Informe humanitario 2013: Civiles, los más afectados

0
115
Jordi Raich, jefe de la delegación del CICR Colombia. Foto Redacción Derechos Humanos.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Colombia hizo un llamado a las partes en conflicto que negocian en La Habana a adoptar acuerdos de carácter humanitario para aliviar la situación de las víctimas

Jordi Raich, jefe de la delegación del CICR Colombia. Foto Redacción Derechos Humanos.
Jordi Raich, jefe de la delegación del CICR Colombia. Foto Redacción Derechos Humanos.

Redacción DD.HH.

Los departamentos más golpeados por el conflicto armado y la violencia en Colombia durante el 2013 fueron: Antioquia, Arauca, Caquetá, Cauca, Chocó, Meta, Nariño, Norte de Santander, Putumayo y Valle. Así lo dio a conocer el Comité Internacional de la Cruz Roja el pasado 11 de abril en su informe anual.

EL CICR documentó 617 casos de presuntas violaciones al derecho internacional humanitario, 7.500 desapariciones (67 mil personas permanecían desaparecidas), 100 casos de destrucción y ocupación de bienes civiles, 255 obstrucciones a la Misión Médica, 207 casos de violaciones al Derecho Internacional Humanitario contra la población de 39 cascos urbanos de 14 departamentos, en las que se incluyen ciudades como Medellín, Buenaventura y Tumaco.

Por su parte el CICR indagó sobre la suerte de 128 personas ante los presuntos responsables, dio ayuda a 61 familias para buscar a sus seres queridos, ayudó a restablecer el contacto entre parientes de 83 familias quienes estaban separados por causa del conflicto, recuperó los restos de 12 personas muertas por causa del conflicto. Una de las conductas graves que sigue ocurriendo en el país es la violencia sexual. En 2013, 147 víctimas de este delito fueron atendidas con valoración médica y asesoría psicológica. En la actualidad el CICR hace seguimiento de las víctimas y brinda asesoría para recibir ayuda estatal.

Con el apoyo del CICR al menos 26 mil personas desplazadas recibieron ayuda de emergencia y garantizó el acceso al agua, saneamiento básico e higiene a 5.800 personas en albergues para desplazados.

De igual manera alrededor de 6.300 hogares (25 mil personas) que no habían declarado oficialmente su situación como víctimas recibieron asesoría del organismo humanitario para que lo pudieran hacer.

El número de colombianos que se beneficiaron en 2013 con actividades humanitarias entre las que se cuenta mejoras en las condiciones de vivienda y acceso a servicios básicos, asesoría y acompañamiento fueron más de 235 mil.

Llamado a mesa de La Habana

Para el CICR, en Colombia es importante que las partes en conflicto exploren la posibilidad de llegar a compromisos humanitarios para de esta manera disminuir el número de víctimas.

“Las condiciones de vida de la población afectada no han mejorado. Por ello, animamos a las partes a analizar la posibilidad de establecer acuerdos que contribuyan a aliviar el sufrimiento de las víctimas. El CICR confirma su disponibilidad para contribuir a la formulación y la implementación de dichos acuerdos, si esa es la voluntad de las partes. Nuestro compromiso con la población es firme y se mantiene más allá de un posible acuerdo de paz. Estaremos al lado de las víctimas mientras perduren el conflicto y otras situaciones de violencia armada, así como sus consecuencias humanitarias”, dijo Jordi Raich, jefe de la delegación del CICR en Colombia.

El Comité Internacional anunció que en el segundo semestre de este año se darán a conocer los resultados de una evaluación en la que se plasmarán las necesidades de las familias víctimas del conflicto y en general de la violencia.