Inteligencia del Ejército: Más chuzadas impunes

0
Foto eldebate.com.co

Otro escándalo, revelado hace ocho días, compromete a la inteligencia militar en chuzadas a reconocidos periodistas, dirigentes políticos y diplomáticos. El ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, declarado enemigo de los diálogos de paz, guarda silencio. Rechazo nacional e internacional

Foto eldebate.com.co
Foto eldebate.com.co

Hernando López

Como si fuera poco, además de lo que se conoce sobre chuzadas y seguimientos ilegales por organismos de inteligencia del Estado, la semana pasada en www.semana.com apareció la denuncia de que un numeroso grupo de personas aparecen en una lista de inteligencia del Ejército y estarían siendo chuzadas a través de sus correos electrónicos. La lista incluye a los directores de importantes medios de comunicación, a los miembros de la Comisión de Paz del Senado, a diplomáticos y a miembros de la delegación de paz del Gobierno Nacional en La Habana (Cuba).

El hecho, rechazado en el país y en el exterior, fue atenuado en su gravedad por voceros del Gobierno Nacional y del Ministerio de Defensa, que anunciaron lo de siempre: investigaciones hasta las últimas consecuencias. El general Jaime Lasprilla reveló que el general Mauricio Forero, jefe de Inteligencia y Contrainteligencia del Ejército, fue enviado de vacaciones, mientras la Inspección General adelanta una investigación, sin menoscabo de las indagaciones penales que la Fiscalía General de la Nación inició esta semana.

Como un mal augurio, el comando del Ejército expidió un comunicado en que anuncia la investigación, pero agrega que en las averiguaciones preliminares no aparece lista alguna de correos electrónicos como lo denuncia la revista Semana.

Es bastante grave

Según la investigación periodística, “se trata de un extenso y detallado archivo de hoja de cálculo que contiene decenas de direcciones de correos electrónicos de periodistas nacionales y extranjeros, de importantes funcionarios de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, embajadores y miembros del Comité Internacional de la Cruz Roja, entre muchos otros, que tenía la Central de Inteligencia Militar del Ejército (CIME)”.

“El archivo tiene una huella digital (conocida técnicamente como metadatos) que permite saber quién, cómo, cuándo y dónde crea, consulta o modifica un archivo, incluso si este ha sido alterado y quién lo alteró. El documento en poder de Semana.com fue elaborado por el CIME -como está consignado en el archivo- el 28 de octubre de 2012, poco tiempo después que se conociera el inicio de las conversaciones de paz que se escenifican en La Habana (Cuba). Al archivo se le hizo el último cambio el pasado 10 de marzo”.

La revelación es bastante grave, así algunas fuentes del Ejército digan que no ven nada de extraño que un listado de periodistas y diplomáticos estén en poder del Comando de Inteligencia Militar del Ejército (CIME). Según lo aparecido, son varias carpetas, cada una con un nombre específico, en que aparecen más de 500 correos electrónicos.

Una primera carpeta con el nombre OWA tiene archivados más de 121 correos de las FARC-EP, de la delegación de paz del Gobierno Nacional y de la Empresa Emmeva contratada por el Gobierno para organizar el servicio de web e información de los diálogos de paz. En otra carpeta están los correos de 119 periodistas, entre ellos el Director de VOZ, y de 23 medios de comunicación nacionales e internacionales. Son más de 500 mails en poder del CIME. En otra está la información de los correos de 16 ONG e instituciones; siete dirigentes políticos (senadores y ex senadores), entre ellos la dirigente comunista Gloria Inés Ramírez. También varias embajadas y el CICR.

“Es muy grave esto”, dijo un diplomático extranjero en Bogotá, “porque involucra a países amigos y a los que están actuando como garantes y acompañantes del proceso de paz”. A su juicio no existen garantías de confidencialidad y discreción en la labor de acompañamiento que hacen al proceso de paz.

Estas chuzadas, tan frecuentes y que se suman a otras anteriores como la Operación Andrómeda y las del hacker Sepúlveda, descubiertas al comienzo del presente año y en la campaña electoral, demuestran de dónde salen las filtraciones hacia las toldas uribistas, publicadas en el twitter del senador Álvaro Uribe Vélez. Se están convirtiendo en un problema de seguridad nacional y evidencian la oposición en sectores de la alta oficialidad a los diálogos de paz de La Habana.

