La búsqueda de los desaparecidos, un acto concertado

0
154

Llama la atención que la Alcaldía de Medellín no haya querido asumir su responsabilidad administrativa de cerrar La Escombrera y La Arenera para proteger el lugar y permitir que se pueda realizar allí una búsqueda seria, organizada y técnica de las personas desaparecidas.

Pancho

La Alcaldía de Medellín ha anunciado que contratará con la empresa española Falcon High Tech para que realice actividades de prospección utilizando alta tecnología en dos puntos de la ciudad: el Cementerio Universal y el polígono dos de La Escombrera. El objetivo, según la Alcaldía de Medellín, es hacer una búsqueda técnica de personas desaparecidas.

Ante lo cual, las organizaciones de víctimas que han estado al frente de este proceso de búsqueda de las personas desaparecidas en la Comuna 13 de Medellín han manifestado su oposición a este accionar inconsulto de la Alcaldía de Medellín, porque no corresponde a los acuerdos establecidos entre las organizaciones de víctimas y las autoridades nacionales.

Llama la atención que la Alcaldía de Medellín no haya querido asumir su responsabilidad administrativa de cerrar La Escombrera y La Arenera para proteger el lugar y permitir que se pueda realizar allí una búsqueda seria, organizada y técnica de las personas desaparecidas.

Cabe recordar que en La Escombrera y La Arenera, según confesiones de los jefes paramilitares, después de la Operación Orión realizada por el Ejército en alianza con los paramilitares, más de 300 jóvenes de la Comuna 13 fueron sepultados allí. Sin embargo, a pesar de los pedidos de las organizaciones de víctimas, la Alcaldía de Medellín se ha negado a cerrar este botadero de escombros y ahora de manera unilateral contrata con una empresa que no tiene experiencia en la búsqueda de personas desaparecidas la realización de una pesquisa con alta tecnología, como si la búsqueda de personas desaparecidas fuera solo un problema de tecnología.

Falcon High Tech es una “empresa internacional de geofísica especializada en la ejecución de trabajos para grandes empresas y organismos oficiales en el campo de la detección electrónica de alta tecnología”. Reconocen que nunca ha trabajado en escenarios complejos como las escombreras, pero aseguran tener la tecnología para ubicar exitosamente restos óseos.

Medidas necesarias

Las organizaciones de víctimas exigen que este proceso de búsqueda esté dirigido por la Fiscalía General de la Nación y se realice en coordinación con las organizaciones de víctimas. Para tratar de continuar con el proceso, las organizaciones de víctimas realizaron el pasado 5 de abril una audiencia ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, en la cual el Gobierno nacional se comprometió a implementar las medidas necesarias para el cumplimiento de los derechos de las víctimas y la continuidad del proceso. Sin embargo, esto no se ha realizado y tampoco ha sido posible concretar una reunión de seguimiento con la vicefiscal María Paulina Riveros, pese a las reiteradas solicitudes.

La realización de esta prueba, sin que haga parte de un plan de búsqueda, no solo es un acto improvisado y arbitrario, sino que significa un acto de atropello a las víctimas que son vulneradas en su dolor y revictimizadas con la generación de expectativas constantes por parte de la Alcaldía de Medellín. No podemos olvidar que la prospección en el Polígono Uno terminó el 16 de diciembre de 2015 y durante este año no fue posible concretar la continuidad de la búsqueda y tampoco se ha logrado definir la formulación del Plan Municipal de Búsqueda, como se propuso desde la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Alcaldía.

Entonces, reclaman las organizaciones de víctimas, lo que se necesita es que la Alcaldía de Medellín cumpla con sus compromisos de convocar a las organizaciones de víctimas para acordar un plan serio y coordinado de búsqueda de las personas desaparecidas y dejen de estar haciendo actividades unilaterales y descoordinadas que lo único que buscan es justificar el gasto del presupuesto municipal.