Colombia sigue celebrando

0
99
En Quibdó, Chocó, se adelantó la fiesta de San Pacho

En el cierre de campaña de la primera vuelta presidencial, Gustavo Petro dijo: “si ganamos, hacemos una gran fiesta popular”. Y se hizo…

Carolina Tejada
@carolltejada

Luego de cerrarse las urnas a las 4 pm, muchas personas buscaron su parche, la familia, la sede de su partido o el rinconcito en el barrio para esperar los resultados. Y casi sobre las cinco de la tarde cuando la tendencia de los informes de la Registraduría Nacional del Estado Civil daba como ganador a Gustavo Petro y Francia Márquez, en las calles silenciosas, y entre el nerviosismo de la espera, la gente rompió la calma con su alegría y desde los balcones, en las sedes partidarias, en calles y avenidas, se empezó a escuchar al unísono ¡ganamos, ganamos!

La única manera de comparar ese fervor del inicio de la gran fiesta, es con la celebración que se vivió en el país cuando Colombia quedó en los cuartos de final del mundial de fútbol Brasil 2014, y tiene mucho sentido, nunca antes la izquierda, los sectores populares y democráticos ganaban una elección presidencial.

Los gritos de alegría cada que se anunciaba un nuevo boletín, el llanto en el rostro de la gente mientras ondeaban la bandera de Colombia, el abrazo entre la gente conocida, incluso entre las que no, los pitos, las arengas se fueron sumando hasta las grandes concentraciones, a las caravanas de carros y motos, a las batucadas que cerraron la noche en cada rincón del país celebrando los 11 millones de corazones que le dijeron sí al cambio.

La fiesta a todo ritmo

Este es un paso por algunas de esas regiones en donde la fiesta popular se tomó la noche del 19 de junio, más allá de la capital del país en donde la gente se concentró en el Movistar Arena donde Petro y Francia saludaron a su electorado, también en la Plaza de Bolívar, y en las principales calles, en medio de caravanas de carros y motos.

Iniciamos por el departamento del Chocó, en donde el electorado eligió en medio de la más amplia votación a Petro y Francia como sus gobernantes con el 81,94 de los votos, imponiéndose sobre Hernández que sacó 16,49. La población negra como si fuera una Fiesta de San Pacho en Quibdó, se tomó las calles, era un río de gente que cantaba, alzaban sus manos y meneaban sus cuerpos al son de las chirimías. Muchas de las principales avenidas de la capital también fueron copadas por caravanas de motos, “aquí está el poder negro” decía la gente emocionada. La fiesta y la pólvora se extendió en otros municipios hasta la madrugada del 20 de junio.

Las comunidades indígenas, como la de la Unión Basalito, dio la apertura al nuevo presidente con unos bailes tradiciones de sus ancestros. En Condoto, En El Carmen de Atrato y otros municipios la fiesta fue acompañada con caravanas y pólvora.

En el departamento de Nariño se adelantó el carnaval de Blancos y Negros. Dijo Xavier Hernández: “Apenas se conoció la noticia de la victoria la reacción del pueblo nariñense fue salir a las calles. En la mayoría de los municipios del departamento hubo desfiles, concentraciones masivas, cuya característica fue la alegría, el carnaval, la expresión de satisfacción y de reafirmación de que acertamos. En Pasto la gente concurrió al parque de la Resistencia, al parque Rumipamba, sitio y espacio emblemático donde se dieron muchas luchas y en contra del gobierno del uribismo”.

Batucada feminista Sur-versia de Ipiales

Desde Ipiales, María del Mar Rosero Calderón, comentó que la fiesta se acompañó con la batucada feminista Sur-Versiva, con sus redoblantes y tambores. “Mientras esperábamos a que fueran adelantándose los resultados había mucha zozobra, con lágrimas en los ojos escuchábamos cada resultado. Al momento de la victoria cada persona explotó en felicidad, lágrimas de no creer, abrazos, cánticos, bailes y un sin fin de demostraciones de orgullo. Inmediatamente salimos a las calles a cantarle a Ipiales y demostrarle lo lindo que se sienten los vientos de libertad que de ahí en adelante respiraremos”.

En el Pacífico nariñense, según cuenta Nilson Estupiñán dirigente del Pacto Histórico, “los diez municipios de la costa nariñense le apostamos por este cambio social. La gente creía en Francia y en Petro y recibimos los resultados en un goce, en una fiesta porque por primera vez en la historia el pueblo tiene el poder. Por fin el Pacífico tiene una voz allá en lo alto del gobierno con nuestra negra Francia Márquez. Le agradecemos a todo el Pacífico, a todos mis hermanos, mis ñaños y mis ñañas y a toda Colombia” al son de la música del Pacífico y con caravanas de motos y carros, la fiesta también se prolongó por horas mientras repetían ¡vamos a vivir sabroso carajo!

