Bogotá debe promover sistema público de transporte

0

Una investigación de la UN concluye que los vehículos híbridos y la promoción del transporte público son indispensables para disminuir la emisión de gases tóxicos.

023b0b3809

Agencia de Noticias UN

Es bien sabido que Bogotá tiene problemas de contaminación debidos a los gases liberados por los diferentes sistemas de transporte que diariamente movilizan a los más de siete millones de capitalinos.

El grupo de investigación de la Facultad de Ingeniería de la UN Combustibles Alternativos, Energía y Protección del Medioambiente, en colaboración con la Secretaría Distrital de Ambiente, desarrolla un estudio para evaluar tecnologías vehiculares limpias que sean capaces de disminuir significativamente las emisiones de gases que afectan la salud humana.

El ingeniero Helmer Acevedo, que lidera el grupo, cuenta que el proyecto se ha ejecutado por la preocupación de la Secretaría en implementar una correcta normativa para el Sistema Integrado de Transporte Público de Bogotá (SITP), que funcionará durante los siguientes 24 años.

“Creemos que la Secretaría ha sido pionera en avanzar, de la mano de nosotros, en obtener unos datos reales de esos vehículos en condiciones de tráfico de Bogotá”, afirma.

El grupo instaló equipos analizadores (medidores de material particulado y gases) en el tubo de escape de vehículos de servicio público (como articulados y biarticulados de TransMilenio, buses y busetas pequeñas del SITP).

Dichos medidores, según Acevedo, usan tecnología de punta y son los mejores equipos existentes en el mundo para este tipo de ejercicios. Funcionan en condiciones reales de operación y arrojan información sobre cuántos gramos de emisión de humo y hollín se emiten por distancia recorrida.

Mejora y promoción

El grupo también ha estudiado vehículos híbridos con tecnología eléctrica que mitigan el consumo de combustibles de origen fósil.

Acevedo afirma que “el estudio es de mucho interés porque la energía eléctrica es, en gran medida, generada a partir de la hidráulica, y sus impactos ambientales son bastante bajos en comparación con la energía generada a partir de carbono o gas natural”.

Según los hallazgos, los taxis eléctricos no serán contaminantes en comparación con los que operan a base de combustible o de gas.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que los vehículos híbridos sí tienen un impacto favorable en el medioambiente. “Si un híbrido funciona óptimamente, hay una reducción en el consumo de combustible y en las emisiones, en comparación con uno de tecnología clásica”, sostiene el ingeniero.

También concluyeron que una motocicleta, al movilizar tan solo dos pasajeros, libera una mayor cantidad de gases que la que emite un vehículo de servicio público, como los buses o los articulados de TransMilenio (capaces de llevar de 80 a 270 personas).

Mientras que TransMilenio moviliza entre 1.500.000 y 2.000.000 de personas diariamente, los carros particulares y las motocicletas apenas alcanzan a mover entre 400 mil y 500 mil ciudadanos.

Acevedo agrega que, en concordancia con estos resultados, una ciudad como Bogotá debe promover medios de transporte público.

“Para la ciudad, desde el punto de vista ambiental, es mejor promover los medios públicos porque las emisiones son menores”, afirma. Y agrega: “no significa que se deba desechar a ningún actor, sino que hay que reorganizar los sistemas de transporte de la ciudad, sin excluir a ninguno”.