Magdalena: Dramática realidad social

0
Niños colombianos en situación de miseria.

En el Magdalena diariamente mueren más niños de los que murieron en Fundación

Niños colombianos en situación de miseria.
Niños colombianos en situación de miseria.

Alejandro Arias

Las cifras reveladas por el PNUD, al evaluar el logro de los Objetivos del Milenio del Magdalena en 2012, nos indican que en este departamento literalmente mueren más niños diariamente que la cantidad que murió en el trágico incendio del pasado 18 de mayo en Fundación. La diferencia es que no todos mueren en el mismo lugar y tampoco se exhiben en cuerpo presente, todos van muriendo en el anonimato.

Condiciones de pobreza

De acuerdo con la Unicef, la pobreza impide disfrutar de su infancia a millones de niños de todo el mundo. La pobreza les priva de las capacidades que necesitan para sobrevivir, desarrollarse y prosperar. Les impide disfrutar la igualdad de oportunidades. Aumenta su vulnerabilidad a la explotación, el abuso, la violencia, la discriminación y la estigmatización. Las cifras de los últimos años evidencian las circunstancias de vulnerabilidad de los niños del Magdalena, las cuales resultan ser realmente pasmosas.

Según el reporte final del Registro Único de Damnificados de áreas afectadas por las inundaciones sucedidas a causa del invierno 2010 y 2011, realizado por el DANE, el Magdalena fue uno de los departamentos más afectados por la ola invernal en la que resultaron comprometidos 28 de sus 29 municipios.

En total, para el periodo 2010-2011, en el Magdalena se registraron 65.030 hogares potencialmente damnificados y 29.442 hogares potencialmente afectados. Los municipios con mayor número de hogares afectados fueron El Banco y Plato. En los que se cuentan 235.509 personas potencialmente damnificadas y 114.534 potencialmente afectadas.

Menores damnificados

De estas cifras se destaca la alta proporción de damnificados menores de 15 años. La afectación de este grupo etario superó el 30% del total de damnificados con picos en los municipios de Aracataca (44.6%), Pijiño (40%) y El Retén (39.9%). Uno de cada cinco habitantes (22.6%) de este territorio fue afectado por la emergencia invernal 2010-2011.

Esta gente aún mantiene su condición de damnificada y afectada, respectivamente; aparte del colchón y los carritos que les regaló la gestora departamental, ni una sola política social se ha activado tendiente a mejorar sus circunstancias históricas y actuales.

Por otra parte el desempleo, a diferencia de lo que anuncia el Gobierno Nacional, en el Magdalena empeora. Hoy la economía agropecuaria tiene una menor participación en el Producto Interno Bruto (PIB) departamental. En efecto, en 2000 era el 21.2% y para el 2009 su participación ya había bajado al 16.3%. La economía departamental es pequeña en el concierto nacional y solo representa 1.35% del PIB nacional, lo que significa que es la economía regional número 20 de Colombia.

El PIB por habitante para el departamento de Magdalena es uno de los más bajos del país. En 2009 el del Magdalena era de $6’057.526 mientras que el promedio nacional fue de $11’306.299.

Hasta 2010 se estimaba en 37.20% el porcentaje de los colombianos que vivían en situación de pobreza, resultando los porcentajes del Magdalena aun mayores que los promedios nacionales. Para ese mismo año la Misión de Empalme para las Series de Empleo y Pobreza señaló que el 58.08% de sus habitantes era pobre. Esto quiere decir que en el Magdalena 697.802 personas viven con ingresos mensuales inferiores a $202.000, que es el valor de la línea de pobreza.

La población afectada por necesidades básicas insatisfechas en el departamento del Magdalena se estima en el 62.77%, muy por encima del promedio nacional que es del 27.78%.

Muerte anónima y sucesiva de niños

En 2010 la edad mediana de la población para el Magdalena era de 22.85 años, superior en más de cuatro años a la edad mediana en el Censo de 1993, y se presenta como producto de una reducción sensible de la población infantil.

La población menor de cinco años del Magdalena viene reduciéndose. Pasó del 14.8% en 1985 a 12.6% en el año 2005 y a 11.5% en 2011.

De acuerdo con el Informe Departamental de Infancia y Adolescencia 2011, en los últimos 25 años el Magdalena ha perdido 294.556 habitantes y hacia el 2015 perderá otros 51.392 habitantes.

Los niveles de desnutrición registrados en el Magdalena son muy superiores al promedio nacional. De acuerdo con datos de la ENDS 2010, la tasa de desnutrición global del departamento es del 6.83%, el doble del promedio nacional que se estima en el 3.43%.

Se estima que 17.247 menores de cinco años en el Magdalena sufren de desnutrición crónica, lo cual refleja la acumulación de una alimentación y nutrición inadecuada durante los primeros años de vida. Comparado con los demás departamentos de la región Caribe, el Magdalena presenta la segunda tasa más alta de desnutrición crónica.

Por otra parte, el Magdalena presenta la novena tasa más alta de mortalidad materna del país y la segunda de la región Caribe. Las principales causas de mortalidad materna en el país son prevenibles y están relacionadas con el proceso y calidad de la atención de las gestantes.

El departamento del Magdalena se encuentra muy por encima de la media nacional: ocupa el quinto lugar con más analfabetas entre todos los departamentos del país.

El drama del Magdalena empeora cuando a través de los medios nacionales tanto el Gobierno Nacional como los líderes regionales distorsionan esta realidad y nos hacen creer que allí está todo bien. Lo que explicaría el por qué, a pesar de tantos años y administraciones, nada se he hecho para remediarlo y el por qué se volvió costumbre enterrar en el anonimato tantos niños pobres a diario sin ningún remordimiento.

De ñapa: De los 29 municipios que regenta la Gobernación del Magdalena sólo siete han creado su respectivo cuerpo de bomberos. De estos siete municipios sólo cinco cuentan con carro de bomberos y de estos cinco sólo en tres funciona el carro de bomberos. Si el incendio se hubiere dado en cualquiera de los 29 municipios del Magdalena lamentablemente los 32 niños de Fundación estaban igualmente condenados a morir.