Clavos calientes

0
443
Foto: Banner Straight CU via photopin (license)

La CIA y la CPI

Según reveló The Guardian de Londres, la CIA realizó experimentos a través de sus médicos investigadores con los detenidos de manera arbitraria tras los atentados del 11 de septiembre de 2011. Según la información de prensa, “los doctores de la llamada Oficina de Servicios Médicos de la CIA estaban presentes en esas sesiones para aconsejar a los agentes sobre la resistencia física y psicológica de los sujetos interrogados, según el informe del Comité de Inteligencia del Senado estadounidense que el año pasado desveló las torturas cometidas por la agencia”.

Lo grave es el silencio que rodea a las graves denuncias que con frecuencia se presentan contra la central yanqui, que incluye magnicidios, masacres y otros actos delictivos. La ONU guarda silencio. Y la flamante CPI que vive amenazando a Colombia por el proceso de paz, rehuye hablar del tema con el argumento de que EEUU no es signatario del Tratado de Roma. Licencia para asesinar.

Foto: Banner Straight CU via photopin (license)
Foto: Banner Straight CU via photopin (license)

¿Dónde están los archivos?

Nadie sabe o no lo dice. ¿Dónde están los archivos del DAS y de la Brigada XX? El DAS fue liquidado debido a las actuaciones ilegales y criminales de algunos de sus integrantes, que organizaron células de inteligencia para perseguir a opositores al gobierno de Uribe Vélez, hacer seguimientos y chuzadas de correos electrónicos y teléfonos fijos y celulares y hasta asesinatos y desapariciones. Sin embargo, nadie da razón de los archivos y algunos de sus ex funcionarios aseguran que fueron saqueados.

Los otros archivos perdidos son de la Brigada XX, desmantelada en el gobierno de Ernesto Samper, pero sus hombres y mujeres fueron asignados a otras brigadas. Esta brigada organizó redes de ajusticiamiento y tuvo mucho que ver con los asesinatos de miembros del Partido Comunista y de la Unión Patriótica.

Bien con los militares

Cuentan los periodistas que cubren los diálogos en La Habana que en varias ocasiones le han escuchado a miembros de la Delegación de Paz de las FARC-EP que se sienten mejor con los militares que con la delegación oficial del gobierno, porque tienen una actitud más positiva, de presentar propuestas e iniciativas. “Nos entendemos mejor con ellos” han dicho algunos de los voceros, a pesar de las diferencias. La visión que tienen los militares sobre la dejación de armas es muy diferente a la de los guerrilleros. Es dable decirlo para los que se hacen ilusiones con la paz exprés.

Los abusos de las EPS

Coomeva EPS decidió de la noche a la mañana suspender el contrato de atención con el Hospital San Ignacio, uno de los mejores del país. Dejó colgados de la brocha a varios pacientes que aún no tienen resuelta su atención médica. Otros no tienen la seguridad de que el servicio que recibirán es adecuado y está en los mismos parámetros del Hospital San Ignacio. Todo se debió, según dicen, a la difícil situación económica de Coomeva, cuyos directivos decidieron bajar precios y por ende la calidad en la prestación de la atención médica. Todo indica que Coomeva va por el camino de Saludcoop. La Superintendencia no interviene para nada y solo lo hará cuando la crisis sea irreversible