Entre la fe y la razón

0
347

Juan Guillermo Ramírez

Libros adaptados al cine de manera exitosa como Las cenizas de Ángela, memorias de Frank McCourt, o Brooklyn de Colm Tóibín, nos han mostrado la pobreza de una Irlanda castigada por las hambrunas y su eterno conflicto con los ingleses. El prodigio, dirigida por el chileno Sebastián Lelio, nos traslada a uno de los momentos más duros de su historia, 1862, cuando el país atraviesa una terrible hambruna. Como cuenta una mujer en el filme, tiempos en los que la gente se encerraba en sus casas y sellaba las puertas con clavos para que nadie viera cómo caían muertos por la calle.

Teniendo en cuenta que El prodigio es una especie de misterio religioso ambientado en las Midlands irlandesas, la primera toma de la película es tan inesperada que el público podría temer que el proyeccionista haya puesto el rollo equivocado. Abrimos, no en los páramos neblinosos de un país que aún se tambalea por la Gran Hambruna que lo mató de hambre unos 13 años antes, sino en el espacio cavernoso de un estudio de sonido moderno, el tipo de instalación que podría albergar los decorados de una película dramática de época.

Se parece más al logotipo de una productora que a la imagen de apertura de una película. Solo cuando una voz incorpórea comienza a hablarnos sobre la banda sonora, podemos dar sentido a lo que estamos viendo. Hola, dice con una suavidad reconfortante, este es el comienzo de una película llamada El prodigio. En este punto, esperaba que la película canalizara Fahrenheit 451 de Truffaut y que la voz leyera los créditos completos, para anunciar que la historia suntuosa pero un poco cruda que estamos por ver, ha sido adaptada de una novela de 2016 de la autora de “Room” Emma Donoghue, y presenta a Tom Burke jugando contra el tipo como un periodista bien intencionado cuyas deliciosas chuletas de cordero amenazan para tragarse toda la cara, pero su voz en off pronto demuestra estar menos interesada en los detalles que en las ideas. No somos nada sin historias, continúa, así que te invitamos a creer en esta. Luego, la cámara de Ari Wegner gira para encontrar a la actriz sentada en un escenario hecho para parecerse al interior de un bote, y con sólo un empujón y un chapoteo de agua a través de las tablas del piso, la ilusión es completa. La creencia puede ser transformadora.

Qué hazaña visual, auditiva y filosófica es El prodigio como un examen cinematográfico de la empatía y la verdad, la fe y la razón, y el orgullo y la identidad. Cada decisión estética aquí complementa las cualidades de búsqueda de la película, desde la partitura resonante de sonidos de ensueño y chillidos embarazados de Matthew Herbert, el tipo de gritos que tal vez se escucharían en un sueño o en la naturaleza, hasta el uso frecuente del encuadre central que enfatiza el creciente aislamiento y desesperación de Lib. Al ofrecer una actuación imponente en una carrera en ciernes que ya está llena de ellos, Pugh especialmente deja un rastro memorable cuando Lib intenta meterse en la cabeza de Anna, barriendo agitadamente la tierra fangosa con sus atuendos adyacentes de «Lady Macbeth» en un momento, hundiéndose silenciosamente en ella.

El prodigio no es una película contra la religión sino contra el fanatismo. Trata sobre la destrucción que causa la sustitución y manipulación de los hechos para convertirse en fantasías que procuran algún tipo de calor espiritual.