jueves, mayo 30, 2024
InicioPaísHistoriaGuatemala 1944: La otra Revolución de Octubre

Guatemala 1944: La otra Revolución de Octubre

El pueblo votó en 1944 por Juan José Arévalo, después de un levantamiento popular, y se convirtió en el primer presidente elegido democráticamente en el país centroamericano. La CIA, dirigida por Allen Dulles, quien fue directivo de la United Fruit Company, intentó derrocarlo treinta veces

José Ramón Llanos

En los años cuarenta del siglo XX, Guatemala tenía 3 millones 35 mil habitantes, 78.1 por ciento vivían en el sector rural y 21.9 por ciento en las zonas urbanas. Era un país muy atrasado. El 75.8 por ciento de la población carecía de calzado ¹.

Su suelo y sus habitantes eran explotados por el capitalismo norteamericano mediante la United Fruit Company, que monopolizó la tierra, tenía aproximadamente 200 mil hectáreas a su servicio, unas en explotación y otras en reserva; así impedía que fueran utilizadas por otros competidores. Además, usufructuaba el principal medio de comunicación, correo, el ferrocarril.

El censo de 1950 estableció que su población era de 3 millones cien mil habitantes, 75.4 por ciento vivía en la zona rural y el 24.6 por ciento en la zona urbana. Guatemala tiene una superficie de 108 mil kilómetros cuadrados.

El 55 por ciento de las tierras no estaba utilizado ni en agricultura ni en ganadería. El 0,1 por ciento de los propietarios poseían el 44.6 por ciento de la tierra y el 88.4 por ciento de los pequeños propietarios apenas poseían el 14.4 por ciento de la tierra, según el sociólogo Nelson Amaro en Guatemala: Historia Despierta (1992).

La acción revolucionaria

El país era gobernado por el dictador militar Jorge Ubico Castañeda desde el 14 de mayo de 1931, quien había sucedido al también dictador Estrada Cabrera. El historiador Jesús M. García caracterizó así al gobierno de Ubico: “Gobernó con mano de hierro a Guatemala, por encima de los poderes legislativo y judicial. Gustaba de ejercer la justicia directamente. No aceptó la libertad de prensa y encarceló a muchos por atreverse a expresarse libremente. Aplicó cuando le convino la Ley de Fuga”.

El proceso revolucionario, que culminó el 20 de octubre de 1944, luchó contra todas estas acciones dictatoriales ejercidas durante un corto tiempo por el general Federico Ponce Vaides, quien había sucedido al dictador Jorge Ubico, el primero de junio de 1944. La jugada de Ubico no le resultó como él esperaba, ya que las movilizaciones de los estudiantes universitarios y los trabajadores continuaron contra Vaides, el títere que impuso en la presidencia.

El movimiento revolucionario contra el nuevo dictador estuvo liderado por dos agrupaciones política nuevas: el Frente Nacional y el Frente Popular Libertador, a los que se sumó la Asociación de Maestros.

El estallido

La revolución de octubre de Guatemala fue impulsada por estudiantes y dirigentes políticos, todos jóvenes, quienes habían creado el Frente Popular Libertador, FPL, este era una derivación de las asociaciones de estudiantes universitarios.

Entre estos, los principales y más conocidos, que jugaron un papel destacado en el proceso revolucionario, estuvieron los hermanos Mario y Julio César Méndez, Manuel Galich, José Manuel Fortuny y otros profesionales como Augusto Charnaud, Alfonso Bauer.

El otro partido llamado Renovación Nacional fue liderado por maestros y otros profesionales como Juan José Orozco. Precisamente él fue quien empezó a promover a Juan José Arévalo como posible candidato presidencial.

