Agencia Prensa Rural

El día de hoy, hacia las dos de la tarde, miembros del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de la Policía agredieron a la compañera del equipo de reportería de la Agencia Prensa Rural Verónica Luna, en la región del Catatumbo, después de haber realizado tomas de los enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía en Tibú entre los sitios conocidos como El Tablazo y Santa Rosa.

esmad_catatumbo

Durante el acto de agresión contra la libertad de prensa, un capitán del Esmad, de ojos azules, arrinconó a nuestra compañera, la intimidó, la golpeó en las manos y le decomisó la cámara de video así como el celular de ella. Después de un rato el mismo sujeto rompió la Handycam, robó las tarjetas de memoria tanto de la cámara como del celular con la información recolectada durante los últimos días e intentó hacer un acto de empadronamiento.

Es de anotar que la cámara era la única con la que contaba Prensa Rural en la región y será difícil remplazarla por los limitados recursos con los que cuenta la agencia.

Durante el enfrentamiento, un miembro del Colectivo Brecha que se encontraba haciendo el reporte fue agredido con balas de goma en nariz, mentón y costillas así como herido en un talón de aquiles con el disparo de una bala de gas lacrimógeno.

Este acto vandálico se suma a los ataques reiterados a nuestro portal www.prensarural.org y a toda una campaña de desprestigio contra la agencia por parte del poder mediático y gubernamental y a ataques de la Policía contra los reporteros de Telesur, uno de los cuales fue agredido por la Policía hoy disparándole balas de goma, afortunadamente sin mayores consecuencias, lo cual demuestra que en Colombia no existe libertad de prensa.

Mientras Telesur y Prensa Rural han dejado en evidencia los verdaderos culpables de la violencia en el Catatumbo que dejan hasta el momento un saldo de decenas de heridos y cuatro asesinados por las Fuerzas Armadas, los grandes medios como RCN y Caracol se han dedicado a mentir y a encubrir los crímenes de Estado para engañar a la opinión pública de tal forma que el gobierno evada su responsabilidad de solucionar por medio del diálogo la grave crisis que afrenta el Catatumbo por cuenta del abandono estatal y la ambición del capital transnacional.

El Comité Nacional del Paro Minero colombiano denunció esta semana el fallecimiento de dos personas, a causa de la inhalación de gases lacrimógenos, durante la violenta represión policial del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) del departamento de Risaralda (centro).

Por otro lado, la movilización en el Catatumbo, que comenzó de manera pacífica, ha dejado un saldo de cuatro agricultores muertos y más de 50 heridos.

Ambos sectores han denunciado la falta de voluntad de diálogo del presidente Santos, ya que el Gobierno condiciona las conversaciones al levantamiento de las vías.