ONU: “El bloqueo es una agresión flagrante contra el pueblo cubano”

0
119
Canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

Estados Unidos e Israel fueron los dos únicos países en el mundo que votaron en favor de mantener el criminal bloqueo económico y comercial contra Cuba. El resto, 199 naciones, se pronuncian resueltamente por levantar esta sanción

Alberto Acevedo

En una contundente y enérgica decisión, la Asamblea General de las Naciones Unidas, en sesión llevada a cabo el pasado martes 27 de octubre, condenó el bloqueo económico, financiero y comercial, que durante más de cinco décadas los Estados Unidos han mantenido sobre Cuba. Un informe previo a la resolución, presentado por el canciller cubano, Bruno Rodríguez Parrilla, estima que las pérdidas materiales acumuladas durante más de medio siglo de bloqueo, ascienden a 833.755 millones de dólares.

La votación de las Naciones Unidas fue de 191 votos a favor del levantamiento del bloqueo y solo dos votos en contra, los de Estados Unidos e Israel. Por 24 años consecutivos, la Asamblea General ha condenado el régimen de sanciones impuesto arbitrariamente a un país, el más largo en la historia de la humanidad.

En esta ocasión, es la primera vez que se produce esta condena después de que Cuba y Estados Unidos establecieron relaciones formales y reabrieron sus embajadas, en diciembre pasado. En este sentido, el canciller cubano fue enfático en señalar que pese a la normalización de relaciones, poco se ha avanzado en el levantamiento de las sanciones económicas y mientras persista el bloqueo, “seguiremos presentando la resolución ante las Naciones Unidas”.

En fuentes diplomáticas cercanas a la Casa Blanca se especuló durante varias semanas, que por el hecho de mantener los dos países relaciones formales, la misión diplomática norteamericana en las Naciones Unidas se abstendría de votar la resolución, como gesto de buena voluntad hacia Cuba. Pero a última hora votó por el mantenimiento del bloqueo, hecho insólito hacia un país al que considera amigo.

En una declaración salpicada de cinismo, el representante norteamericano, Ronald Godard, dijo que su país votaba en contra, al considerar que la resolución “no representa” los pasos para el acercamiento, dados en los últimos meses. “Lamentamos que el gobierno de Cuba haya elegido seguir adelante con su resolución anual. El texto no representa los pasos significativos dados y el espíritu de compromiso que el presidente Obama ha defendido. Si Cuba cree que este ejercicio va a ayudar a que las cosas avancen en la dirección que los dos gobiernos han indicado que esperan, está equivocada”, puntualizó Godard.

Aislado Estados Unidos

En el texto que entregó al organismo multilateral, el canciller Bruno Rodríguez consigna el “beneplácito” por el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre su país y Estados Unidos y reconoce “la voluntad” expresada por Obama de trabajar en dirección a la eliminación del bloqueo.

Pero al mismo tiempo expresó la preocupación del gobierno cubano por la continuidad de esa política de aislamiento y por los “efectos negativos” que ello tiene sobre los cubanos. En este sentido llamó a la comunidad internacional a tomar medidas “en el plazo más breve posible” para derogar o dejar sin efecto el criminal embargo.

La fundamentación que presentó Estados Unidos, en contra de la resolución, dijo el canciller cubano, tiene argumentos que resultan insustanciales. “Utilizan pretextos relacionados con el contenido de la resolución, reconocen los progresos diplomáticos y encomian la actitud de Obama de involucrarse con el Congreso para ir contra el bloqueo y vota aquí a favor del bloqueo”, afirmó el funcionario en una rueda de prensa el mismo martes.

Rodríguez dijo además que “el Congreso de EE.UU. no ha aprobado en los últimos 10 meses ninguna enmienda para levantar el bloqueo, lo que ha hecho es reforzarlo. Cuba nunca ha aplicado ninguna medida en contra de los Estados Unidos, ni ha obstaculizado el comercio entre Cuba y Estados Unidos, ni ha prohibido la libertad de viajar de los estadounidenses. El levantamiento del bloqueo no solo beneficiaría a los cubanos sino también a los ciudadanos estadounidenses”, puntualizó.

Rodríguez recordó, en la motivación de la resolución aprobada por la ONU, que pese a los avances en la relación bilateral no hubo “ninguna modificación tangible” en “la práctica del bloqueo”. (…)”No debemos confundir la realidad con los deseos ni las expresiones de buena voluntad; en asuntos como estos solo puede juzgarse a partir de los hechos, y los hechos demuestran, con toda claridad, que el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto contra Cuba está en plena y completa aplicación”.

Amplia solidaridad

El diplomático manifestó además que el embargo “es una violación flagrante, masiva y sistemática de los derechos humanos de todos los cubanos” e insistió en que es “el principal obstáculo para el desarrollo económico y social” de la isla.

La discusión sobre el proyecto de resolución condenatoria del bloqueo, fue un espectáculo de solidaridad internacional hacia el pueblo cubano. El delegado de Malasia defendió la propuesta en nombre de los diez países miembros de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático, Asean. Paraguay lo hizo en nombre de Mercosur. Ecuador tomó la vocería, en el mismo sentido, en representación de la Celac. Luxemburgo expresó de igual manera su solidaridad con el pueblo cubano en nombre de la Unión Europea. Jamaica habló en representación de los países del Caricom.

El delegado de Sierra Leona condenó el bloqueo a Cuba en nombre del Grupo Africano. Kuwait lo hizo a nombre de la Organización Islámica de Cooperación, en tanto que Sudáfrica tomó lo vocería, en igual sentido, a nombre del poderoso grupo de los 77+China. La misma postura asumió el grupo de los Países no Alineados. En forma individual, se pronunciaron por el levantamiento de las sanciones a Cuba los gobiernos de Rusia, China, Vietnam, Egipto, India, Irán, Argelia, Islas Salomón. Seguidos de un grupo de países latinoamericanos, entre quienes se contaron Colombia, Venezuela, y México.