Explotación laboral en Canadá

0
349

Luis Alberto Matta

Entre sesenta y cinco mil y ochenta y tres mil trabajadores y trabajadoras migrantes agrícolas, provenientes de diversas naciones como Jamaica, Guatemala, El Salvador, México y Filipinas, entre otros países, viajan cada año al Canadá. Son contratados fundamentalmente para las temporadas de primavera y verano, es decir, durante el período más fuerte de producción agrícola en Norte América.

Estas y estos trabajadores cumplen un papel vital para mantener en uno de los primeros lugares del mundo a la poderosa industria agroalimentaria del Canadá. ¡Dada la creciente escasez de mano de obra en el norte global, esta millonaria economía agroalimentaria depende en gran medida de la extenuante labor de los humildes trabajadores migrantes que vienen del sur global!

¿Pero cuál es la vida de los y las trabajadoras migrantes de bajo perfil profesional en Canadá? Humillaciones, discriminación, racismo, jornadas de trabajo sin pago de horas extras, cambios abusivos en el contenido del contrato de trabajo, falta de protección, salarios por debajo de lo estipulado en la ley, deducciones ilegales. A pesar de los altos estándares en leyes de empleo y protección de derechos laborales en Canadá, la realidad señala una situación muy distinta sobre el terreno. Recientemente se han documentado centenares de casos de graves violaciones a los derechos laborales y humanos de los trabajadores migrantes en el país del norte.

Los trabajadores y trabajadoras indocumentadas, pese a vivir en uno de los países más ricos de la tierra, a menudo sufren una vida de privaciones propia de países muy pobres. La ausencia de un permiso de trabajo u otro documento migratorio les hace aún más vulnerables frente a reclutadores ilegales, contratistas e intermediarios abusivos que amenazan y ejercen coerción mediante intimidaciones como avisar a la policía de fronteras para su deportación si no aceptan las condiciones de trabajo abusivas.

De acuerdo con Tomoya Obokata, Relator Especial de Naciones Unidas sobre Formas Contemporáneas de Esclavitud, consternado dijo, el pasado 6 de septiembre de 2023, en Ottawa, que “los programas de trabajadores extranjeros temporales de Canadá son ‘un caldo de cultivo para formas modernas de esclavitud’”. Mucho se habla de Canadá como un país que protege y promueve los derechos humanos. Sin embargo, en cuanto al tratamiento de los y las trabajadoras migrantes dedicados a labores que requieren poca calificación, y de acuerdo con organizaciones federales como la Red por los Derechos de los Migrantes (Migrant Rights Network), por sus siglas en inglés, Canadá se raja y presenta una escandalosa tasa de violaciones a los derechos laborales y humanos.

El gobierno canadiense ha tratado de remediar la situación, pero los alcances de las medidas no son suficientes. La sociedad centra su atención en los casos de trata para la explotación sexual, ignorando o incluso negando que exista la trata para la explotación laboral y la esclavitud moderna, que representan más del 70 por ciento de todos los casos.

Este es un asunto sistémico propio de los países capitalistas desarrollados. Ciertos programas han agudizado el problema. Un ejemplo son los permisos de trabajo cerrados, que obligan al trabajador a emplearse sólo con un empleador específico. Sobre esto Obokata dijo: “Lo peor es que la esclavitud moderna no sólo está sucediendo en Canadá, Europa, USA, y el Norte Global, pues en realidad se trata de un fenómeno propio del capitalismo contemporáneo que intenta someter y dominar al conjunto de la humanidad”.

* Defensor de los derechos humanos exiliado en Canadá