El hecho que produjo el estallido revolucionario fue el asesinato, el primero de octubre de 1944, de Alejandro Córdoba, miembro de la Asamblea y director del reconocido periódico El Imparcial. Juan José Arévalo, en vista que habían convocado unas elecciones para elegir a los candidatos oficialistas, llama a la revuelta contra Ponce Vaides. Hubo una masiva respuesta de estudiantes y de trabajadores, se paralizan las escuelas, los servicios públicos. La respuesta del gobierno fue dar orden de captura contra Arévalo, quien tuvo que refugiarse en la embajada de México.

El pueblo movilizado entendió que para derribar al dictador era necesario conseguir el apoyo de algunos militares y, en efecto, lograron el apoyo del capitán Jacobo Árbenz y el mayor Carlos Aldana Sandoval, el mayor Francisco Javier Arana, jefe de los tanques de la Banda de Honor, quienes unidos con el civil Jorge Toriello y el dirigente obrero Silverio Ortiz se movilizaron y el 20 de octubre, se tomaron por asalto los cuarteles de San José y Matamoros.

Posteriormente, armaron a los estudiantes, profesionales y obreros, quienes se unieron a las tropas y a las 11 de la mañana incendiaron el cuartel general y derrotaron a las tropas que defendían el Palacio Nacional.

A las 12 del 20 de octubre, a petición del embajador norteamericano, se reunieron en esta sede con el Nuncio, con algunos ministros del dictador Ponce, los cabecillas de la revuelta y allí se redactó el acta de rendición. Luego, se escogió una Junta Revolucionaria constituida por el Mayor Francisco Javier Arana., el Capitán Jacobo Árbenz y el civil Jorge Toriello.

Elecciones presidenciales democráticas

Las elecciones presidenciales convocadas por la Junta Revolucionaria entre el 17 y el 19 de diciembre de 1944, las ganó Juan José Arévalo, quien empezó recociendo a los Mayas como ciudadanos con plenos derechos por primera vez en la historia republicana.

Impuso reformas radicales que nadie antes había promovido en Guatemala. Creó el organismo necesario para redactar la Constitución democrática que nunca antes hubo en este país. Promulgó el Código del Trabajo, la Ley Provisional de Sindicatos, el Banco Nacional, el Ministerio de Economía, el de Salud, el Instituto de Fomento de la Producción, el Instituto de Fomento Cooperativo, la Dirección General de Estadística, el Departamento de Política Comercial, la Dirección de Hidrocarburos y el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social.

Tanto la patronal como la United Fruit Company criticaron el contenido del Código Laboral, incluso la empresa norteamericana propuso cambios de algunos artículos, pero el presidente no aceptó. Por eso la multinacional se negó a cumplir las normas laborales y fue sancionada por el Gobierno.

La derecha, especialmente los latifundistas y terratenientes, los propietarios de algunas empresas y la United Fruit Company, tildó sus reformas de comunistas y prosoviéticas. Arévalo en realidad fue un demócrata tanto que permitió que se refundara el Partido Comunista Guatemalteco, el 19 de septiembre de 1949.  Este fue uno de los pretextos para intentar derrocarlo en treinta ocasiones. Siempre estas acciones fueron organizadas y financiadas por la CIA.

El embajador

Tantas veces el embajador de Estados Unidos, Richard Patterson, solicitó acciones en favor de la United Fruit Company que Juan José Arévalo solicitó su cambio, alegando que más parecía un embajador de la empresa gringa que de los Estados Unidos.

Peticiones de este tipo y las políticas sociales del presidente guatemalteco en favor de campesinos, obreros y de la clase media y su reafirmación de independencia frente a Estados Unidos, estimularon los intentos de la CIA, el empresariado y los latifundistas en derrocarlo.

Todos estos intentos fueron debelados por las Fuerzas Armadas, la activa participación de los sindicalistas comunistas, los trabajadores y los campesinos.  Juan José Arévalo es el padre del presidente electo de Guatemala, César Bernardo Arévalo León.

1 Revista El Mes Económico y Financiero. Guatemala 20 de marzo de 1950.
RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments