Sin agua se proyecta construir 1100 viviendas en Ibagué, Tolima

0
74
Danilo López Carrero, presidente acueductos comunitarios de Ibagué, Tolima. Foto Nelosi

Nelson Lombana Silva

El gobierno nacional proyecta al parecer la construcción de 1100 viviendas en el barrio Boquerón de la ciudad de Ibagué, sin tener claro de dónde va a tomar el agua para este proyecto. La cuenca de donde se proyectaría tomar el líquido no es suficiente y los habitantes de la zona quedarían colgados de la brocha gorda, es decir, secos.

De otra parte, al parecer el megaproyecto no ha sido socializado con la comunidad, por simple sospecha e intuición los habitantes se vienen organizando para exigir del gobierno local y nacional una explicación.

La primera organización comunitaria en reaccionar a este silencio sospechoso de las autoridades locales y nacionales es la asociación de acueductos comunitarios de Ibagué, AUACA. El pasado 26 de agosto publicó un comunicado de prensa en el cual denuncia la anomalía, en los siguientes términos:

“La asociación de acueductos comunitarios “AUACA” en reunión de junta directiva realizada el día 26 de agosto de 2013, manifiesta en relación con el proyecto de las 1100 viviendas del Tejar en el barrio Boquerón, que el suministro de agua para estas, no está garantizado en este momento. El proyecto que presenta el IBAL junto con la alcaldía de Ibagué, no ha sido socializado con las comunidades de las zonas en cuestión, Boquerón y la vereda Peñaranda”.

Esta asociación comunitaria, adicionalmente, le envía una carta al doctor Jorge Enrique Cardozo, director de la corporación autónoma regional del Tolima, Cortolima, en la cual le señala que las comunidades no conocen del plan de concesión de aguas de las quebradas Cristalina, el Rincón y Puentezuela, corrientes localizadas en las veredas de El Ingenio y Cataima.

Ante los inminentes perjuicios esta asociación pide al director de Cortolima abstenerse de aprobar dicha concesión. Un párrafo de la carta dice: “Los representantes de los acueductos comunitarios o veredales de El Ingenio, Cataima, Cataimita y el Cural, manifestamos que no conocemos tal proyecto, que no han sido citados a reunión alguna y que sus acueductos y consecuentemente los usuarios de estas veredas serán perjudicados con el proyecto en mención”.

En otro agrega: “Por tal razón la asamblea decidió manifestarse en la oportunidad que da el edicto, haciéndole saber al señor gerente que tales acueductos van a ser afectados y por tal razón los usuarios recibirán perjuicios, en consecuencia exigimos a Cortolima abstenerse de aprobar dicha concesión.

Danilo López Carrero, presidente acueductos comunitarios de Ibagué, Tolima. Foto Nelosi
Danilo López Carrero, presidente acueductos comunitarios de Ibagué, Tolima. Foto Nelosi

Del tema hablamos brevemente con el presidente de AUACA, Danilo López Carrero y esto dijo para los gentiles lectores de la página web: www.pacocol.org:

– ¿Por qué le ha dirigido una carta al director de Cortolima?

Nosotros como voceros de la asociación de acueductos comunitarios de la ciudad de Ibagué, organización con la perspectiva de convertirnos de carácter departamental y nacional, nos dirigimos al director de Cortolima con el fin de denunciar que el proyecto que tiene el gobierno nacional de construir supuestamente 1100 viviendas en este sector, no está socializado con la comunidad y prevemos un problema evidente relacionado con el agua.

Las comunidades de donde se proyectaría traer el agua no estarían dispuestas a permitirlo por las graves repercusiones que ello representaría para ellas, al igual, por la escasez del preciado líquido. Sería un problema inminente de desabastecimiento del agua de su cuenca. Ese es el objetivo de esta carta.

– ¿Cuántas comunidades serían afectadas con esta iniciativa?

Inicialmente, son tres veredas: Peñaranda, el Ingenio y San Simón; pero alrededor de toda esta zona de influencia de esas tres veredas, hay como cinco veredas incluso, un barrio de Ibagué que se llama “Los Túneles” que se verían afectado y por lo tanto, las comunidades necesitan claridad, necesitan que se socialice este proyecto y que el gobierno local llegue a un compromiso con estas comunidades para saber a ciencia cierta de dónde se va a tomar el agua para suministrar a 1100 viviendas que supuestamente se proyectan.

– ¿Se podría calificar de irresponsable proyectar la construcción de 1100 vivienda sin saber a ciencia cierta de dónde se va tomar el preciado líquido?

El gobierno como siempre todo lo hace con simple politiquería barata para engañar a la gente para que apoye un determinado candidato como ve uno este programa de vivienda a nivel nacional, es una cuestión electorera, seguramente entusiasmar a la gente para que apoye seguramente la reelección presidencial y algunos otros que andan detrás de ese proyecto buscando réditos personales, nos parece que dicho proyecto es prácticamente inviable porque no han definido el tema del agua, que es vital para la construcción d un plan de vivienda de esa naturaleza.

Es más: el conflicto no va a ser solamente para las comunidades de donde supuestamente proyectan tomar el agua, el conflicto también va a ser para las comunidades que viven actualmente en el barrio Boquerón y en la misma ciudad de Ibagué. Esta comunidad en particular va a tener serios conflictos con esta iniciativa improvisada y politiquera del Gobierno Nacional. A pesar que no ha habido una socialización del tema, la comunidad viene rompiendo ese silencio y viene motivando reuniones para tratar el tema y exigir explicaciones.

– ¿Se viene desarrollando este megaproyecto de espaldas a las comunidades?

Claro. En el tema del agua sí. Al parecer proyectan traer agua utilizando el acueducto complementario de la región de Cocora; sabemos que ya han extendido tuberías y han invertido mucha plata en eso, pero no han consultado a la comunidad de Cocora. La comunidad de Cocora todavía no ha habido la primer convocatoria para tratar el tema. Todo parece indicar que han hecho reuniones para otras cosas y la estarían haciendo pasar como que ya socializó el tema con los habitantes de la zona. Los Conpes no han sido aprobados por las comunidades.