La ley de inteligencia

A juicio de analistas y periodistas consultados por este semanario, la Operación Andrómeda, de cuya investigación penal no hay claridad todavía, lo del hacker Sepúlveda, demostrado ya que tuvo conexión con la inteligencia militar y ahora el tema de las chuzadas de la inteligencia del Ejército, son consecuencia de la ley de inteligencia y contrainteligencia, aprobada no obstante los reparos de las ONG y de Naciones Unidas, que le da patente de corso a los militares para este tipo de actuaciones ilegales y sin ningún control.

Gustavo Gallón, presidente de la Comisión Colombiana de Juristas, había advertido cuando fue aprobada la Ley de Inteligencia 1621 de 2013, que con dicha ley quedó autorizado “el ‘monitoreo del espectro electromagnético’, facilitó la violación de la exigencia de orden judicial para cualquier interceptación de comunicaciones. Si bien la Corte Constitucional advirtió que ese monitoreo debe limitarse a efectuar un ‘rastreo indeterminado’ y no permite la fiscalización de ‘alguien en particular’, la distinción entre las dos actividades es muy difícil de establecer y, especialmente, de controlar”.

Con razón los altos mandos militares argumentan que Andrómeda y ahora estas chuzadas denunciadas se adelantan en el marco de la ley. Lo mismo alegaron los delincuentes del DAS que hicieron las interceptaciones ilegales, que eran razones de seguridad nacional. Y hasta el delincuente confeso el hacker Sepúlveda también le dijo en el primer momento a la Fiscalía que él era un héroe porque combatía a los terroristas. ¿Será este el país del posconflicto que tanto predica el presidente Santos?

Lista que publica Semana.com

Elena Ambrosi: Oficina Alto Comisionado para la Paz, María L. Méndez: Oficina Alto Comisionado para la Paz, Luisa Zamudio: E-nnova, empresa contratada por el gobierno para manejar y administrar temas relacionados con la página web de los diálogos de paz, Jordi Raich: Comité Internacional de la Cruz Roja, Günter Schülein: Comité Internacional de la Cruz Roja, Oleg Reidar Bergum: Embajada de Noruega en Colombia, Max Schoening: Human Right Watch (HRW), Darío Arizmendi: director de noticias de Caracol Radio, Elba Ardila: secretaria Darío Arizmendi, Caracol Radio, Gustavo Gómez: Caracol Radio, Hernán Peláez: Caracol Radio, Claudia Morales: Caracol Radio, Néstor Morales: director de noticias de Blu Radio, Vicky Dávila: directora de noticias de La FM, Yolanda Ruiz: directora de noticias de RCN Radio, Julio Sánchez Cristo: director de La W Radio.

Ricardo Ávila: director de Portafolio, Fidel Cano: director de El Espectador, Daniel Coronell: Columnista, Ramiro Bejarano: Columnista, Alfredo Molano: Columnista, Diana Calderón: directora del servicio informativo de Caracol Radio, Patricia Ruiz: secretaria de Diana Calderón, Caracol Radio, Sonia Rodríguez: Caracol Radio, Gloria Vecino: secretaria personal de Yamid Amat, Noticiero CM&, Diego Suárez: Noticiero CM&, Daniela Vargas: Noticias Uno, Ignacio Gómez: subdirector de Noticias Uno, Germán Espinel: Noticiero Caracol TV, Jairo Chaparro: Caracol Radio, Jorge Cura: Periodista, Edulfo Peña: editor de política de El Tiempo, Viviana Echeverry: Caracol Radio, Juan Estaban Lewin: La Silla Vacía.

Yanelda Jaimes: RCN Radio, Marisol Gómez: El Tiempo, Vivian Sequera: Agencia AP, Luis Acosta: Agencia Reuters, Alejo Vargas: Columnista y catedrático, Carlos Lozano: Director diario VOZ, Ana María Saavedra: El País de Cali, Elber Gutiérrez: El Espectador, Luis Eduardo Maldonado: Noticiero Caracol TV, Edwin Gutiérrez: Noticias RCN TV, Martin Granovsky: periodista argentino, Simón Romero: New York Times, Alejandro Santos: Revista Semana, Rodrigo Urrego: Semana.com, Marta Ruiz: Revista Semana, Paula Durán: Revista Semana, Roy Barreras: político, Ángela Robledo: política, Camilo Romero: político, Gloria Cuartas: política, Gloria Inés Ramírez: política.