Más falsos positivos: Acusación contra ocho militares

0
Aún quedan muchos casos de falsos positivos por esclarecer. Foto Notimundo.

Ramiro Orjuela, abogado dedicado a esclarecer casos de falsos positivos en el departamento del Meta, forma parte de la lista de amenazados por grupos paramilitares

Aún quedan muchos casos de falsos positivos por esclarecer. Foto Notimundo.
Aún quedan muchos casos de falsos positivos por esclarecer. Foto Notimundo.

Kikyō

La Unidad de Derechos Humanos de la Fiscalía General de la Nación profirió resolución de acusación en contra del mayor del Ejército Germán Enrique Bermúdez Olaya, el sargento segundo Evelio Muñoz Duarte, los soldados profesionales Henry de Jesús Gallego Castaño, Oliverio José Ríos, Luis Carlos Batero Manzo, José Fabián Rivera Cupitra y José Reinel Rodallega Arboleda, así como contra el paramilitar Diego Fernando Oviedo Gutiérrez, como presuntos coautores responsables de la desaparición forzada y homicidio en persona protegida del señor Wilson Monroy Galindo, en hechos ocurridos el 17 de agosto de 2006, en la vereda Palmeras del poblado de Santodomingo en el municipio de Vista Hermosa en el departamento del Meta.

Los militares en mención pertenecían en ese entonces a la sección “Anaconda” dependiente de la Brigada Móvil Nº 4 del Batallón de Contraguerrillas Nº 42.

Para la época de los hechos se desarrollaba en la región la operación militar “Jericó”, misión táctica Atalaya, y en medio de esta, según un informe del comandante de sección, se presentó un enfrentamiento entre soldados y la guerrilla de las FARC y como consecuencia de este combate se dio de baja a un guerrillero, que portaba un fusil.

Sin embargo la familia y vecinos de la víctima, el señor Wilson Vicente Monroy Galindo, afirmaron que este se dedicaba a actividades del campo y cuidaba un predio rural de la zona, en donde se cultivaba hoja de coca.

Los testimonios de los conocidos registrados en las indagatorias dan cuenta de que el hombre fue sacado por la tropa y mantenido en su poder por un tiempo considerable y finalmente fue vestido con prendas militares y asesinado con armas de largo alcance y alta velocidad, para posteriormente reportarlo como guerrillero muerto en combate.

Justicia Penal Militar

La Fiscalía señaló en su momento, al proferir medida de aseguramiento que: “En aras del desarrollo de este pronunciamiento, tenemos que reseñar que el diligenciamiento en su fase primaria corrió por cuenta de la Justicia castrense, concretamente el Juzgado Dieciocho Penal Militar, y, desde entonces preocuparse solo por allegar las acomodadas y casi calcadas exposiciones de los militares produce un extenso pero no jurídico pronunciamiento que le ponía fin a la irregular investigación preliminar, disponiendo su archivo, esto es, dando por sentada la hipótesis militar, desconociendo por completo su antítesis”.

Por ello la delegada de la Fiscalía adelantó investigaciones paralelamente con el objetivo de confirmar las versiones de los militares, situación que le dio argumentos valiosos y de peso para atribuirle el conocimiento del hecho en la jurisdicción ordinaria y evidenciándose la colisión de competencia, la cual fue negada por la Justicia castrense y atribuida posteriormente por el Consejo Superior de la Judicatura al encontrar argumentos fuertes de la Fiscalía.

El abogado Ramiro Orjuela, quien está amenazado luego de haber obtenido estos éxitos jurídicos que han llevado a la cárcel a varios militares, le dijo a VOZ que seguirá en defensa de las víctimas de los llamados falsos positivos en el departamento del Meta, en donde esta práctica fue aberrante.