“Señor Presidente: El Paro sí es justo”

0
129
Campesinos: Líder Montoya Salazar y Fabián Bohórquez Bedoya. Foto Nelosi

Nelson Lombana Silva

Como el presidente de la república de Colombia, Juan Manuel Santos Calderón, ha venido diciendo con todo el cinismo del mundo que el paro nacional agropecuario y popular que se viene desarrollando es injusto y que además, es presionado por la guerrilla, dos veteranos campesinos del corregimiento de San Juan de la China, les han salido al paso a esas aseveraciones y con decencia y argumentos señalan que es un paro justo en todo el sentido de la palabra. “Yo le diría al presidente de la república, con todo respeto y respetando la constitución nacional, que el paro sí es justo”, afirma Líder Montoya Salazar.

Son numerosos los argumentos que el labriego expone para sustentar esta afirmación. Entre otros, el incumplimiento del gobierno nacional a lo pactado en el pasado paro cafetero, la carestía de los insumos como abonos, herbicidas e insecticidas, lo mismo que la falta de vías y de comercialización justa. Según los labriegos, resulta más económico dejar perder los productos que sacarlos al mercado. Tienen el problema de los embargos ante la imposibilidad de cumplir con los créditos, hay al parecer $35 mil millones de pesos extraviados que la Federación Nacional de Cafeteros no quiere hacer claridad.

En ese sentido, los labriegos piden la democratización de la Federación y más que la democratización la extirpación de la corrupción galopante que al parecer hay dentro y fuera de dicha Federación. El gerente al parecer gana más de 50 millones de pesos mensuales, según los labriegos, en detrimento de los sueños y las esperanzas de los pequeños y medianos caficultores.

Sobre la eterna estigmatización de que toda protesta en el país es orden de la insurgencia, don Líder Montoya Salazar, señala: “El señor presidente de la república dice que este paro es manejado por la guerrilla. Yo digo: El que la usa, la imagina. Luego, ¿No es él el que está hablando con la guerrilla en la Habana (Cuba)? Repito: Él está allá con ellos”.

A través de un diálogo ameno en las instalaciones del Federico Lleras Acosta, al lado de la olla comunitaria, los dos campesinos argumentan las razones del paro indefinido, llamando a la unidad y a resistir hasta las últimas consecuencias. “El paro – dicen – es de carácter indefinido”.

El diálogo con los dos labriegos de esta zona cafetera del Tolima es el siguiente:

– Compañero Líder Montoya Salazar: ¿Por qué los campesinos se han declarado en paro nacional indefinido?

Estamos en cese de actividades porque necesitamos que el Estado nos de la plata que se está perdiendo en la Federación Nacional de Cafeteros, que es el famoso PIN que nos puso el presidente, necesitamos que se lo pague al campesino.

Segundo, que regulen el precio de los abonos, porque el abono está muy caro. Otro problema: El problema del Agro: Allá tenemos café, panela, de todo, pero llegamos a la ciudad y tenemos que prácticamente regalar esos productos, hay muchos intermediarios, son los que compran casi regalado y revenden quedándose ellos realmente con la ganancia y nosotros los campesinos solo nos quedamos viendo un chispero.

Esperamos con esta movilización conseguir algo. Queremos hacer una protesta pacífica, no queremos confrontaciones con nadie. Nosotros no somos amigos de la violencia y la agresividad, somos pacíficos. Esperamos que el Estado nos pare bolas, porque nosotros somos cafeteros, el corregimiento de San Juan de la China es el corregimiento más cafetero de Ibagué. Estamos produciendo el mejor café, hemos ganado premios en Chinchiná. Tenemos también el problema de los embargos. Hay mucha gente que está a punto de ser embargada sus fincas.

Pero el Estado no afloja. No nos da una oportunidad de pronto de refinanciar o condonar las deudas. Por eso estamos apoyando el paro, estamos presentes y vamos a acompañar a los compañeros de la salud, porque se supone que es un paro agrario y como todos estamos unidos y el dicho dice: “El pueblo Unido, Jamás será Vencido”.

– El gobierno nacional ha dicho que no se justifica el paro nacional agropecuario y popular. ¿Usted qué le responde al presidente de la república?

Yo le diría al presidente de la república, con todo el respeto y respetando la constitución nacional, que el paro sí es justo. Hay $35 mil millones de pesos embolatados de los cafeteros que no aparecen. Solo nos ofrecen una ayuda mínima por cada carga y a unos se la dan y a otros no.

Necesitamos que la federación nacional de cafeteros sea reestructurada. Se acabe y surja otra, porque en estos momentos la federación es enemiga de nosotros los campesinos. Tenemos al señor Genaro que se está ganando $50 millones de sueldo y siempre nos está clavando el cuchillo.

– Es decir, ¿Los campesinos caficultores estarían de acuerdo con la democratización de la Federación Nacional de Cafeteros?

Principalmente que se acabe con la corrupción que hay por dentro. Porque si hay corrupción por fuera, cómo será por dentro. Siempre el campesino ha sido mirado por debajo.

Ahora, el señor presidente de la república dice que este paro es manejado por la guerrilla. Yo digo: El que la usa la imagina. Luego, ¿No es él el que está hablando con la guerrilla en la Habana (Cuba)? Repito: Él está allá con ellos. Nosotros venimos al paro porque el mismo Estado nos obliga a salir a protestar. Si el Estado nos cumpliera a nosotros, como colombianos, como cafeteros, como agricultores, no sería necesario estar por aquí. Pero como desgraciadamente el Estado se acostumbró que por todo sea un paro.

Le pedimos al presidente de la república que en vez de pensar de que somos movilizados por la guerrilla o somos guerrilleros, que mejor se siente a dialogar con nosotros los campesinos así como está negociando con los jefes de las Farc.

