Petro, Presidente

0
115

José Ramón Llanos

Solo quienes piensan con el deseo y, por tanto, son insensatos, creen con la creencia fetichista del religioso que el apodado Fico ganará las elecciones. La crítica y los intelectuales bien informados saben que el ganador de las elecciones presidenciales, será Gustavo Petro.

Por otra parte, los medios, con fundamento en las encuestas, saben e informan que el líder del Pacto Histórico ganará la contienda con amplia mayoría. El pueblo tiene la segura convicción que Petro será el próximo presidente. Esta convicción se basa en el hecho que nunca antes en la historia de Colombia el pueblo se había movilizado tan masiva y conscientemente como en esta ocasión.

Las razones para este apoyo y movilización tienen su fundamento en el contenido del Programa del Pacto Histórico, construido colectivamente y en la forma tan eficaz y clara como Gustavo Petro lo ha sabido socializar a lo largo y ancho del país.

Otra razón está determinada por el hecho de que Gustavo Petro es el más carismático líder del panorama nacional de los últimos 20 años del presente siglo. El candidato costeño es el mejor orador político del país y uno de los señeros del continente. Además, tiene a su favor que la más sistemática búsqueda de sus adversarios políticos en su vida no les ha permitido encontrar ni una mácula. Por tanto, todos los ataques, los intentos de desprestigiarlo, como dice el pueblo, le resbalan.

Simplemente, porque tienen que utilizar mentiras y calumnias. Y como primero cae un mentiroso que un cojo, sus detractores terminan desprestigiados. La imagen de Petro permanece incólume y su figura continúa enhiesta y desafiante ante sus desenmascarados calumniadores.

Analicemos imparcial y desapasionadamente los candidatos opositores a Gustavo Petro. Empecemos por el llamado ingeniero, Rodolfo Hernández. Solo los encuestadores que consideran que el pueblo colombiano es tonto y carente de inteligencia y malicia, pretenden vendernos la insensatez de que el apoyo al ingeniero está creciendo. El discurso de Hernández se limita repetir la cantinela: “El problema de este país es que los corruptos se roban los dineros públicos”. Acompañada de palabras soeces.

Fico tiene una imagen de camaján de los bajos fondos y discurso de tal. Precisamente por esa facha fue escogido por Álvaro Uribe Vélez como candidato del Centro Democrático. ¿Quiénes lo apoyan? militares retirados, seguidoras de María Fernanda Cabal y otros personajes de la misma especie. La colombo francesa Ingrid Betancourt, oportunista quien creyó que el pueblo era retrasado mental. Lógicamente terminó apoyando al ingeniero.

Mención especial merece Sergio Fajardo, destacado docente universitario internacional. Sus vastos conocimientos de lógica matemática no han servido para enseñarle que no se deben hacer discursos políticos con el talente con que se enseña en la universidad. Afortunadamente la academia no perderá un buen docente convertido en un mal mandatario.

La antítesis de estos candidatos es el futuro presidente de Colombia Gustavo Petro, por sus las cualidades éticas y políticas, porque fue capaz de construir una alianza política honesta, incluyente, democrática y realista como el Pacto Histórico. Por su carisma y credibilidad, el pueblo llevará a Gustavo Petro al solio de Bolívar. No existe hoy en Colombia ninguna otra alternativa válida. Se llama Gustavo Petro, será Presidente de Colombia, sembrará la paz en el país y hará que prevalezca la democracia. Lo demás son pesadillas de la vieja casta dirigente.