En medio de dos fuegos y a merced del Estado Islámico, los menores pueden ser reclutados para la guerra. La ONU pide abrir un corredor humanitario para que salga la población civil

Niños de Faluya, víctimas de la guerra.
Niños de Faluya, víctimas de la guerra.

Faluya, ciudad mártir de Irak, que en el pasado fue brutalmente bombardeada durante la invasión norteamericana a ese país, hoy se encuentra mayoritariamente en poder del Estado Islámico, y por consiguiente, entre dos fuegos, pues todavía no finalizan los bombardeos, esta vez por parte de las fuerzas regulares del régimen iraquí.

En medio de una impresionante crisis humanitaria, en la que escasean alimentos esenciales, energía eléctrica, agua potable, medicinas y hospitales, el Fondo para la Infancia de las Naciones Unidas, Unicef, acaba de lanzar, el pasado primero de junio, un llamado angustioso, en el que asegura que al menos 20 mil niños permanecen atrapados en esa ciudad, a merced del Estado Islámico.

“Unicef calcula que no menos de 20 mil niños permanecen atrapados en la ciudad”, dijo el representante de esa organización humanitaria en Irak, Peter Hawkins y agregó que corren el peligro de ser reclutados por la fuerza como combatientes. Los menores, dijo el funcionario, “sufren unos controles estrictos de seguridad, y pueden ser separados de sus familias”.

Unicef reclamó también a las fuerzas en contienda, abrir corredores humanitarios seguros que permitan evacuar a la población civil de Faluya. El organismo se queja de que el estado Islámico ha utilizado a la población civil como escudo humano en los momentos más duros de la guerra, lo que constituye un crimen de lesa humanidad. Entre tanto, fuentes distintas a la ONU dicen por su parte que el EI tiene al menos 3.500 esclavos en Irak, principalmente mujeres y niños.

Nadie les ayuda

Hace pocas semanas, las Naciones Unidas se pronunciaron también sobre la situación humanitaria en Irak e indicaron que solamente en Faluya hay unos 50 mil refugiados, asediados y a merced del Estado islámico. “Nadie les ayuda, nadie puede llegar hasta ellos”, dijo el representante noruego para los refugiados.

En esa ocasión, la ONU reclamó de las naciones industrializadas, una ayuda inmediata de 20 mil millones de dólares para socorrer a las víctimas de la guerra y de desastres naturales. Recordó en que si los gobiernos destinan apenas el uno por ciento del gasto militar, habría recursos suficientes para atender a unos 130 millones de seres humanos que sufren de esta condición en el planeta.

Junto a Alepo, en Siria, Faluya es una de las dos ciudades que han sufrido mayores destrucciones físicas, culturales y pérdidas humanas durante el conflicto que afecta al Oriente Medio. Pero Estados Unidos y otras potencias occidentales, en vez de facilitar acuerdos de paz, han pedido recursos económicos de emergencia para armar a grupos rebeldes a los que consideran una “oposición moderada”, para el caso de Siria. Pero los destinatarios de esa ayuda son verdaderos grupos terroristas, entroncados con el Estado Islámico en Irak.