sábado, mayo 18, 2024
InicioPaísMujeresEl abecé del Ministerio de la Igualdad

El abecé del Ministerio de la Igualdad

El pasado 4 de enero en Istmina, Chocó, fue sancionada la ley que creó al Ministerio de Igualdad y Equidad por parte del presidente Gustavo Petro, ratificando como primera mujer a cargo a la vicepresidenta Francia Márquez tal como fue planteado en campaña. VOZ habló con Luz María Múnera, Representante a la Cámara por Antioquia del Pacto Histórico

Anna Margoliner

Las brechas que históricamente han existido a partir de las desigualdades creadas por la jerarquización social y económica que ha vivido el país desde el proceso de independencia, favorecen en la actualidad la existencia de ideales machistas, racistas, homofóbicos e incluso xenofóbicos en nuestra sociedad, normalizando violencias en contra de las poblaciones vulnerables del territorio, perpetuando así la disimilitud entre los y las ciudadanas colombianas. La vastedad geográfica y algunos factores culturales son parte de la clave para entender por qué persisten las diferencias en el país.

De esta forma, la creación de una institución gubernamental que permita visibilizar y potenciar la lucha en contra de esta estructura inequitativa es un hecho más que histórico, justo. Luz María Múnera, quien fue coordinadora ponente del Proyecto de Ley que creó el Ministerio de Igualdad, señaló en entrevista con el semanario VOZ, la experiencia de creación del este y su respectiva sanción ocurrida a inicios el presente año.

Propósito Minigualdad

¿Cuál es el propósito del Ministerio de la Igualdad?
-Lo primero que se debe mencionar sobre el Ministerio de la Igualdad es que se tiene que cumplir una promesa de campaña que se hizo muy seriamente de parte de Gustavo Petro y Francia Márquez al pueblo colombiano, con la posibilidad que no solamente tengamos los derechos puestos en la constitución, en la ley, sino que también podamos acceder a ellos porque ya existen, es en este punto donde Colombia no ha podido trascender después de la Constitución del 91.

Los derechos están escritos en el papel, pero no están garantizados dentro de la práctica cotidiana para el conjunto del pueblo colombiano, por lo tanto, el propósito es que cada colombiano y colombiana tengan la posibilidad de tener acceso real a los derechos que la ley les entrega hoy.

¿Y ahora qué?

Sabemos que Petro firmó la sanción presidencial para la creación del Ministerio, ¿cuáles son los pasos por seguir para la materialización de este?
-El presidente Gustavo Petro sancionó la ley de creación de este ministerio y el paso a seguir es construirlo. Hay debates internos en el gobierno sobre exactamente que será lo que venga, pero en general el paso que sigue es estructurar ese ministerio con el mayor cuidado y prudencia posible, con poca burocracia, ya que vamos a trasladar programas, proyectos de otros ministerios a este lo que hará que la burocracia que se crea en la construcción de este ministerio no sea muy alta.

Hay que seguir de cerca la planeación y en la del Plan Nacional de Desarrollo para que desde este se le dé dientes a esta nueva entidad, y podamos tener claro en cuatro meses toda su estructura para el funcionamiento, pero además programas, proyectos y presupuesto que permitan llevar a cabo la tarea que se nos avecina, que no es fácil en un país como Colombia, pero que creemos que vamos a poder lograr desde ahí.

Retos actuales

¿Cuál es el mayor reto que enfrenta Minigualdad para lograr las transformaciones actuales?
-Hoy tenemos una inversión social y un gasto público social muy alto en Colombia regado por los diferentes ministerios, departamentos administrativos y entes gubernamentales, representado en los programas que buscan que la inversión social pueda llegar a los y las colombianas. El mayor reto que enfrentamos es que el ministerio pueda unificar si no el 100%, una gran parte de los programas y proyectos de los que hoy goza el país, y de esta manera se logre realmente el cierre de brechas, que además todos los días es más grande.

El segundo reto que considero más importante es que avancemos en la construcción de una sociedad más pensada alrededor de los seres humanos, por eso cuando el Ministerio de la Igualdad habla de los sectores sociales que va a atender, se trata de que se sientan como colombianos y colombianas con igualdad de derechos y de oportunidades, que las oportunidades lleguen a ellos y a ellas.

Entre estas poblaciones que va a atender el Ministerio, hablamos de la comunidad afro, de indígenas, de mujeres, de población LGBTI, de campesinos y campesinas, para que puedan tener la posibilidad de que un solo ente, no solamente haga la inversión, sino que permanentemente esté midiendo y garantizando que los recursos lleguen realmente a las poblaciones, y que se cumpla con ese sueño de ir cerrando las brechas, inclusive, territorialmente y esto lo atenderá el ministerio porque no es lo mismo, por ejemplo, hablar de la pobreza de una mujer en Bogotá, Medellín o Cali a hablar de una mujer del Bajo Cauca.

Así que la idea es que ese cierre de brechas se dé de tal manera que tengamos acceso porque, insisto, el derecho está escrito, pero no hay posibilidad de acceder a él.

Proyección Minigualdad

¿Cuál es la proyección del Ministerio de la Igualdad?
-Se proyecta como un frente de trabajo político, económico y social que logre en muy poco tiempo tener un país mucho más igualitario, y que las diferencias existentes hoy entre ricos y pobres, mujeres y hombres, indígenas y población mestiza, sean mucho más pequeñas o inexistentes.

Esa proyección lo que busca es que cada hombre y mujer colombiana sienta que es ciudadano y ciudadana de primera categoría abriéndole acceso a la educación, la salud, las carreteras, la posibilidad de un empleo digno con buenas condiciones de trabajo lleguen por fin a todo el territorio nacional, que los hombres y las mujeres pudieran poner su mano de obra, su trabajo, su capacidad, sus ganas para ayudarnos a crecer este país y para eso hay que colmarlos de derechos.

La proyección del Ministerio es que se cumpla la constitución política, que le garantice al conjunto del pueblo colombiano el acceso a los derechos, que cada colombiano y colombiana se sienta un ser humano tenido en cuenta en su patria y dejemos de estar pensando en ciudadanías de primera, segunda y tercera categoría.

Reescribiendo la historia

Eliminar la desigualdad en un país donde esta existe legítimamente dentro del pensamiento cotidiano de los y las ciudadanas, es un reto que implica reconocer en qué radica, identificar los factores que permiten su proliferación en la sociedad actual, teniendo en cuenta que sus raíces vienen desde la creación misma de la nación como un imaginario centralista en el que sus principales benefactores fueron en primera instancia los hombres blancos, católicos, heterosexuales. Por lo tanto, es necesario revertir la ecuación creando, a través de este ministerio, un nuevo relato en el que todos y todas construyamos desde la dignidad el país en el que queremos vivir.

¡Hasta que la dignidad se haga costumbre!

RELATED ARTICLES

Most Popular

Recent Comments