Cartas

0
58
Foto: Debris2008 via photopin cc

El portentoso Madiba

Todas las loas o panegíricos que se digan o se escriban sobre el gran conciliador y digno ser Nelson Mandela serán, apenas, un mínimo reconocimiento. Su inalcanzable humildad y convicción por el respeto y amor a sus contrarios lo llevaron a conducir durante cuatro años la república multirracial sudafricana, con complejidades inimaginables para superar. Perdonó y acogió a sus enemigos de la derecha que lo mantuvieron 27 años en prisión por tener una ideología democrática y estar en contraposición de la segregación racial impuesta por los blancos, denominada el apartheid.

La reconciliación en Sudáfrica pudo ser posible a través de la justicia restaurativa y el diálogo, supremo redentor de la violencia, en todos los tiempos. Aunque aceptó la lucha armada, será registrado en el escalafón mundial de los pacifistas, al lado de Mahatma Gandhi y Martin Luther King. Recibió el Premio Nobel de Paz en 1993. Ejemplo de tolerancia y convivencia. La dirigencia planetaria debiese acoger su legado y personalidad para construir un mundo mejor para todos.

Como anillo al dedo nos viene el elocuente mensaje pronunciado en su discurso de posesión presidencial en 1994: “Ha llegado el momento de curar las heridas. El momento de salvar los abismos que nos dividen. Nos ha llegado el momento de construir”. 95 años de existencia cabal lo eternizan como paradigma reconciliador de la humanidad, portentoso y querido Madiba (abuelo). Omar León Muriel A. (Vía Internet).

Foto: Debris2008 via photopin cc
Foto: Debris2008 via photopin cc

Dictadura civil

Nos resulta un poco extraño llegar a creer que: 1.- Se considere como un delito y bastante peligroso por decir lo menos, “obstruir vías con protestas”, es decir, un derecho consagrado en nuestra Constitución Política de 1991 aún vigente a pesar de tener ya 33 modificaciones, es decir todo lo que signifique denunciar algo anormal o atentatorio de la dignidad es delito. 2.-En ese mismo tenor “reprimir” y utilizando toda suerte de maneras represivas incluyendo tortura, detenciones arbitrarias, impedimento para que sea asistido en la defensa no lo es, es decir no es delito y también forma parte de la misma Constitución Política de 1991.

¿Y entonces allí qué? ¿Cómo entender todo esto? ¿Será que llegó la hora de la total oscuridad producida por una “dictadura civil”? Óscar Alberto Moreno Bolaños. Abogado Defensor de Derechos Humanos. Periodista.

Vientos de unidad

La unidad de la Alianza Verde con la Unión Patriótica, las dignidades, País Común y otros sectores es muy importante. Soplan vientos de unidad y es una buena noticia. Lo conveniente es que la Alianza Verde entienda que no puede tener como candidato presidencial a Enrique Peñalosa, guerrerista y neoliberal de la casa Uribe. Con gente como esta es imposible llegar a un acuerdo. La unidad es con sectores democráticos y la izquierda de todos los matices. Camilo López Tavares (vía Internet).

Apoyar la paz

Todo indica que los diálogos de paz van por buen camino. Santos entendió que no deben estar agarrados a su reelección. La paz es la bandera de los demócratas de todo color en la campaña electoral. Así como Uribe Vélez tendrá como proyecto programático la guerra de la seguridad democrática. María Bueno (vía Internet).