Gabinete ministerial: Una crisis anunciada

0
111

Tres semanas de paro campesino y popular, más una constante de reclamos en todos los sectores de la producción por sus pésimos resultados, incidieron de manera decisiva en una crisis ministerial que para muchos estaba cantada.

El-presidente-de-Colombia-convoca-a-sus-ministros-a-una-cumbre-de-Gobierno

La ineficaz ejecución de los recursos y el precario impacto de las políticas que impulsan las locomotoras del desarrollo, propiciaron un repentino desbarajuste ministerial a nueve meses de finalizar su gestión y ad portas de una campaña de relección. No le soplan buenos vientos al candidato Juan Manuel Santos.

La salida del jefe de la cartera de Agricultura, Francisco Estupiñán, plantea la necesidad de encontrar un nombre que esté dispuesto a recibir ese cargo en medio de un paro agrario y una negociación con el campesinado en el Catatumbo que no ha llegado siquiera a los primeros acuerdos de la agenda propuesta para la región.

Los últimos acontecimientos en el país muestran que la protesta desbordó a un gobierno carente de interlocutores válidos, con poder de decisión y que sean conscientes que el modelo de desarrollo económico está en contravía de las aspiraciones reales del pueblo colombiano. Que han vistro en la movilización, la protesta y la organización la fòrmula para exigir.

Lo sucedido en el Catatumbo, Boyacá, Caquetá, Huila, Nariño entre otros escenarios de lucha campesina reflejan el desgate del anterior gabinete en torno a las peticiones sociales. Insuficientes son los nombres y sus dignidades para los ministerios si hay un país en constante movilización.

Para diversos analistas, la crisis ministerial refleja lo nervioso del gobierno. No encuentra la brújula y se siente cada vez más ahogado en la Mesa de La Habana y en las erradas orientaciones políticas de Bogotá, como aquella en la que el propio Presidente califica de inexistente el “tal paro”.

La disyuntiva del Palacio de Nariño es hacer un gabinete para la ejecución e interlocución social, o armar un equipo de campaña para afrontar la reelección. Esa es la cuestión.