Unión Patriótica, corazón del cambio

0
122
El representante a la Cámara Gabriel Becerra, así como las senadoras Aída Avella y Jahel Quiroga, presidieron la Junta Nacional de la UP. Foto Gabriel Ramón Pérez

Preservar la unidad y hacer realidad los cambios en los territorios será la prioridad de la colectividad que hace parte del Pacto Histórico

Redacción Política

Un centenar de dirigentes sociales, populares y políticos de todo el país se dieron cita los pasados 15 y 16 de septiembre en la primera Junta Patriótica Nacional de la Unión Patriótica. Fue el primer encuentro de esa dirección como parte integrante del Gobierno nacional. Después de tres décadas y media de lucha por construir las reformas sociales y transformar la democracia, además de ser víctima de un genocidio político, hay un nuevo amanecer al interior de la colectividad.

La Junta Patriótica fue presidida por el secretario general de la UP y representante a la Cámara Gabriel Becerra, junto con las senadoras Aída Avella y Jahel Quiroga, también presidenta y vicepresidenta de la colectividad. La reunión inició con la exposición de las principales líneas de trabajo, tanto en el campo parlamentario y ejecutivo, como en la agenda de movilización social.

Momento histórico

David Racero, presidente de la Cámara de Representantes e invitado especial al encuentro, destacó que “el papel de la UP ha sido esencial para llegar hasta donde estamos”, y alentó a las personas asistentes a mantener la unidad como principal tarea de las fuerzas políticas que están en el Gobierno.

“Ganar es dirigir, es seducir, es usar la fuerza del Estado, pero también construir consensos (…) La construcción del Plan Nacional de Desarrollo, entendido por primera vez como un ejercicio popular de participación, es una de esas herramientas institucionales que nos permiten movilizar para construir política. La tarea está en movilizar como mínimo a dos millones de personas en todo el territorio nacional”, comentó Racero.

La senadora Aída Avella, quien además hace parte de las comisiones económicas de la cámara alta, saludó el reencuentro upecista y ratificó que desde la proclamación de Gustavo Petro como candidato presidencial, la colectividad ha destinado todos sus esfuerzos por construir un bloque democrático y progresista, que finalmente se concretó con los buenos resultados electorales que hoy tienen a Gustavo Petro y a Francia Márquez liderando el Gobierno del cambio.

“Nada será fácil (…) históricamente había ganado el gobierno de los ricos y ahora ganó el gobierno de la gente pobre, de la gente de a pie, de la gente de verdad. Estamos gobernando para esas personas, no para las clases oligarcas de siempre, lo cual, por supuesto les incomoda”, dijo la experimentada dirigente.

Por su parte, la senadora y vicepresidenta de la UP Jahel Quiroga, enfatizó en la responsabilidad que tiene el partido político con el momento histórico. Para la defensora de los derechos humanos, la dirigencia upecista debe aportar con su experiencia en la ejecución de las principales estrategias, planes, programas y proyectos que se encuentran en las iniciativas de política pública que tiene proyectado adelantar el nuevo Gobierno, especialmente en materia social y de paz.

Además, demandó a las personas asistentes duplicar los esfuerzos para proyectar la visión que tiene la colectividad de construir cambios estructurales y soluciones prontas para la gente.

Diálogos vinculantes 

Aspecto general de la Junta Nacional de la UP, reunida en Bogotá. Foto Gabriel Ramón Pérez

El alto consejero para las regiones Luis Fernando Velasco acompañó la primera jornada de trabajo de la Junta y expuso sus valoraciones de cara al principal escenario de interlocución popular en los territorios, el llamado Diálogo Social Vinculante que tiene tres objetivos: justicia social, justicia económica y justicia ambiental.

“Debo valorar el significado de ustedes para la historia política de Colombia. Cuando tenían que irse del país por la persecución y la violencia, la utopía de ser gobierno era cada vez mas lejana, pero todo ello fue el abono que nos dieron para este momento. Hoy somos gobierno y no oposición. Nos preocupa que esta nueva administración no se conecte con la gente y que las fuerzas políticas terminen perdiendo las calles y atrincherados en Palacio. Por eso queremos sacar adelante los diálogos regionales vinculantes, de cara al Poder Popular como dice el presidente Gustavo Petro”, señaló Luis Fernando Velasco.

Nixon Robledo, dirigente de la UP en el departamento del Chocó, señaló que el proceso desatado allí fue determinante para el triunfo de Gustavo Petro, además que marcó una tendencia de cambio irreversible en el Pacífico. “Con el nuevo gobierno tenemos la oportunidad de transformar el territorio. Las autoridades que hemos padecido durante los últimos 50 años tienen al departamento saqueado y abandonado”, dijo el dirigente upecista.

Según Robledo, para Quibdó ya existe una carta de navegación que responde a los principales reclamos de la ciudadanía: la vía al mar, el acueducto, conectividad terrestre y el cumplimiento de los acuerdos que dejaron los paros cívicos de 2016 y 2017.

Para la dirigente del departamento del Atlántico, Gladis Oliveros, la junta contó con la participación de la dirigencia regional, la bancada y los miembros del Gobierno nacional: “Es un avance significativo, pero nos obliga a cumplir la primera tarea: consolidar un gobierno progresista. ¿Y cómo hacemos esa tarea? Con la ratificación de cuidar la unidad de las fuerzas alternativas, democráticas, progresistas, revolucionarias y de cambio que están tanto en el Pacto como fuera de él. Sin unidad no se alcanza el desarrollo regional propuesto”.

Paz total

Sobre la iniciativa de la paz total, la junta reconoce que no se arranca de cero y que existen acumulados muy importantes en lograr una política que proteja la vida de las poblaciones más vulnerables víctimas del conflicto armado.

“La disyuntiva entre la vida y la muerte hoy nos da la razón para plantear una política ambiciosa y radical. Pero, sobre todo, una política central y prioritaria para el nuevo Gobierno”, señaló el senador del Polo Democrático Alternativo, Iván Cepeda Castro, quien además reiteró que, “se necesita una solución no fragmentaria, no puede ser un Acuerdo de Paz parcial que se conviertan en un paréntesis en la historia de los conflictos. Por eso el planteamiento es una paz global que tenga como piso los acuerdos de paz suscritos y un enfoque netamente regional”, subrayó el parlamentario.

En eso coincide la dirigente de Antioquia, Esneda López, que hacen énfasis en que la paz total, al menos en la región del Urabá, dependerá de las oportunidades sociales que tengan los jóvenes en el territorio. “La paz es un mandato popular que para el caso de Urabá es básicamente el desarrollo social de la juventud con la garantía de derechos a la educación, la salud y el trabajo. Incluso se necesita más cultura, más carreras profesionales, hay una oferta limitada para estudiar en la región. Hay que quitarle los jóvenes a la criminalidad. No más en Apartadó hay cerca de 40 pandillas que se disputan la ciudad”.

Finalmente se establecieron las líneas de trabajo para la dirigencia y militancia del partido político. “Culminamos nuestra Junta Patriótica Nacional, primera participando en el Gobierno del cambio. Tenemos tres tareas principales: 1. Reafirmamos el compromiso de la Unión Patriótica como partido de gobierno. Nos vamos a las regiones a contribuir con el diálogo vinculante que será en 50 territorios del país. 2. Fortaleceremos la unidad del Pacto Histórico; y 3. Construiremos la UP local de cara a las tareas del corto y mediano plazo. Somos corazón del cambio y seguimos en la ruta de transformación social de la sociedad”, concluyó el secretario general y representante a la Cámara Gabriel Becerra.