Al fin, ¿por quién?

Si no hay paz entre los candidatos, ¿cómo creer que puedan lograrla luego de ser elegidos? Son candidaturas sin propuestas específicas viables y bien sustentadas; palabrería superficial e irresponsable inspirada en la réplicas y contrarréplicas entre adversarios; desinstitucionalización de los partidos, atomización de las corrientes políticas en función de intereses personales.

Ante tales circunstancias, el electorado no está en condiciones de saber cuál es el mejor y terminará resignándose a escoger el supuestamente menos malo, a hacerlo en blanco o a no votar, sin filosofía ni doctrina, simplemente dejándose impresionar por la habilidad de sus respuestas y la capacidad para esquivar preguntas tan absurdas como las de los debates de televisión, donde los entrevistadores son apenas locutores que recitan un libreto lejos de ser autoridad en la materia.

Nada diferente a los agravios y los defectos entre sí les queda a los ciudadanos de los candidatos en contienda, y muy poca esperanza de encontrar en ellos la respuesta a las múltiples necesidades de un país prodigo en riquezas naturales pero mal administrado, con privilegios para unos pocos y con una inmensa brecha social. Carlos Alberto Estefan Upegui (vía Internet).

elecciones-colombia

Salvemos la paz

La gran jornada electoral para la presidencia 2014-2018 se definirá en la segunda vuelta, 15 de junio. Un llamado clamoroso y patriótico para que los colombianos pacifistas arrollen la guerra y voten por la paz. Tenemos tres puntos acordados, solo faltan dos. El Estado debiera ampliar y dar otros incentivos para el preocupante abstencionismo que languidece la democracia. ¿Se imagina amable lector, al doctor Óscar Iván Zuluaga presidente de la República y al doctor Álvaro Uribe Vélez presidente del senado? Como para alquilar balcón, pero en el exterior.

La campaña del presidente Santos requiere reestructuración; fuerte trabajo con gentes muy comprometidas y excelentes comunicadores, mucha e impactadora publicidad en todos los aspectos. Es la oportunidad para realizar la unión nacional sobre asunto fundamental para todos los colombianos, hacer la paz y salvar el país. Luego, efectuar las transformaciones indispensables para el progreso y la transparencia de la sociedad colombiana. Ómar León Muriel Arango (vía Internet).

Plomoloco

El relativo triunfo del grupúsculo fascista Centro paracocrático es, en parte, consecuencia del papel tenebroso y nefasto de los medios privados de “comunicación” manipulación, que se han convertido en la caja de resonancia de las horas fascistas del narco-para-uribismo. Los ríos de sangre que van a correr en Colombia, como en la época de Pinochet en Chile y de Franco en España, van a ser peores que en la época de la Violencia de los años 50 en nuestro país. Es urgente unir a los sectores democráticos a fin de detener el avance del fascismo sanguinario en Colombia, encarnado en el candidato de alias “uribalas plomoloco”. Claudio Rico (vía Internet).

El infierno del zorro

La tarea es frenar a los fascistas. Uribe otra vez en el Gobierno, en esta ocasión en cuerpo ajeno, será el abismo para este pobre país de tragedias y sufrimientos. No hay más remedio que votar por Santos, no porque nos guste, sino porque hay que detener el infierno del zorro. Este hombre es peligroso, es un títere de Uribe. Más guerra en el país y con los vecinos. No nos quede duda. María Bueno (vía Internet).