Simití en manos de paramilitares

0
101
Bus incinerado durante el paro armado. Foto: BBC

En el municipio ubicado entre el sur de Bolívar y el Magdalena Medio, el paramilitarismo se tomó el territorio. VOZ habló con Paula*, lideresa juvenil, sobre la presencia del grupo armado y sus ataques contra los habitantes de la región

Mónica Andrea Miranda Forero
@Emedemoni_

¿Qué está pasando en el sur de Bolívar y en los municipios que colindan con el Magdalena Medio?

-En el sur de Bolívar hay una reactivación del paramilitarismo. Cuando se hizo la supuesta desmovilización en 2007, en Simití hubo una gran cantidad de paramilitares que nunca se desmovilizaron y que, además, durante todo este tiempo, han tenido los contratos grandes que han llegado al municipio, por ejemplo, los del gas natural y las vías.

Los paramilitares están llegando de la mano del Gobierno, del ejército y de la policía. Lo que está pasando es que llega el Ejército, hace el campamento y lo deja instalado para que lleguen los paramilitares. Además, el paramilitarismo se está peleando el control del territorio y del narcotráfico con el ELN.

A pocos días de las elecciones, nos están causando temor en las veredas y corregimientos de Simití, pues es probable que Gustavo Petro sea presidente y el Gobierno ha mandado a su cúpula paramilitar a meterle miedo a la gente. Nos están diciendo que no quieren escuchar nada acerca de la campaña de Petro, que hay que votar por Federico Gutiérrez, que es mejor quedarse en la casa y no votar.

Y con respecto al paro armado, ellos dicen que es por la extradición de Otoniel, pero esta es una excusa porque a quienes más les conviene su extradición es a las autodefensas y al Gobierno. A las víctimas nos sirve que diga la verdad y que eso sea acá en Colombia.

Hay grupos políticos que se benefician de la polémica extradición de Otoniel evitando que se sepa la verdad y quién realmente dio la orden. Él tiene muchas cosas que contar sobre sus jefes, personas que han estado en el Gobierno nacional y en el Congreso de la República.

¿Cómo se ha vivido el paro armado?

-En mi territorio, en cada esquina hay un paramilitar. En San Pablo hay casas de paramilitares donde la gente va a solucionar sus problemas y todo el mundo lo sabe, incluidos los agentes estatales del territorio.

La gente está encerrada en sus casas, temerosa. Mandan quitar toda la publicidad de Petro, tanto así que yo tenía una sede de campaña y me tocó quitar el pasacalle que tenía frente a la casa, quitar los stickers y salir corriendo del territorio. En este momento no estoy allá, me tocó salir porque no puedo quedarme más tiempo ahí.

En los últimos días yo estuve ahí y me tocaba no dormir en la casa, moverme de un lugar a otro, porque como es un pueblo pequeño, es fácil ubicar a la gente. A mí me va a tocar hacerme un cambio estético para que no me vayan a encontrar porque nosotros ya estamos perfilados por los paramilitares.

Presencia estatal

Siempre ha habido presencia estatal, el problema es que está aliada con los paramilitares. Yo llevo toda mi vida viendo cómo la policía entra a la casa de este grupo armado a repartirse la plata. Siempre han estado ahí. Meten miedo, ejercen control. En la cancha de fútbol patean a los muchachos que no quieren quitarse los aretes. Descuartizan y desaparecen a la gente que no les gusta. Todos son cómplices con todos.

Acá no amenazan cuando lo van a matar a uno, pero uno se da cuenta porque empieza a pasar gente rara en motos sin placas mirando por dentro de las casas. Cuando uno se da cuenta que empiezan a pasar cosas fuera de lo normal, intenta salir huyendo lo más rápido posible. Simití es un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce, entonces tú sabes que es gente que no es de tu barrio ni de tu pueblo.

¿Qué acciones han hecho en el marco del paro armado?

-Han quemado casas, carros y motos, pintan casas con las siglas AGC, cierran los negocios y los comercios, cierran las empresas de transporte fluviales y terrestres, están matando a la gente y sobre todo a la gente que está con Petro. Por ejemplo, mataron en su propia casa a un líder que estaba trabajando con el Pacto Histórico.

¿El Estado ha tomado acciones en contra del paro armado?

-El Estado fue quien inició el paro armado. Si yo hago un comparativo entre los paros nacionales que nosotros hacemos, donde matan gente, sacan ojos, cogen presos y le disparan y le pegan a la juventud, y el paro armado que está haciendo el paramilitarismo, la respuesta es que el Estado no ha hecho nada.

Simplemente ponen dos o tres personas en las carreteras y uno ve las tanquetas, pero están quietas. Solamente las mueven para las fotos y enviar evidencias de que sí se está haciendo algo, sobre todo con los medios internacionales, pero realmente no se está haciendo nada. Los paramilitares están haciendo lo que les da la gana y no hay quien responda por la población civil.

¿Qué va a pasar desde ahora y hasta el 29 de mayo en Simití?

-En este momento está pasando que nos están amedrentando y nos están obligando a votar por Federico Gutiérrez, pero yo creo que la gente va a tomar mucha más fuerza ahorita así les toque meter los periódicos a las casas a escondidas, así nos toque hacer las cosas un poco más clandestinas. Eso es lo que nos da mucha más fuerza para seguir luchando y cambiar este país, esto nos da más argumentos para votar por Gustavo Petro a la presidencia. Y hasta el 29 de mayo lo que van a hacer es seguir matando gente, pero estamos dispuestos a dar nuestras vidas hasta que realmente haya un cambio.

Construcción de paz 

¿De qué manera se puede apoyar a la construcción de paz desde las ciudades?

-Nosotros tenemos muchas esperanzas en los jóvenes de la ciudad que pueden tomar una decisión correcta porque no tienen un revólver en la cabeza. Nosotros desde los territorios no vamos a poder dar nuestra opinión. Ustedes tripliquen el trabajo en las ciudades para poder lograr la paz que anhelamos. Es importante que se visibilicen las luchas y la constante vulneración de los derechos humanos. Se debe contar lo que realmente está pasando.

Como lo dice Paula, todas las instituciones y los medios de comunicación deberían estar hablando del paro armado. “La gente tiene que saber que están matando a sus compatriotas en los territorios. Al saber esto, no se quedarán callados y al contrario nos arroparán, nos acogerán, porque de verdad la situación está muy dura. Desde los territorios golpeados queremos recibir un abrazo. Sería bueno que las universidades abrieran espacios para que la gente se entere y que podamos aprovechar las redes sociales al máximo para difundir esta información”.

Seguir luchando

¿Por qué ante tanto riesgo, resistir y continuar con un liderazgo aun poniendo en juego la vida?

-Yo creo que todos y todas tenemos un propósito en este mundo, y cuando uno descubre eso, a qué viene, el ser gira solo en torno a eso. Yo no me hallo en otra cosa sino en esta lucha. Yo a los cuatro años tuve que correr cuando se metió una de las guerrillas y me tocó aprender a esquivar balas desde muy pequeña. De tantas balas que nos han dado ya perdimos hasta el miedo, yo no voy a dejar de pelear ni aunque me maten.
*Nombre cambiado por seguridad