada una de las veredas.

La defensa de nuestro territorio por la construcción de una paz verdadera con justicia social es ahora el clamor de todas las mujeres del Nordeste Antioqueño.

Declaración Política

El día 9 de mayo del año en curso, en la vereda Camelias 2 del municipio de Remedios, departamento de Antioquia, nos encontramos las mujeres de las veredas La Gorgona, Paso de la Mula, Plaza Nueva, Dos Quebradas, Caño Tigre, Ojos Claros y Camelias 2; las mujeres que hacemos parte de la Corporación Acción Humanitaria por la Convivencia y la Paz del Nordeste Antioqueño (Cahucopana), y los Equipos Femeninos de Acción Humanitaria de las veredas Plaza Nueva, Dos Quebradas, Caño Tigre y Camelias 2.

Mujeres y hombres campesinos nos hemos reunido este día convencidos de la necesidad de dialogar sobre la construcción de paz con justicia social, la defensa del territorio y, sobre todo, la apremiante tarea de luchar por la igualdad en derechos de mujeres y hombres. Con el ánimo de que nuestras comunidades salgan adelante, que las condiciones sociales mejoren en beneficio del campesinado, y que mujeres y hombres gocemos por igual de nuestros derechos, declaramos a viva voz que:

1. Creemos en la necesidad de construir y participar en escenarios de reflexión sobre la construcción de paz desde nuestros territorios como aporte fundamental a la paz del país, teniendo como referente la importancia de la mujer campesina en este propósito.

2. Luchamos por una paz con justicia social que nace desde las entrañas de nuestro territorio que hoy es la Zona de Reserva Campesina del Valle del Río Cimitarra.

3. La participación de nosotras las mujeres campesinas en los procesos sociales y comunitarios que hay en la región debe hacerse hombro a hombro con nuestros compañeros, padres, hijos y hermanos, en igualdad de derechos y con la plena libertad para construir y asistir a nuestros propios espacios de organización.

4. Como mujeres dadoras de vida, no queremos parir más hijos para la guerra, no queremos perder a nuestros esposos, hijos y hermanos por los horrores de la guerra. No queremos sufrir más los abusos de las Fuerzas Militares del Estado ni del accionar indiscriminado de los grupos paramilitares.

5. Manifestamos nuestros profundo rechazo por las continuas acciones que se desarrollan en nuestros territorios, ya que mientras el Gobierno Nacional, sentado en la mesa de diálogos en La Habana (Cuba) y los medios oficiales de comunicación proclaman la bandera de la paz, en los territorios campesinos del Nordeste Antioqueño siguen los bombardeos y los ametrallamientos indiscriminados de parte del Ejército Nacional contra nuestras casas campesinas. Del mismo modo, denunciamos que la militarización y la zozobra en la región son permanentes y persisten los señalamientos a las comunidades campesinas.

6. No queremos seguir viviendo bajo las condiciones de la guerra, y mucho menos que se vuelvan a cometer ejecuciones extrajudiciales a nuestros hermanos, hijos y esposos, situación que muchas madres, hijas, hermanas y esposas han padecido en los últimos años.

7. Exigimos el cese al fuego bilateral y el desescalamiento del conflicto armado, como actos que aporten a la construcción de paz y al buen término de los acuerdos que se llevan a cabo en La Habana (Cuba).

8. La paz con grupos vigentes del paramilitarismo no es paz.

9. Nosotras, las mujeres campesinas de la parte baja del Nordeste Antioqueño, no reconocemos ni legitimamos la paz que lidera el presidente, puesto que nosotras seguimos sin educación para nuestros hijos, no tenemos centros de salud en las veredas ni apoyo en proyectos productivos para la mujer campesina que nos permita garantizar el derecho a la soberanía alimentaria y sobre todo a decir no más guerra y sí a la paz con justicia social; exigimos inversión para solucionar todas nuestras problemáticas de salud, educación, inversión en proyectos para fortalecer y proyectar la economía campesina y la conservación de nuestra cultura.

10. La paz real es la que construimos nosotras en nuestro territorio, a través de la unidad y la organización de las comunidades. La paz se construye desde las cosas más pequeñas, en nuestras casas, nuestras familias, nuestras veredas. Debemos educarnos nosotras mismas en nuestros saberes y a través de la cultura campesina damos ejemplo de educación y construcción de paz.

11. Los hombres también deben hacer parte del proceso de la liberación de la mujer y por medio de la organización y educación se puede lograr el apoyo de nuestros compañeros en las diferentes acciones de lucha y reivindicaciones de los derechos de la mujer rural.

12. Exigimos la garantía de los derechos de la mujer y abogamos por el respeto, el apoyo y la solidaridad de los compañeros para la organización y la participación política y socio-cultural de nosotras las mujeres campesinas.

13. Rechazamos la violencia, la discriminación y el machismo que oprimen el ser y la valía de la mujer.

14. Los Equipos Femeninos de Acción Humanitaria, más conocidos como Comités de Mujeres, son espacios de formación, organización y proyección de la mujer campesina en los que las mujeres decidimos participar y fortalecer por el bienestar de la comunidad y la exigencia de los derechos de la mujer, por ello invitamos a las mujeres de las distintas veredas a vincularse a este importante espacio y fortalecer los procesos sociales y campesinos en la región del Nordeste Antioqueño.

¡Viva la mujer campesina luchadora del Nordeste Antioqueño, que sembramos alegría, ternura y resistencia para la defensa de nuestro territorio!
¡No más guerra, sí a la paz con justicia social!

¡Cese al fuego bilateral ya!

Mujeres campesinas de la zona rural del municipio de Remedios (Antioquia)

9 de mayo de 2015