La amenaza del nuevo Código del Trabajo en Ucrania

0
El nuevo Código de Trabajo es... lavar el carro de tu jefe, sin importar tu calificación

Un empleador puede despedir a trabajadores en masa “en relación con la difícil situación económica de la empresa” y sin los beneficios de compensación ni indemnización

Svitlana Tsiberganova

El nuevo proyecto de Código del Trabajo, que una vez más se está tratando de impulsar en el Parlamento de Ucrania, es una amenaza directa a los intereses de millones de ciudadanos. Sin embargo, las autoridades y los sindicatos “amarillos”, en connivencia directa con los empleadores, están haciendo todo lo posible para que los ucranianos no sepan nada acerca de esta amenaza. Los medios de comunicación “democráticos” no informan a la población sobre el contenido específico de un polémico proyecto de ley que ha provocado protestas por parte de la Organización Internacional del Trabajo.

El nuevo proyecto de Código del Trabajo legaliza las formas atípicas de empleo por fuera de las leyes laborales, y que pertenecen a la ley civil. Una persona que trabaja bajo la ley civil -de hecho, por prestación de servicios- no tienen garantizado el derecho a incapacidad por enfermedad, y en el caso de las mujeres no tienen derecho a licencia de maternidad manteniendo el empleo y los salarios, ni recibirá beneficios por maternidad. Cualquier empleado puede ser despedido de forma unilateral, a discreción del empleador. No recibirá los pagos al fondo de pensiones y de seguridad social, ni puede utilizar la antigüedad para pedir un aumento de sueldo.

La gente se verá obligada a hacer un trabajo que no se ajuste a sus competencias ni a la descripción del puesto. Por ejemplo, si el administrador le ordena al mecánico hacer limpieza de las instalaciones, éste tendría que hacerlo. Sin embargo, el empleador no se hace responsable de garantizar los medios de protección a los trabajadores, ni condiciones adecuadas para la aplicación de medidas de seguridad.

El tiempo de trabajo, la distribución del tiempo para el almuerzo, la nocividad de la producción y la seguridad de los trabajadores en el nuevo Código quedan “a discreción del empleador”. Dado el desempleo y la eliminación de la negociación colectiva, al tiempo que limita los derechos de los sindicatos, la gestión empresarial se llevará a cabo sólo a través de la prestación de servicios, pasando por alto las condiciones reales y regulaciones del trabajo, por lo que las leyes laborales -a partir de este proyecto- pasan a ser un pedazo de papel.

De acuerdo con un nuevo Código del Trabajo, los empleados sólo podrán apelar en retrospectiva las sanciones por “ausentismo” y “retraso”, el despido, aumento de las horas de trabajo, o su transferencia a un horario de trabajo diferente. Y un complejo sistema de multas reducirá los salarios de los trabajadores.

Un empleador puede despedir a trabajadores en masa “en relación con la difícil situación económica de la empresa”, sin compensación ni indemnización por despido, o transferirlos a formas atípicas de empleo, reducir los salarios, y desconocer convenciones colectivas del trabajo.

Como si fuera poco, el nuevo Código del Trabajo permite sin problemas prohibir el derecho de huelga, denegarle a los trabajadores la herramienta más eficaz de lucha organizada por sus derechos. Pero legaliza los paros patronales y permite llevar a cabo una vigilancia continua de los empleados, incluso utilizando videos en la corte como evidencia contra el empleado.

Es importante tener en cuenta que la redacción de este proyecto realmente no explica una serie de procedimientos legales que están intencionalmente escritos de forma ambigua y confusa. Esto le da a los empresarios la posibilidad de utilizar la ley de forma selectiva, siempre en su favor.

Las garantías sociales de un trabajo decente y seguro, la seguridad social, la salud y las prestaciones por maternidad, la indemnización y las normas de seguridad y obligaciones imperativas de la empresa se convierten en un privilegio para el empleado. Esto reduce considerablemente los ingresos reales de los ciudadanos de Ucrania y contribuye al crecimiento de accidentes de trabajo.

De hecho, este proyecto de ley laboral antiobrera legalizaría las formas ilegales y severas de la producción, tales como las minas clandestinas, o el trabajo de menores de edad, mientras que los derechos laborales de las mujeres se explican de forma muy vaga, lo que abre la posibilidad de su posterior explotación.

Por lo tanto, en resumen, este proyecto ha sido elaborado de tal manera que se restrinjen los derechos sindicales, al mismo tiempo que empodera extremadamente a los empleadores. Los sindicatos quedarían relegados en este nuevo Código del Trabajo. Anteriormente, el empleador estaba obligado a tomar en cuenta los derechos del sindicato y negociar con éste, pero ahora no se verá obligado a entrar en un diálogo con los empleados. Por lo tanto, el nuevo Código de Trabajo permite a los empleadores regir la vida y la salud de los trabajadores, y le dan el control total del lugar de trabajo.

Quienes redactaron esta ley es probable que lamenten que en nuestro país hace tiempo se haya abolido la servidumbre. Y, a su vez, tenemos que decidir si estamos dispuestos a convertirnos en esclavos de estos amos.

Liva
Traducido para SemanarioVoz.com por David Moreno