En el departamento del Valle del Cauca, donde Petro alcanzó el 63,85 de los votos, con el sabor de su gente, se dieron concentraciones en cada municipio. Según Anlle Ramírez, presidenta de la Unión Patriótica, lo que se vivió fue “un estallido. De repente todo el mundo estaba muy contento, aunque los primeros boletines generaron preocupación, pero en cuanto apareció en la pantalla Gustavo Petro, nuevo presidente de Colombia 2022-2026, la euforia se apoderó de todas las personas que estábamos acompañando ese espacio, mucha música, mucho llanto, mucha alegría, mucha felicidad revolucionaria de haber conseguido algo que nos han dicho que no íbamos a conseguir, y eso pues, fue mágico”

Cali, la sucursal del cielo lloró y festejó el triunfo en la calle. Foto Anlle Ramírez

David Escobar, periodista de la región, comentó: “Estaba filmando frente a la sede de Petro, mientras en una pantalla se proyectaban los boletines. Los gritos y las banderas eran el paisaje sonoro y visual. La gente estaba feliz, había entre la multitud jóvenes de las resistencias de Cali y familiares de las víctimas del paro. Recuerdo en especial a una familia que llevaba la camiseta con una foto impresa de su hijo”.

La fiesta popular se tomó las calles, lugares como Puerto Resistencia, la Loma de la Cruz, y la muy conocida calle 5, al son de la salsa de Niche, de bachata y bailaron y cantaron toda la noche. En algunas concentraciones la gente cantaba al son de calle 13; Por lo que venga y por este instante, a brindar por el aguante.

En el departamento del Cauca, Petro se impuso con el 79% de los votos, según Ana Elsa, lideresa de la Unión Patriótica, “el triunfo lo recibimos con muchísimo regocijo. Desde las tres de la tarde en Popayán ya se escuchaba la chirimía, en los primeros reportes la gente estaba un poco triste. Pero luego llegó la alegría y el júbilo fue muy grande, todos nos abrazábamos y llorábamos, se hizo una caravana, sobre todo del norte de Popayán, en motos y carros. No hubo un solo municipio que no hizo su celebración”.

Sin embargo, comenta ella, “la muerte del compañero en Guapi y en el Bordo, opacó un poco la alegría, así como la detención de los compañeros del barrio Sinaí, y de la JUCO. Pero se vivió el triunfo”.

En Barranquilla, la Puerta de Oro de Colombia, el carnaval fue tomado, principalmente por las mujeres y la juventud. Para Eyleem Andrea Agudelo Barceló, la sensación del triunfo fue de “felicidad, esperanza y de un nuevo comienzo. Las mujeres nos caracterizamos por llenar las calles, las madres cabeza de hogar, las trabajadoras, cuidadoras, universitarias, empresarias, académicas. Se notaba en nuestros rostros la alegría de caminar hacia un país anti patriarcal, diverso y feminista” y apuntó: “Barranquilla vivió el mejor carnaval que pudo haber vivido y creo que fue un carnaval caracterizado por una esperanza y que salimos a las calles la mayoría de este país, porque los nadie por fin han ganado”.

Departamentos en donde no se ganó, pero hubo voto significativo

Otras regiones importantes, donde el triunfo no fue el más contundente, pero sí significativo, es el de Antioquia. Allí Petro solo alcanzó el 33,04% y Hernández el 63,93%. Sin embargo, cuenta Alejandro Cometa, “con gran alborozo y alegría los antioqueños recibieron la victoria del Pacto Histórico. De los municipios en los que se ganó, Segovia y Apartadó se realizaron caravanas de carros y motos. En el caso de Apartadó se pasó por los municipios cercanos para reafirmar el compromiso con el vivir sabroso.

En la ciudad de Medellín y el Área Metropolitana múltiples fueron las concentraciones. Las casas Petro estuvieron a su máxima capacidad hasta altas horas de la madrugada del día 20 de junio. Carros y motos pasaban pitando y gritando ¡Petro Presidente!

En algunos municipios del Catatumbo también se vivió el fervor del triunfo. Cuenta Juan Carlos Quintero: “Acá en el Catatumbo recibimos con mucho beneplácito y esperanza el triunfo de Petro y Francia, para la construcción de paz. Fuimos esa pequeña isla dentro de ese mar inmenso de la sociedad norte santandereana donde Petro y Francia ganaron.

El Catatumbo aportó 51.000 votos a esta apuesta por la paz y ganamos en los municipios de Teorama, San Calixto, Hacarí y El Tarra. La celebración fue toda una fiesta popular de integración a través de múltiples caravanas por los municipios y pueblos de aquí del Catatumbo y con actos políticos que resaltaban la celebración de este proceso en las plazas y parques principales de nuestros corregimientos y municipios”.

En Barranca, Santander, el papel fundamental de jóvenes, mujeres y líderes comunales fue decisivo. Cuenta Ramón Abril, líder del municipio, que “Barranca parecía un 31 de diciembre. Cuando se conocieron los primeros resultados la gente saliendo a pie, las primeras motos, los primeros carros por toda la ciudad, empezaban a gritar por las calles “Petro, Petro”.

“Un principal sitio de concentración fue la sede en la avenida 52, de ahí salieron nueve caravanas por toda la ciudad. En los barrios nororientales de Barranca la gente salía de sus casas y ponía música, sonaron voladores, salsa al piso, y compañeros que por décadas llevan luchando por esto llorando y llorando. Pero mucha alegría, mucha esperanza, fue como si nos hubiese llegado la justicia que por tantas décadas se buscaba desde acá”. Barranca fue el único municipio del departamento de Santander en donde ganó el Pacto Histórico.