Socios fraternales

0
384

José Ramón Llanos

A raíz de la pérdida de 75 mil kilómetros con la República de Nicaragua Sandinista, unas voces destempladas han sonado contra el Gobierno de ese país. Los comentarios agresivos e irreflexivos de esas voces no corresponden al pueblo ni a los sectores de la academia ni a los políticos sensatos.

Los gobiernos nicaragüenses no han hecho sino cumplir con su deber patriótico de velar por su territorio. En cambio, los que han respondido, con una vocinglería, son aquellos responsables por negligencia y acciones equivocadas a lo largo de los años. Precisamente, desde 1811 hasta el año 2012, han feriado más del 50 por ciento del territorio nacional, los internacionalistas colombianos que han analizado los procesos de arreglos fronterizos colombianos, lo afirman.

Al respecto, en un estudio de la Universidad Nacional, se manifiesta: “Se estima que Colombia ha cedido gran parte de su territorio continental y marítimo a países como Venezuela, Brasil, Perú, Ecuador, Panamá y en el mar Caribe con Venezuela y Nicaragua”. Esto confirma lo que han denunciado otros investigadores. Los gobernantes han feriado por negligencia el territorio patrio.

Pero veamos quiénes son los responsables de la pérdida de los 75 mil kilómetros del año 2012, en el litigio con Nicaragua. Los principales responsables son los expresidentes Pastrana -padre e hijo- y Turbay Ayala. ¿Quién hace estas inculpaciones?

El expresidente Alfonso López Michelsen, en una carta de renuncia a la Comisión de Relaciones Exteriores en diciembre de 1996, dice: “el Tratado Vásquez Carrizosa-Sanzio, al contrario de lo que afirmaba Pastrana igual que su canciller Alfredo Vásquez, no les había puesto término a las pretensiones nicaragüenses, sino que les dio oxígeno”. En igual error cayó el expresidente Turbay Ayala. Por tanto, este expresidente también es responsables del triunfo del Gobierno Sandinista.

¿Qué hacer entonces? ¿Convertir al Gobierno Sandinista en enemigo? Sería una estupidez mayor. El presidente Gustavo Petro anunció que se debe acatar la sentencia de la Corte Internacional de Justicia del presente año, por ende, se debe acatar también la decisión de 2012.

¿Y después qué? Es importante iniciar diálogos con Nicaragua para proceder a explotar, conjuntamente, la sumatoria de áreas marina de los dos países hermanos e invitar a los otros países, que constituyen la Asociación de Estados del Caribe, AEC, a dinamizar el contenido de las Declaraciones de Margarita y de la Séptima Cumbre de la AEC, reunida en La Habana, Cuba, el 4 de junio de 2016 que, entre otras propuestas, tiene la siguiente:

“La Dirección de Cooperación y Movilización de Recursos es una unidad transversal que promueve la cooperación, desarrolla y revisa proyectos, programas e iniciativas con impacto regional, para priorizar aquellos que requieren movilización de recursos y financiamiento para su implementación inmediata.

“La Dirección está tomando medidas activas para contribuir a la recuperación regional con un enfoque de desarrollo sostenible e inclusivo (…) y el financiamiento mediante el desarrollo e implementación de una cartera de proyectos de desarrollo sostenible y la movilización de inversiones para el desarrollo de los miembros de la AEC”.

Colombia y Nicaragua deben tomar la iniciativa de explotar, de forma conjunta, los recursos del mar Caribe e invitar a los otros miembros de la AEC, a que participen también en ese acuerdo en beneficio de los 27 países que integran esta asociación para realizar el contenido de las declaraciones citadas.

En esa forma, nunca más adversarios, siempre socios fraternales.