El Estado español vuelve a demostrar su carácter parasitario y su tendencia a la reacción

0
123
Foto: www_ukberri_net via photopin cc

La policía autónoma vasca ha arrestado a seis miembros de la organización de la izquierda independentista Segi condenados por el Tribunal Supremo que se encontraban protegidos en el centro de Donostia (San Sebastián) por cientos de manifestantes, en un tenso y largo dispositivo en el que los agentes han sacado uno a uno a los congregados, que estaban sentados en el suelo. Han ingresado a las cuatro de esta tarde en la prisión.

Foto: www_ukberri_net via photopin cc
Foto: www_ukberri_net via photopin cc

Colectivos de Jóvenes Comunistas / Gazte Komunisten Kolektiboak

Como últimamente viene siendo habitual el Estado español vuelve a la carga con una nueva oleada de reacción política. Esta vez la represión se dirige contra la juventud independentista vasca, concretamente contra ocho jóvenes donostiarras.

En este último periodo, concretamente en Euskal Herria, venimos viviendo un proceso conocido como “normalización política”, que en la práctica no significa la solución de la raíz del conflicto político y social que desde hace años convive en Euskal Herria, sino que viene a ser un eufemismo que implica la claudicación y asimilación de una parte “vencida” ante la contraparte “vencedora”.

Así vemos cómo incluso después del cese de la lucha armada por una de las partes, las persecuciones netamente políticas continúan por la contraparte. Ahora bien, no podemos entender esto como causa de una maldad innata de la clase en el poder (tanto de la oligarquía española como de la burguesía nacional vasca) sino como una estrategia planificada y detallada al milímetro. Y aquí nos detendremos un momento:

Durante las últimas décadas uno de los sectores más combativos de todo el Estado ha sido la clase obrera vasca. Por este motivo la represión se ha exacerbado mucho más en Euskal Herria que en otros territorios (sin querer despreciar ni mucho menos las grandes luchas organizadas en el conjunto del Estado español). Teniendo en cuenta la crisis estructural en la que nos hayamos inmersos y el antecedente que acabamos de mencionar, es fácil entender el interés de la clase dominante (tanto vasca como española) en silenciar, reprimir y convertir en sumisa a la clase obrera y juventud combativa vasca, esa que tantos problemas le ha generado en las últimas décadas. De esta forma, dejando claro quién manda a base de más detenciones y torturas (algo que nuestro pueblo nunca ha olvidado) el bloque oligárquico-burgués que antes mencionábamos se asegura su estabilidad en este periodo de futuras luchas y confrontación con el sistema capitalista. Esta es la verdadera causa de los acontecimientos.

Dicho esto desde Euskal Komunistak-PCPE y GKK-CJC exigimos:

—La absolución y puesta en libertad sin cargos de los ocho jóvenes donostiarras detenidos.
—El cese de las persecuciones políticas por parte del Estado español.
—La amnistía total de los presos políticos y exiliados vascos.

Por otro lado queremos manifestar:

—Nuestra solidaridad con los ocho jóvenes detenidos.
—Nuestro apoyo a las cientos de personas que han acudido al Aske Gunea y han participado en la Herri Harresia para defender a los ocho jóvenes donostiarras.
—Nuestra suma y adhesión a estas movilizaciones y a las que vendrán en los próximos días, con el fin de articular un frente antirrepresivo y de masas.

Para finalizar queremos mostrar nuestro rechazo a ciertos sectores que apelan al PNV de “español” por ser cómplice de estas persecuciones políticas. Queremos dejar bien claro que el PNV no está subordinando su estrategia a intereses ajenos, los del gobierno español, sino que ahora más que nunca está actuando en total coherencia con sus intereses de clase (los de la burguesía nacional vasca), ya que le interesa más que a nadie una clase obrera sumisa e asimilada por el sistema, para que cese su confrontación con el sistema de dominación capitalista en un futuro que augura numerosas luchas a causa de la crisis capitalista.

Así pues hacemos un llamamiento al pueblo trabajador vasco y al conjunto de la clase obrera de las diversas naciones y pueblos que conforman el Estado español a solidarizarse contra estas expresiones de reacción política del capitalismo en descomposición y a unificar sus luchas para confrontar al enemigo en común, el bloque oligárquico-burgués, como única forma de garantizar plenamente nuestros derechos como clase y como nación oprimida, que únicamente se darán fuera del marco de dominación capitalista, es decir, en el socialismo-comunismo.

“La reacción política en toda línea es rasgo característico del imperialismo. Queda claro por qué el imperialismo es un capitalismo agonizante, en transición hacia el socialismo: el monopolio, que nace del capitalismo, es ya capitalismo agonizante, el comienzo de su tránsito al socialismo”. V.I. Lenin

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=dRd4JlbaD08[/youtube]