Buscan privatización de EPM: Van por la joya de la corona

0
91
Técnicos de EPM en arreglo de redes.

Con artilugios se busca la venta de la principal empresa pública del país

Técnicos de EPM en arreglo de redes.
Técnicos de EPM en arreglo de redes.

Ever Ríos

El gerente de las Em­pre­sas Públicas de Medellín (EPM), Juan Esteban Calle, y el presidente de UNE EPM Telecomunicaciones, Marc Eichmann, en compañía del alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria, y el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, están empecinados en entregar el patrimonio público de telecomunicaciones que ha existido en Medellín desde el año 1913.

Las EPM son hoy la empresa estatal más importante del país y la que tiene la mejor tecnología de punta en esta rama. Los privatizadores enmascaran su intención al decir que va a haber una “fusión” de dos empresas y quieren hacer creer que dicho acto es solo jurídico; que en nada se afecta el patrimonio público.

Mienten cuando afirman esto, porque quien va a manejar, decidir y construir la estrategia -que indudablemente es privada para los privados-, es la empresa multinacional Millicom.

En un acto que atenta contra la soberanía nacional, a espaldas de la comunidad y los trabajadores, se firmó un acuerdo por parte de los representantes legales de EPM. Es un reconocimiento a su incapacidad de sacar adelante una empresa que tiene todas las posibilidades de seguir como pública y con rendimientos sociales, sin necesidad de regalarla.

Los argumentos expuestos por las administraciones y el concejo de la ciudad han rotado en dos ejes que están muy alejados del verdadero debate. Uno es la inviabilidad económica hacia el futuro de la empresa UNE EPM Telecomunicaciones, comparada con las economías de las multinacionales Movistar y Claro. Y la otra, la comparación tecnológica con estos dos conglomerados.

Los defensores de lo público y estatal consideran que el debate debe rotar en torno a la función de las empresas públicas, al papel y objetivo estratégico. Lo público y lo privado no se comparan ni se alían; ambos tienen estrategias diametralmente opuestas.

No se compadece que la Gobernación, la Alcaldía y los administradores que tienen a cargo la mejor empresa de servicios públicos de Colombia, vean solo al dios dinero y posean la mayor debilidad en defender la soberanía nacional, postrándose al capital foráneo.

Es urgente archivar el proyecto de acuerdo que busca la privatización, que no se le dé trámite y se entre a discutir con los trabajadores y la comunidad el fortalecimiento de lo público.