El desafío comunicacional del nuevo gobierno

0
181
Las fotografías del presidente Gustavo Petro compartiendo con el cuerpo de pilotos élite de la Fuerza Aérea Colombia se hicieron rápidamente virales. Foto Presidencia de la República

El poder popular que se está construyendo no puede descuidar el factor comunicativo. No basta con buenas ejecutorias de gobierno, hay que saberlas informar a tiempo y así sintonizar con las expectativas de la mayoría social que eligió el cambio

Luis Alfonso Mena

El lunes 26 de septiembre de 2022 Colombia registró dos momentos que retratan de cuerpo entero el país en que vivimos y configuran escenarios radicalmente opuestos, frente a los cuales resultan pertinentes reflexiones coyunturales y estratégicas, no solo políticas, sino comunicacionales y de pedagogía social.

De una parte, vivimos con emoción la histórica reapertura de la frontera colombo-venezolana y el reencuentro de dos pueblos hermanos –separados por el régimen uribista durante siete años–, en un acto lleno de simbolismo, fraternidad y hermandad encabezado por el presidente de Colombia, Gustavo Petro, y el ministro de Transporte de Venezuela, Ramón Velásquez.

De otra parte, observamos los desfiles de la extrema derecha, cargados de veneno, fanatismo, desinformación, racismo e improperios por parte de personas que salieron a las calles solo por su odio visceral a todo lo que suene a cambio, pues la inmensa mayoría no tenía ni idea de los contenidos de las reformas sociales del Gobierno.

El discurso fascista

De lo anterior pululan ejemplos en las redes virtuales, pero se pueden resumir en las barbaridades dichas por una mujer de avanzada edad, como la mayoría de los participantes en los desfiles, quien, en la Plaza de Bolívar de Bogotá, con desfachatez racista vociferó que el gobierno del presidente Petro es “de simios como Francia Márquez” y que “con los comunistas no se dialoga, se les pega un tiro en la mula y pal´río”. Otra mujer cerca de allí vitoreaba voz en cuello al criminal Carlos Castaño y pedía volver a las autodefensas.

El diario El Tiempo minimizó la denuncia contra la mujer que insultó a la vicepresidenta con mensajes racistas, ni siquiera mencionó su instigación al asesinato de comunistas y publicó la noticia en el último lugar, abajo, de la última página de su edición impresa correspondiente al miércoles 28 de septiembre. Medios radiales, para no quedarse atrás, también minimizaron el hecho, a pesar de que las conductas en las que ella incurrió están tipificadas en el Código Penal por racismo e incitación al genocidio.

Giro en estrategia comunicacional

Frente a esta radiografía resulta absolutamente indispensable que el gobierno del presidente Petro trace una política comunicacional estratégica, pues los medios hegemónicos, aparatos ideológicos de las élites, del poder económico oligopólico y financiero, le han declarado la guerra, como era de esperarse y como ha sido la experiencia en todo el continente cuando de procesos progresistas y de izquierda se trata.

La manipulación, el engaño y la mentira que inocula por todos sus medios la clase dominante impone un giro del gobierno, que no parece manejar aún el Sistema de Medios Públicos, luego de 50 días de haberse posesionado, empezando por Radio y Televisión de Colombia, Rtvc, y tampoco tiene incidencia en los canales públicos regionales.

Por ejemplo, ante el acontecimiento histórico de la reapertura de la frontera entre Colombia y Venezuela y su importancia para toda la región, los únicos canales que transmitieron en vivo y en directo los actos de Cúcuta fueron el canal Televisión Regional del Oriente, TRO, y Rtvc.

El presidente Petro debe tener en cuenta que todo lo positivo que está proponiendo y haciendo su gobierno debe ser difundido de manera oportuna, masiva y con la mayor eficacia. De lo contrario, queda a merced del silencio o de las tergiversaciones derivadas de los enfoques que dan los medios privados a sus iniciativas y ejecutorias. Resulta indispensable ampliar plataformas virtuales y medios radiales y televisivos con espacios permanentes de información y pedagogía.

En Colombia la radio tradicional en FM y en AM aún tiene mucha incidencia. Se escucha desde las tres de la mañana hasta avanzada la noche mientras se viaja en automóviles y buses, en barrios populares, entre la población más vieja y en las zonas rurales. ¿Y, en manos de quiénes están las grandes cadenas radiales? En manos de los pulpos económicos que buscan retomar el poder. Eso explica también la proliferación de gente de avanzada edad en las huestes de la derecha.

Medios públicos y alternativos

El poder popular que se está construyendo no puede descuidar el factor comunicacional. No basta con buenas ejecutorias de gobierno, hay que saberlas informar a tiempo y procurar nutrir permanentemente la base social de las once millones 300 mil personas que eligieron el cambio.

El terrorismo mediático hace daño y tiene el objetivo de deslegitimar al nuevo gobierno. Lo despliegan con plena libertad medios como Semana (que, en reciente portada, contra la ministra de Salud, Carolina Corcho, es una verdadera vergüenza por su contenido falso y de mala fe) y todo el sistema de RCN, Blu Radio, W Radio, Caracol Radio, El Tiempo, para no hablar de los aparatajes neonazis existentes en redes y otras plataformas.

La guerra comunicacional en marcha, decretada por los aparatos ideológicos de los multimillonarios, busca, además, cerrar el camino del fortalecimiento del Pacto Histórico y sus aliados en las elecciones regionales de 2023 y dinamitar la posibilidad que en 2026 el poder popular en construcción pueda tener continuidad con el candidato presidencial que siga la obra que se está iniciando en el actual cuatrienio.

Los vientos del sur

Por calles y carreteras se viene movilizando el pueblo. Son los vientos del sur. Miles de hombres y mujeres vinculados a numerosos procesos políticos y sociales, campesinos y populares del sur del país que respaldan las reformas sociales impulsadas por el Pacto Histórico y el presidente Petro partieron el 23 de septiembre desde Pasto hasta Bogotá.

Estuvieron en La Vega, Cauca, se desplazaron posteriormente en “chivas” y buses a Popayán, donde participaron en uno de los 50 diálogos regionales programados por el gobierno en todo el país para escuchar a las comunidades y diseñar el Plan Nacional de Desarrollo, y después fueron a Neiva, departamento del Huila, en la tan necesaria tarea de pedagogía sobre los proyectos y las realizaciones del nuevo gobierno.

La jornada culminó el miércoles 28 de septiembre en Bogotá, específicamente en la Plaza de Núñez, situada entre el Capitolio Nacional y la Casa de Nariño, la misma que fue abierta por orden del presidente Gustavo Petro para que todo el pueblo se reúna en ella luego de más de 20 años de clausura por los sucesivos gobiernos del régimen uribista.

La defensa del poder popular en construcción emprende su marcha. Y no puede perder la calle. Debe estar a la ofensiva comunicacional y popular. Las lecciones latinoamericanas están a la orden del día.