Escuela Nacional de Cuadros de la JUCO: Una generación de retos

0

La JUCO continúa en el desarrollo de su agenda, en la preparación de grandes movilizaciones para este año, porque vamos a vencer a los enemigos de la paz y a superar los cien años de soledad.

Escuela Nacional JUCO 2015
Escuela Nacional de la Juventud Comunista 2015

Ivanovich Jiménez B.

Luego de celebrado el XV Congreso Nacional, la Juventud Comunista Colombiana realizó su Escuela Nacional de Cuadros, del 10 de enero al 1 de febrero del 2015. Durante 23 días, jóvenes destacados de diferentes regiones del país participaron en el ejercicio formativo de la organización juvenil comunista, quienes, en medio del momento histórico que atraviesa Colombia, avanzaron en su preparación como dirigentes de los procesos nacionales y regionales.

La escuela trabajó seis bloques temáticos: el componente ideológico que recoge los desarrollos filosóficos del marxismo, el económico que profundiza en las relaciones de producción en el actual sistema y la actual crisis, el bloque de pensamiento latinoamericano que rescata el proyecto de integración de los pueblos que ubica las claves emancipadoras del sujeto en nuestra América, el bloque de movimientos sociales y juveniles, el organizativo y el internacional.

Para la JUCO el actual periodo plantea retos enormes y grandes expectativas, por ello la Escuela Nacional hizo énfasis en el debate de la paz con justicia social, la salida política al conflicto social y armado de cara a las actuales conversaciones en la mesa de La Habana entre las FARC-EP y el gobierno nacional, la crisis económica y la conmemoración de los 150 años de El Capital de Karl Marx, los desarrollos del marxismo y el movimiento de los trabajadores en la coyuntura actual y el debate del poder; el Frente Amplio por la paz, la Unión Patriótica y la necesidad de la unidad.

Lo que impone la disputa por la paz

El contenido y desarrollo de la Escuela Nacional estuvo en el marco del sistema nacional de educación de la JUCO, y en sintonía con los debates centrales abordados por nuestro pasado Congreso nacional.

La posibilidad de un acuerdo en la mesa de La Habana, que ponga fin a la confrontación armada que vive Colombia por más de medio siglo, trae consigo la necesidad de preparar el terreno para la lucha ideológica. Los comunistas concebimos la paz, como una construcción democrática, que suprima las causas históricas que han generado la guerra, y que resuelva las profundas desigualdades que reinan en nuestro país.

Tenemos puestas nuestras esperanzas en que las conversaciones lleguen a buenos términos, pero también somos conscientes de que en La Habana, con la firma de un acuerdo que ponga fin a la confrontación militar, no se alcanza la paz, que esta va a ser producto de la movilización popular y es la principal disputa para este periodo. Es en esa perspectiva que hoy la JUCO enfila sus baterías y sintoniza a su militancia con los desafíos que se nos avecinan.

Recordamos a Blanca Villamil

La Escuela Nacional de Cuadros de este año adoptó el nombre de Blanca Villamil en homenaje a esa gran mujer que entregó gran parte de su vida a la labor revolucionaria y demostró un férreo compromiso con la causa de la niñez, las mujeres, el arte y la cultura, la propaganda y desde luego la paz con justicia social.

A Blanca la recordamos con cariño, alegría y combatividad. Durante su vida juvenil y su militancia en la JUCO se destacó por su alto compromiso, capacidad, iniciativa y sensibilidad, ocupó puestos de dirección desde el Comité Regional de Bogotá, el Comité Central y el Comité Ejecutivo Central de la JUCO.

Hoy Blanca simboliza el combate y la alegría con la que los jóvenes comunistas empuñan las banderas de la paz democrática y el socialismo. Blanca es de esas mujeres que no mueren, de esas que su vida trasciende mas allá de la muerte y se reproduce en cada sonrisa, cada grito, cada lágrima y cada puño en alto de las nuevas generaciones de comunistas, que, con el ejemplo de hombres y mujeres como Blanca Villamil, heredamos el compromiso de luchar por lo que llamara el poeta Fausto “una altísima existencia”.

De regreso a las regiones

Terminada la escuela, retornaron los jóvenes a cada una de sus regiones, con sonrisas henchidas de entusiasmo, a recrear lo conocido y compartido durante las casi cuatro semanas que en medio de la alegría, la fraternidad y la camaradería fortalecieron y potenciaron la capacidad y voluntad de lucha de estos promisorios cuadros revolucionarios. Mientras tanto, la JUCO continúa en el desarrollo de su agenda, en la preparación de grandes movilizaciones para este año, porque vamos a vencer a los enemigos de la paz y a superar los cien años de soledad.