– ¿Cuántos días están dispuestos los campesinos a estar en esta protesta de carácter nacional?

Nosotros tenemos acá el paro indefinido. Nosotros estamos en pie de lucha. Así sea uno, dos, tres o cuatro, pero estamos firmes en la lucha. Si el presidente dice que hoy o mañana hubo negociación, inmediatamente regresaremos al surco. Nosotros somos gentes de trabajo, no estamos acostumbrados a esto. Repito: El Estado nos obliga a salir, porque el Estado tiene abandonada las carreteras, los puestos de salud, colegios, toda esa vaina y eso que estamos cerquita a Ibagué, estamos pegaditos, prácticamente. Sin embargo, el Estado nos ha tenido aplanchados.

Ahora, con el temita que toda movilización que se hace que es de la guerrilla. Nosotros venimos a conciencia de nosotros, viendo el problema que tenemos. Vemos que si la caficultura se acaba qué vamos a hacer los 300 mil caficultores sin empleo. ¿Para dónde vamos a coger? Se nos ha dicho que acabemos con el café. Me pregunto: ¿Será que con dos vacas vamos a mantener la familia? El café es de nosotros, es una tradición y no lo podemos dejar acabar.

– ¿Cuál sería la principal causa de toda esta tragedia que viene soportando el campesino colombiano?

Es indudable, tiene nombre propio: Tratado de Libre Comercio, TLC. ¿Cómo la federación nacional de cafeteros va a traer café para Colombia, viendo que acá tenemos? ¿Cómo se le ocurre al gobierno traer maíz para Colombia? Lo correcto es generar fuentes de trabajo para que los campesinos siembren y produzcan el maíz acá. Lo mismo sucede con el arroz. Tenemos claro los campesinos que el Tratado de Libre Comercio es lo más mortal para Colombia.

– Estamos también con el campesino Fabián Bohórquez Bedoya. Según su criterio, ¿Por qué los campesinos se están movilizando?

Nosotros nos estamos movilizando porque el asunto de la crisis cafetera. Principalmente que el gobierno no nos quiere pagar los bonos que nos ofreció como subsidio, éstos quedan trancados en la Federación Nacional de Cafeteros. Le estamos exigiendo al gobierno que cumpla lo pactado en el primer paro cafetero que hicimos, como bajar el precio de los insumos como abonos, herbicidas, insecticidas. El gobierno ha hecho lo contrario: En vez de bajar los precios, los ha subido, para de esa alza darnos el supuesto bono y antes quedar ganancias para ellos.

El gobierno nos tiene abandonados totalmente. Nosotros estamos trabajando el campo con hacha y machete, no tenemos ni la menor idea de civilización como maquinaria. Estamos atrasados 50 años. Esa es la raíz de la crisis porque no hay diversificación de productos, los precios para los productos que producimos no sirve para nada. Estamos produciendo a pérdida. Es más rentable dejar perder los productos que sacarlos al mercado. Ahora, por ejemplo, se está perdiendo naranjas, aguacates y muchas más frutas porque si recolectamos eso y lo traemos al mercado, los campesinos perdemos plata.

– ¿Eso quiere decir que sí es justa la movilización de los campesinos en el marco del paro nacional agropecuario y popular?

Claro, es justa. No es como dice el gobierno que es injusta. Es justa porque nosotros tenemos el derecho de la petición como ciudadanos y como campesinos colombianos tenemos el derecho de protestar para que el gobierno cumpla lo que promete. El gobierno nos ha prometido muchas cosas y todas las cosas son volumen que no las cumple, solo las publica y toda esa cosa, todo muy hermoso lo que dice el presidente cosas muy grandes pero no las cumple. Es solo bla… bla…blá… Ese es el origen de la crisis que tenemos: El gobierno no cumple con el campo absolutamente nada. No tenemos vías medianamente transitables, no tenemos salud, no tenemos educación buena. El campo está abandonado en su totalidad. Claro, como no somos ni una multinacional o transnacional que le está pintando negocios grandes al gobierno de minería, de carbón, de esmeraldas, de piedras preciosas; nosotros no somos grandes y el gobierno le pone cuidado es a los grandes. Los pequeños no tenemos valor real para el presidente de la república.

– Don Fabián, ¿Cuánto tiempo lleva usted cultivando la tierra?

Toda la vida. Diga usted: 35 años. Me gusta mucho el campo porque yo estuve viviendo en la ciudad de Bogotá 26 años trabajo. Después me vine nuevamente para el campo porque me ha gustado toda la vida.

Ahora, me pongo a pensar la situación de mis abuelos, bisabuelos, de mi padre y concluyo que todos los sistemas gubernamentales nos han tenido en un atraso absoluto. Estamos condenados a estar allá en las peores condiciones e incluso, que no tenemos derecho de salir a la ciudad. Creo que nosotros también tenemos derecho a la ciudad a descansar, comprar una casa con los pocos ahorros, pero como tales ahorros no los hay.

– ¿Qué llamado quiere hacerle a todos los campesinos del Tolima y de Colombia?

Quiero aprovechar el espacio para decirle a todos los compañeros campesinos de Colombia que hay que apoyar con decisión la lucha. Nosotros estamos en el hospital Federico Lleras Acosta, apoyando la salud. Aquí estamos radicados para que vengan todos los campesinos del Tolima, especialmente los vecinos de nosotros de allá San Juan de la China, en todas las zonas cafeteras, los esperamos aquí porque tenemos que seguir porque este para es indefinido. El paro no es para dar una vueltica por la ciudad y nos regresamos, no, esto es un paro indefinido. Hay que estar presentes.