El Establecimiento contra Quintero

0
328
Daniel Quintero Calle

No obstante las múltiples irregularidades en la recolección de firmas, se mantiene la revocatoria del alcalde Daniel Quintero Calle, proceso impulsado por el Grupo Empresarial Antioqueño, el uribismo y el fajardismo

Redacción Política

La cosa política en Medellín se encuentra al rojo vivo por cuenta del proceso de revocatoria en contra del alcalde Daniel Quintero Calle. Con la ratificación por parte de la Registraduría General de la Nación de 133 mil firmas que respaldan la iniciativa ciudadana, un escenario excepcional se abre en la capital de Antioquia en medio de la campaña electoral que se desarrollará en la primera mitad del año 2022.

Si bien el alcalde Quintero Calle había impugnado la decisión de acuerdo a una pesquisa inicial donde 30 mil casos de las firmas recolectadas presentaban una serie de sospechas, siendo la suplantación de identidad una constante en miles de denuncias que se han conocido en las redes sociales, la Registraduría aseguró que “luego de una minuciosa revisión en la que fueron analizados 380 mil registros, se encontró que la mayoría sí son válidos”. Es decir, la institución no aceptó la impugnación, al mismo tiempo que no permitió que grafólogos accedieran a las firmas originales.

Por el momento, se espera el aval del Consejo Nacional Electoral que debe revisar los gastos financieros hechos por el comité promotor de la revocatoria. Una vez conocido el dictamen del alto tribunal electoral, la Gobernación de Antioquia tendrá que fijar la fecha para convocar a la ciudadanía medellinense a las urnas. Al respecto, lo único cierto es que no podrá coincidir con ninguna jornada del calendario electoral del año en curso, de acuerdo a la jurisprudencia que limita las convocatorias de los mecanismos de participación ciudadana consagrados en la Constitución.

La discordia

La disputa entre el burgomaestre con los poderosos grupos empresariales y con el Establecimiento político de Medellín comenzó desde el mismo momento en que Quintero Calle ganó las elecciones en 2019. Con más de 300 mil votos, el grupo significativo de ciudadanos independientes, que lidera el actual alcalde, se impuso sobre Alfredo Ramos, candidato del Centro Democrático que obtuvo 235 mil votos, fracturando así la hegemonía uribista en la capital antioqueña.

Con la promesa de no responder ni a partidos ni a jefes políticos tradicionales, Quintero Calle estructuró una ambiciosa cruzada en contra de las “mafias”, que, según el alcalde, han degradado el poder y la política en Medellín. Específicamente las tensiones son con el Grupo Empresarial Antioqueño, GEA, en el campo económico, así como con el uribismo y el fajardismo en el plano político.

Decisiones como intervenir en la junta directiva de las Empresas Públicas de Medellín, EPM, adelantar demandas en contra de las empresas contratistas de Hidroituango recuperando cerca de 4.3 billones de pesos, donde además señala la responsabilidad de dirigentes como Sergio Fajardo Valderrama y Luis Alfredo Ramos en el fracaso del megaproyecto, han desatado una implacable persecución por parte del Establecimiento antioqueño que ha visto afectados sus intereses económicos y políticos tanto en la ciudad como en el departamento.

Pacto de Chuscalito

Es un hecho que la revocatoria en contra de Quintero Calle es liderada por el uribismo y el fajardismo. El mismo burgomaestre ha denunciado la existencia del ‘Pacto de Chuscalito’ donde concejales de los dos sectores políticos se han unido no solo para revocar al alcalde, sino también para defender a los conglomerados empresariales condenados por Hidroituango y devolver al GEA la hegemonía en las EPM.

Más allá de las denuncias sobre las alianzas políticas que se tejen en contra de Quintero Calle, es importante señalar que el comité de la revocatoria es liderado por el militante del Centro Democrático, exgobernador de Antioquia y parapolítico recientemente condenado Luis Alfredo Ramos, quien además es padre de Alfredo Ramos, candidato que perdió en las elecciones de 2019. Es decir, quienes encabezan públicamente el proceso son el uribismo pura sangre del departamento.

El Pacto Histórico se pronuncia

Por su parte, fuerzas democráticas y alternativas hacen un llamado a defender la gestión del Alcalde de Medellín. “Enfrentar clanes económicos que ven la política como un espacio para llenarse los bolsillos y no para servir a la gente. Que no tienen escrúpulos en sus formas de actuar para proteger sus intereses económicos, requiere carácter y valentía”, dijo Alex Flórez candidato al Senado por el Pacto Histórico.

“Al frente de la revocatoria al alcalde Daniel Quintero está el uribismo. Ahora la gente en las urnas tendrá la última palabra: o el pasado uribista y mal gobierno de Duque o el futuro de cambio que proponemos”, ha dicho María José Pizarro, representante a la Cámara y candidata al Senado por la convergencia de centroizquierda.

“Estos días hemos visto como la derecha uribista, la fajardista en tenis y la verde (disfrazada de centro) han salido en defensa del GEA, el grupo económico más poderoso de Colombia, que capturó la institucionalidad y es el máximo responsable del desastre de Hidroituango”, ha dicho la dirigente del movimiento Ríos Vivos, Isabel Cristina Zuleta.