Juventud trabajadora y reformas

0
114

Lina María Montilla Díaz (*)
@lina_montilla

Históricamente la Juventud Trabajadora ha sido victima de la precarización y flexibilización laboral por consecuencia de las políticas neoliberales. Según el DANE, la tasa de desempleo juvenil llegó al 16 % (trimestre septiembre-noviembre de 2023), pero más grave aún es que al discriminar esta cifra, se encuentra que un 27,4 % de las y los jóvenes colombianos entre 15 y 28 años están en el segmento de ‘ninis’. Este contexto marcado por el proceso de la industrialización, la desproletarización y la precarización laboral, además, se suma el hecho de que hoy se encuentra una juventud con mayores índices de formación y preparación académica, lamentablemente la oferta laboral no es suficiente, llevando a que muchos jóvenes migren a otros países o vivan del rebusque y la informalidad laboral. Por tal razón, las y los jóvenes trabajadores, se han movilizado por trabajo digno y decente, tal y como sucedió tanto en el 21 de noviembre de 2019 y el 28 de abril de 2021.

Dicho de otra manera, la juventud trabajadora, ha sido una de las principales victimas del modelo neoliberal y por tal razón, las reformas sociales son importantes y de alto impacto para la clase trabajadora, especialmente para las y los jóvenes. Así pues, la reforma laboral recoge a la juventud en el reconocimiento de los derechos laborales de las y los trabajadores de plataformas digitales de reparto, el contrato a término indefinido, como regla general, en el contrato laboral para trabajadores del arte, la cultura, medio de comunicación y periodismo, al mismo tiempo, devolverle el carácter laboral al contrato de aprendizaje. Por su parte, la reforma pensional pretende asegurar un fondo que garantice el acceso a la pensión universal para la juventud trabajadora que hoy cotiza, reiterando la invitación a que hagan su aporte en pensión en Colpensiones y se acabe el negocio de los fondos privados y por último, la reforma a ley estatutaria de la educación que busca la articulación en todo el sistema educativo, desde el preescolar hasta la educación superior, especialmente en la educación media vocacional, con la educación técnica, tecnológica y profesional, buscando la continuidad de la educación para la juventud y su concordancia con el mundo del trabajo, sin olvidar que urge la reforma a la Ley 30 de 1992 y la reforma al Sistema General de Participaciones. Estos elementos y muchos más, son razones suficientes para que la juventud trabajadora se movilice el primero de mayo y construya una dinámica organizativa con otras expresiones del movimiento juvenil colombiano.

Por eso es importante la tarea del Movimiento Sindical en función de garantizar que más jóvenes lleguen a las organizaciones sindicales, por ende, implica dar apertura en la estructura clásica, posicionando equipos de trabajo, escenarios de formación y articulación con otras expresiones del movimiento juvenil, al mismo tiempo, garantizar que más jóvenes hagan parte de los espacios de dirección del sindicalismo colombiano. Hoy mas que nunca, el sindicalismo debe propiciar una autocritica que le permita evaluar que tanto ha sido la apertura para las y los jóvenes en escuelas sindicales, procesos de negociación colectiva y dirección del movimiento sindical. De ahí que, es importante lo que plantea la declaración política del VIII Congreso de la CUT, en la que en el numeral 13 manifiesta la atención a la juventud independientemente de su vinculación laboral, para organizarlos en los sindicatos y fortalecer con ellos estructuras organizativas con la juventud del estallido social. Así mismo, desplegar toda una campaña de crecimiento y afiliación sindical, junto a las escuelas de formación que eleve el nivel ideológico y político de la juventud, tal que les permita acceder a las instancias de decisiones y dirección en las estructuras sindicales.

Por último, como conclusión del IV Congreso de la Juventud Trabajadora de la CUT, se insiste en la solidaridad internacional con Palestina, Cuba y Argentina, al mismo tiempo en el rechazo al asesinato de lideres, lideresas sociales, defensoras de derechos humanos y firmantes del acuerdo de paz, pero al mismo tiempo, en la solución política y negociada al conflicto armado. La paz debe ser con la participación de la Juventud Trabajadora.

Integrante del Comité Ejecutivo Nacional de la CUT, Directora del Dpto. de Juventud Trabajadora y Erradicación del Trabajo Infantil (*)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí