Exitoso VII Congreso Nacional de Estudiantes de Secundaria

andes

Sebastián Forero
Redacción juvenil

Ibagué, la capital musical de Colombia, se vistió de alegría en el marco de la realización del VII Congreso Nacional de Estudiantes de Secundaria, un evento que pone de presente el nivel de organización y de formación política de los estudiantes secundaristas organizados en el país. Este magno evento realizado del 15 al 18 de agosto logró congregar a más de 600 estudiantes de 24 departamentos del país, donde se llevaron discusiones de alto nivel sobre el modelo de educación imperante en el país, y las apuestas del movimiento de secundaria de cara a construir una educación distinta, democrática, laica, acorde a los intereses del pueblo colombiano.

El equipo de redacción juvenil de VOZ tuvo la oportunidad de conversar con Jhonny Marín, coordinador del Congreso, quien nos explicó en detalle los pormenores de la realización del mismo. En primer lugar, cabe resaltar la diversidad de la participación de los estudiantes, provenientes “tanto del país urbano, como del país rural, con diferentes experiencias y realidades pero sobre todo con puntos en común, que logran ubicar la crisis de la educación colombiana”, señaló Marín.

De este escenario es importante resaltar la protagónica participación de la Asociación Nacional de Estudiantes de Secundaria (Andes), la Asociación Secundarista de la Orinoquia Colombiana (AESO), la Coordinadora Distrital de Estudiantes de Secundaria (CDES) y la Asociación de Estudiantes de Secundaria de Cundinamarca (Adescun). No obstante, hay que tener en cuenta la importante participación de consejos estudiantiles, grupos de estudio, culturales y deportivos que también hicieron grandes aportes.

En segundo lugar, el alto nivel de discusión de los estudiantes puso en evidencia los procesos de acumulación que se vienen dando desde el ámbito local y regional. Entre los temas de debate que tuvieron lugar en el histórico Colegio San Simón, se destacaron, según Marín, “la financiación, el bienestar estudiantil, la militarización y el problema de la calidad y los fines de la educación. Pero también otros temas que parecen no ser importantes pero son reales en nuestras escuelas, como es el problema del matoneo, el arte, la cultura y el deporte. De igual forma, discutimos el papel de la escuela en un posible escenario de postacuerdo de finalización del conflicto, como la necesidad de la paz con justicia social”.

Un tercer elemento se encuentra en la construcción colectiva de una agenda de movilización para este periodo caracterizado por el continuismo del modelo actual y al cual Juan Manuel Santos no pretende hacer modificación alguna, a pesar de sus declaraciones demagógicas. En este sentido, se elaboró por parte de los estudiantes un pliego de peticiones con reivindicaciones muy claras, que simbolizan una hoja de ruta para este nuevo periodo.

El pliego contiene tres puntos en los que se enmarcan las grandes luchas del movimiento secundarista actualmente. De este modo, busca “conquistar el incremento integral al presupuesto para la educación pública, sumar esfuerzos en la batalla contra el militarismo y lograr el acceso a la educación pública superior como derecho y no como privilegio de aquellos que puedan pagarlo para ingresar a esta”.

Finalmente, el Congreso fue enfático en el llamado a aunar esfuerzos en la concreción de un acuerdo que permita la solución política al conflicto armado que vive el país y la construcción de una paz plena con democracia y justicia social. Así mismo, hizo ahínco en apoyar la campaña por el desmonte del Esmad y contra la militarización de la vida escolar, que ha llevado a múltiples jóvenes a ser víctimas de batidas por parte del Ejército. De igual forma, invitó a la solidaridad con las distintas luchas que se están llevando a cabo por el pueblo colombiano de diversa índole, agrarias, estudiantiles, sindicales, entre otras.