Paz sin diversidad no hay

0
Paula Márquez, líder de la ciudadanía LGBTI.

La ciudadanía LGBTI se moviliza para exigir igualdad de derechos ante la sociedad y el Estado.

Paula Márquez, líder de la ciudadanía LGBTI.
Paula Márquez, líder de la ciudadanía LGBTI.

Desde diferentes regiones y plataformas, la ciudadanía de lesbianas, gays, bisexuales, transgeneristas e intergéneros (LGBTI), se ha venido movilizando durante el mes de junio para promover garantías de derechos y exigencias en equiparación de los mismos a nivel nacional.

El pasado domingo en la ciudad de Bogotá se llevó a cabo una manifestación multitudinaria y colorida, y más allá de un desfile gay, esta ciudadanía le expresó a la sociedad unas reivindicaciones políticas claras, sin obviar los hechos históricos que coadyuvaron a su propia organización.

La marcha ha surgido como un ejercicio simbólico de reconocimiento ciudadano. Se conmemoran los 46 años del levantamiento del Stonewall de Nueva York, un bar gay que el 28 de junio de 1969 fue escenario del levantamiento de miles de personas lesbianas, gays y transexuales, y que dio paso al surgimiento del movimiento LGTBI. Las manifestaciones, que duraron tres días, enfrentaron la represión policial contra el Escuadrón de la Moral Pública que arrestaba a las personas que no estaban vestidas según su “sexo biológico”, el cuestionamiento sexual existente, la monogamia impuesta por la Iglesia, entre otros.

En Bogotá, esta jornada se llevó a cabo con mucho éxito y colorido. Como antesala de la jornada, se desarrollaron escenarios preparatorios y académicos. Paula Márquez, del Colectivo León Zuleta, nos cuenta que desde el día viernes delegaciones de diferentes ciudades del país se dieron cita en la capital para asistir a una escuela de la ciudadanía LGBTI, donde participaron diferentes plataformas y organizaciones.

También menciona que “la escuela trabajó talleres del reconocimiento del cuerpo desde lo político y como ejercicio de empoderamiento. También hablamos de las políticas públicas para el país y la consolidación de la plataforma donde nos encontramos”. En esta escuela participaron cerca de cien personas de las regiones más apartadas como Leticia, Norte de Santander y la Costa.

Además de estos elementos, también se menciona la necesidad de que en Colombia exista un cambio en los tratamientos jurídicos a esta ciudadanía, y en ese mismo orden, “exigiendo a la Procuraduría que se ponga traspiés a los avances, en tanto nos reconozcan como una población en igualdad de derechos, un ejemplo de ello es el matrimonio en parejas del mismo sexo, como ocurrió esta semana en EEUU, que se aprobó el matrimonio en todos los estados federados, pero en Colombia estos derechos aún son negados”, argumenta Paula.

Estas reivindicaciones propias del sector LGBTI también pasan por el reconocimiento de derechos en el ámbito económico, laboral y social. Paula cuenta que “se han presentado hechos de violencia reiterativa en todo el país contra las personas LGBTI, pero cuando se quiere hacer la denuncia, son tratados como hechos aislados, como crímenes pasionales, amorosos. Para nosotras estos crímenes por sus condiciones, responden a crímenes de odio, que han sido tergiversados”.

Paula, quien además de pertenecer al Colectivo León Zuleta es la responsable ante el comité central de la Juventud Comunista de este sector social, nos comenta que en este momento la JUCO trabaja por fortalecer la formación, sensibilización e iniciativas que logren avanzar en propuestas de cara a la sociedad y en función de una paz que vincule los diferentes sectores. “Para nosotras, paz sin diversidad no hay”. Igualmente, como sector se preparan para participar en el foro de diversidad por la paz.