Agostinho Neto: poeta, científico y luchador

0
130

48255835_126643998920por Libardo Muñoz

Agostinho Neto, nacido el 17 de septiembre de 1922 en Luanda, se graduó de médico en Lisboa y murió el 10 de diciembre de 1979 en Moscú; dejó una obra poética de enorme fuerza, inspirada en la situación de pobreza y marginación del continente africano, pero en especial de su país Angola, del cual conoció a fondo sus angustias, sus esperanzas y sus luchas.

Bien temprano, Neto se puso del lado de los humildes, con una actividad política y social, con una inicial serie de artículos sobre el atraso, la exclusión y el hambre, flagelos derivados del colonialismo en su continente.

Por primera vez fue detenido en Lisboa en 1951, en los días previos a la Conferencia Mundial de Paz de Estocolmo.

Durante sus estudios de medicina, Neto comenzó a hacer las tareas políticas entre los activistas que desembocaron en la creación del Movimiento para la Liberación de Angola (MPLA).

El 8 de junio de 1960, Agostinho Neto, ya electo presidente de Angola, no pudo asumir el cargo, pues fue detenido.

A partir de 1960 Neto sufrió una larga cadena de atropellos personales, pues desde la cárcel fue deportado a Cabo Verde, donde permaneció un año.

Luego vino otro encarcelamiento para Neto en la prisión de Aljube (Portugal), hasta cuando una vigorosa campaña anticolonialista internacional obtuvo la libertad condicional, en 1962, circunstancia aprovechada para salir de ese país con su familia.

Ya libre, Neto es elegido presidente del MPLA en Leopoldville (Congo), donde encabeza la lucha por la liberación de Angola que se traduce en la independencia el 11 de noviembre de 1975.

Pero descubrir a Agostinho Neto como poeta es una experiencia rica, agradable y sorprendente que agranda la figura de este luchador, uno de los gestores de la nueva geopolítica africana, que combinó de manera sabia la creación literaria y la militancia política con procedimientos cultivados y pacientes.

Neto se ocupó como poeta de dejarnos un testimonio social e histórico, sin perder de vista el objetivo central de la lucha por la liberación nacional.

Mi lugar está marcado
en el campo de la lucha
para la conquista de la vida perdida
Yo soy. Existo.
Mis manos colocaron piedras
en los cimientos del mundo.
Tengo derecho a un pedazo de pan.
Soy un valor positivo
de la humanidad
y no abdico,
¡Nunca abdicaré!

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo acaba de publicar la poesía completa de Agostinho Neto, en una edición impecable, como un gesto que pone en valor alto al mayor representante de la poesía angoleña.

Eugenia Neto, viuda del líder del MPLA, al agradecer la presentación de la obra, dijo que Agostinho combatió para que su pueblo tuviese una voz igual en el mundo “y el mundo se transformase en un lugar mejor”.

No esperemos a los héroes:
seamos nosotros los héroes
uniendo nuestras voces y nuestros brazos
cada uno en su deber,
y defendamos palmo a palmo nuestra tierra
expulsemos al enemigo
y cantemos en una lucha viva y heroica:
desde ya,
la independencia real de nuestra patria
(Cárcel de Aljube, Lisboa, agosto de 1960)