Militares ucranianos matan a una niña, una ciudad se rebela

0
136
Foto: Denis Grigoryuk/AntiMaidan

Kostyantynivka es parte de la República Popular de Donetsk (DNR) y participó en el referendo del 11 de mayo de 2014 sobre la independencia. Ha sido ocupada por fuerzas leales a la junta militar de extrema derecha en Kiev desde el verano pasado.

Foto: Denis Grigoryuk/AntiMaidan
Foto: Denis Grigoryuk/AntiMaidan

Greg Butterfield

La ciudad de Kostyantynivka en el noreste de Donetsk estalló en rebelión el 16 de marzo después de que militares de Ucrania que conducían un tanque giraran en contravía, destrozaran un semáforo y golpearan a los peatones en la acera.Workers World
Traducción de David Moreno para SemanarioVoz.com

Polina, de 8 años de edad, murió en el acto. Su madre fue hospitalizada en estado crítico, mientras que su hermana menor no tuvo lesiones graves, protegida por el cochecito en el que viajaba.

Testigos dijeron que los militares ucranianos, leales al gobierno golpista en Kiev, estaban borrachos.

Cuando las noticias de la tragedia se propagaron, cientos de residentes salieron a las calles para exigir la retirada de las tropas ucranianas de la ciudad.

Kostyantynivka es parte de la República Popular de Donetsk (DNR) y participó en el referendo del 11 de mayo de 2014 sobre la independencia. Ha sido ocupada por fuerzas leales a la junta militar de extrema derecha en Kiev desde el verano pasado.

La DNR y su vecina República Popular de Lugansk abarcan la región minera de Dombás, conocida también como Nueva Rusia, anteriormente parte del sureste de Ucrania.

Treinta personas volcaron un coche de policía en la escena. Un grupo de residentes marchó a un albergue de las tropas de ocupación, donde arrojaron piedras, rompieron ventanas y prendieron fuego a neumáticos (TASS, 17 de marzo).

Mientras tanto, decenas de manifestantes se apoderaron de un edificio de la administración local, donde izaron la bandera negra, azul y roja de la República Popular de Donetsk. «El pueblo de Kostyantynivka quiere que Nueva Rusia envíe tropas», dijo un hombre local llamado Alexander a la agencia de noticias Russia Today.

La junta de oligarcas, políticos neoliberales y neonazis respaldados por Estados Unidos se movió rápidamente para sofocar la revuelta. Los cuatro soldados del tanque fueron retirados de la ciudad. El Ministerio del Interior autorizó a la Policía usar fuerza letal contra los manifestantes. Un escuadrón del fascista Sector Derecho fue enviado a la ciudad para impartir castigo (Sputnik, 17 de marzo).

En la mañana del 17 de marzo, el levantamiento espontáneo fue sofocado. Muchas personas fueron arrestadas. Habitantes locales informaron de disparos esporádicos durante todo el día.

«La policía identificó y detuvo a un número de personas que participaron activamente en los disturbios masivos y prendieron fuego a vehículos en la ciudad de Kostiantynivka el 16 de marzo. Todavía se están tomando medidas restrictivas contra ellos», informó Olga Yurasova, secretaria de prensa de la policía regional controlada por Ucrania (Tass, 18 de marzo).

Uno de los «desaparecidos» fue Denis Chubaka, un periodista local y líder del Partido Comunista. Chubaka fue una de las primeras personas en la escena después del accidente, y sus fotos circularon en redes sociales e informes de noticias de todo el mundo. Fue «secuestrado por desconocidos vestidos con uniformes militares» en camino a su trabajo el 18 de marzo (Fort Russ, 19 de marzo).

A pesar de la represión, y de ser denunciadas por Kiev como «colaboradores terroristas», más de cien personas salieron de nuevo el 18 de marzo hasta el lugar de la muerte de Polina, donde improvisaron un monumento de flores y juguetes.

El jefe de la policía anunció el arresto de dos hombres más el 20 de marzo, informó Novorosinform. Los detenidos enfrentan hasta ocho años de prisión.

‘Vuelo Interrupido’: recordando a los niños de Dombás

El 17 de marzo, cientos de personas se reunieron en la plaza de Lenin en Donetsk, la capital de la DNR, para una manifestación titulada «Vuelo Interrumpido», en recuerdo de Polina y otros niños fallecidos en la guerra de Kiev y Washington contra el pueblo de la región minera de Dombás.

Las personas encendieron velas conmemorativas en la base del monumento al líder soviético V.I, Lenin y levantaron pancartas denunciando a la OTAN y la Unión Europea por su apoyo al fascismo en Ucrania. Una pantalla gigante sobre la plaza mostró fotos de niños muertos en la guerra.

Hasta el 6 de febrero, según las Naciones Unidas, al menos 59 niños habían muerto y más de 150 heridos desde que el régimen de Ucrania comenzó su llamada Operación Antiterrorista. La ONU registra cerca de seis mil muertes en total, pero admite que este número es más bajo que las cifras reales.

Los servicios de inteligencia alemanes estiman el número real de muertos en cerca de 50 mil (Frankfurter Allgemeine Sonntagszeitung, 8 de febrero).

Funcionarios de la DNR, que denuncian el comportamiento de las tropas de ocupación de Ucrania como una violación del último acuerdo de alto el fuego que entró en vigor el 15 de febrero, dijeron que considerarían una ofensiva para retomar Kostyantynivka si la represión continúa.

El coronel Cassad, un respetado comentarista sobre asuntos militares en Nueva Rusia, explicó: «El epicentro de los disturbios se encuentra en una zona llena de fuerzas de la junta… Así que sin ayuda externa, los disturbios no podrían llevar a la destitución del poder de la junta en Kostyantynivka ni a la difusión de la resistencia a las ciudades vecinas.

«Militantes del Sector Derecho y militares altamente motivados fueron llevados a la ciudad, después de lo cual siguieron el barrido y las detenciones…

«Sin embargo, estas protestas mostraron que el régimen de ocupación se basa en la violencia desnuda, y si la junta sufre una derrota militar, entonces nuestros soldados serán recibidos como libertadores en los asentamientos donde se elimine el régimen de la junta» (Coronel Cassad blog en inglés 18 de marzo).

Workers World
Traducción de David Moreno para SemanarioVoz.com