La legalización llama al consumo responsable

0
301

El pasado sábado 3 de mayo se dieron cita en la ciudad de Medellín más de cinco mil personas de todas las edades para movilizarse a favor de la legalización y la despenalización de la marihuana

VOZ

Simona

En Medellín, desde hace más o menos siete años, se viene haciendo parte de la marcha mundial pro cannábica, la cual se realiza el primer sábado del mes de mayo en más de 700 ciudades y 60 países de todo el mundo, donde los asistentes ganaron un escenario para poder fumar una vez al año sin restricciones y en espacios públicos, cotidianos para los transeúntes de la ciudad.

Este tipo de reivindicación urbana debe comprenderse en el marco del conflicto social y económico por el cual atraviesa el país, las implicaciones de las exigencias y las transformaciones socioculturales que estas traen consigo. El autocultivo por ejemplo, se asume conscientemente en oposición al narcotráfico y a la financiación del paramilitarismo, siendo también una actitud individual de rechazo a las dinámicas de violencia que giran alrededor del comercio y explotación del cannabis. No es una tarea fácil, pero parte del respeto por la naturaleza, no convertir una planta en ejércitos urbanos de desangre del territorio y el tejido social.

Con movilizaciones de este tipo se pretende dejar de lado los mitos sobre la marihuana y que los colombianos se interesen por acceder a información real, científica y actualizada sobre las bondades y propiedades del cannabidol, logrando en esta medida evolucionar el imaginario colectivo del consumo y la representación social de la marihuana, de tal forma que paso a paso en la movilización se logre configurar el respeto a las libertades individuales. Vale la pena aclarar que no se pretende con este consumo alienar a sus usuarios de la realidad concreta y real, de lo que se trata es de asumir un consumo responsable, que nos permita luchar con nuestros cinco sentidos y ser partícipes de las demás conquistas sociales.