Fórmula con aroma de mujer repite en la capital. Apoyando la candidatura de Clara López, a la Alcaldía de Bogotá, la Unión Patriótica, con Aída Avella, quiere regresar al concejo. Hacemos la política con ideas: UP.

Redacción Política

En la noche del pasado 3 de julio, los amigos se reencontraron. Dos centenares de acompañantes, entre viejos y nuevos copartidarios de la Unión Patriótica, pasaron a manteles con la aspirante al Concejo de Bogotá, Aída Avella, presidenta de la colectividad; y la candidata a la alcaldía mayor de Bogotá, Clara López Obregón. La fórmula de unidad encabezada por esas mujeres para la pasada elección presidencial se repetirá para dirigir la política del Distrito desde el palacio Liévano y el cabildo distrital.

El objetivo de la cena era justamente dar luz verde a la candidatura de la UP para octubre próximo. La Asociación Cristiana de Jóvenes fue el escenario para hablar de política y dar las primeras puntadas de una campaña electoral marcada por dos modelos de ciudad para la capital y dos discursos de paz para el país. Desde ya se ve la disputa entre un modelo de ciudad que profundice las transformaciones sociales que se vienen realizando desde hace una década o volver a una ciudad excluyente.

Para el dirigente comunista Jaime Caycedo, secretario general del Partido Comunista, la postulación de la UP es una candidatura de mano extendida a la paz y a la unidad de la izquierda. Un reflejo de la simpatía que se levantó en las pasadas elecciones con Clara y Aída es lo que se aspira a retomar ahora para el Distrito y una ciudad democrática. “La UP propone la unidad de la izquierda, sin vacilaciones ni exclusiones, una izquierda antiimperialista y al servicio de la paz y como opción de poder. Vamos adelante”, sentenció.

La candidata a la alcaldía mayor de la ciudad, Clara López Obregón, dijo que la Unión Patriótica y el Polo Democrático gravitan en un nuevo proceso medular de unidad para Colombia. “Pocos auguraban que esa unidad iba a tener éxito, pero lo tuvo”, dijo Clara López. Además expresó que su nombre a la alcaldía es una candidatura de apertura a la que se están sumando sectores como MAIS, AICO, la ASI y sectores del Partido Liberal que son excluidos de sus filas y del Partido Verde.

El poeta José Luis Díaz-Granados fue el oferente del acto. Un discurso sobrio y sencillo en el que elogió las capacidades de la candidata al Concejo de Bogotá por la UP. Recordó Díaz-Granados los años de activismo sindical de Aída Avella, con un discurso siempre por la paz. “Ella jamás ha flaqueado en su dignidad política y revolucionaria ni ha sentido miedo en ningún momento de su vida”, subrayó.

A su turno, Aída Avella agradeció a quienes la acompañaron en la cena y a quienes, sin estar allí, le expresaron el respaldo ante sus aspiraciones. Dijo que la Unión Patriótica está construyendo listas propias de la naturaleza upeísta, amplias, representativas del pueblo colombiano, convencidos de la paz con cambios. “Nosotros estamos convencidos de que la paz debe ser para una mejor vida para los pobres y un país más democrático; la paz para los ricos es solamente para incrementar sus riquezas en la ciudad y en el país”, dijo Avella.

“Por eso con Clara a la cabeza de la alcaldía defenderemos el agua. El páramo de Sumapaz no lo toca nadie, no está disponible para las multinacionales. Si tocan el páramo tocarán la Orinoquia y si eso pasa tendremos problemas con nuestros vecinos. Esa es la disputa del Papa en su encíclica, a él le dicen comunista por defender el medio ambiente”, expresó Aída Avella.

Advirtió que esta campaña de la UP será austera, no solo por los modestos gastos que habrá que hacer sino también porque no existen garantías reales para los partidos que no hacen parte del establecimiento. “Pero le demostraremos al pueblo colombiano que nosotros sí hacemos la política con ideas y no con canastas de dinero para comprar conciencias”, subrayó.